La política de la AFA sirvió para dos procesos que culminaron con otros tantos títulos mundiales.

LA SELECCIÓN NACIONAL DEJÓ DE SER UNA PRIORIDAD

José Luis Ponsico

menotti-2-2
Lo que a partir de 1974 sirvió como punto de partida cuando César Menotti planteó la selección prioridad número uno, ahora se ha perdido de vista.

LA SELECCIÓN NACIONAL DEJÓ DE SER PRIORIDAD

Bambú Press boletinbambu@yahoo.com

Prensa alternativa políticamente incorrecta

â–ºLa columna del Ponsi

LA SELECCIÓN NACIONAL

DEJÓ DE SER PRIORIDAD

 

Por José Luis Ponsico *

Mar del Plata

Mientras el titular de la AFA,  Julio Grondona inició una implícita campaña para su reelección –será su décimo mandato– el fútbol argentino que viene de un fuerte debate por la violencia observada en el 2006, está perdiendo –ahora– el interés por sus selecciones nacionales.

Lo que a partir de 1974 sirvió como “punto de partida” de una política de la AFA cuando César Menotti planteó la selección nacional “prioridad número uno” y sirvió para dos procesos que culminaron con otros tantos títulos mundiales, ahora se ha perdido de vista.

Los futbolistas más jóvenes viven pensando, hoy, en una transferencia al exterior antes que jugar en la selección nacional. Tanto en la Mayor como en el Sub-20, si toman los últimos datos de la realidad. Hace unas horas, el Juvenil, Sub–20, de Hugo Tocalli paseó su intrascendencia por Paraguay.

El mandamás Julio Grondona, en octubre cumplirá 76 años, sin demasiada autocrítica sobre el “proceso José Pekerman”. Entre septiembre 2004 y agosto 2006, acudió al buen momento de Alfio Basile en Boca. Sin embargo, el popular “Coco” vive quejándose por la imposibilidad manifiesta de contar con los jugadores.

No pueden venir los que están en Europa, pero tampoco son cedidos por sus clubes los que protagonizan el fútbol nuestro de cada día. Basile lleva más de 100 días como entrenador de la selección nacional, el equipo disputó dos amistosos “sin jugar a nada”, perdió con Brasil y España y ahora, en febrero, lo espera Francia.

Antes de Menotti, luego del extenso período de Guillermo Stábile entre 1941 y 1958, cuando la “debacle de Suecia”, hubo solamente un intento frustrado en 1966. El mes y medio que duró Osvaldo Zubeldía, exitoso DT de Estudiantes de La Plata, en el Colegio Ward, previo al Mundial de Inglaterra.

El Mundial se disputó entre junio y julio, en tanto Zubeldía se fue en febrero. No quiso que “le cambiaran el cuerpo técnico”. La AFA mantenía diferencias sobre la designación de Antonio Faldutti. Fue el primer intento de largo plazo.

Al final, la entidad, su dirigencia, fue a buscar a Juan Carlos Lorenzo, reprochado por el periodismo y la propia Comisión de Selección, en el Mundial de Chile ‘62. Lorenzo no había convencido a nadie con sus planteos “cautelosos”. La Argentina fue eliminada en la primera fase en Chile.

Ahora, la AFA a través de un “mega canje” ató la suerte de una selección que no tiene plan de entrenamiento a una serie de 24 partidos amistosos y por un contrato de 18 millones de dólares.

Al Sub-20 de Tocalli, que sobrevivió a Pekerman, le faltan Lionel Messi, Sergio Agüero, Gonzalo Higuain y Mauro Zárate, entre otros. Los dirigentes de Boca que no querían que Basile se fuera a la selección para dirigir amistosos, piensan “para papelones que Hugo Tocalli dirigiera a los dos equipos”.

Se puede decir que Grondona “puso el carro delante del caballo”. Es lo que muchos piensan, pero pocos se animan a decirlo. Se sabe que “don Julio” es severo con aquellos que no piensan como él, al menos a la hora de conducir el fútbol argentino.

En el medio, apareció un intermediario, Guillermo Tofoni, el nexo entre la AFA y el grupo Renova que, a su vez, cuenta con millonarios rusos, inversores en fútbol internacional. La selección nacional recibe 750 mil dólares por partido para exhibir, por ahora, un virtual desorden futbolístico.

Hace casi 50 años, el siempre recordado Dante Panzeri –aún por aquellos que lo cuestionaron– escribió en la revista El Gráfico: “El fútbol argentino es un negocio de pocos que viven con él; merced a una mayoría de miles que, humanamente, mueren con él”.

 JLP/

<!–[if !supportLists]–>·        <!–[endif]–>Columnista de la agencia Télam. Se inició en 1970 en el diario La Capital, de Mar del Plata. Trabajó en Crónica y en la Editorial Perfil. Fue secretario gremial del Sindicato de Prensa, filial Capital Federal (1984). Es coautor del libro El DT del Proceso (1982).

 

N&P: El Correo-e del autor es Jose Luis Ponsico jponsico@hotmail.com