Bush envia más tropas a Irak con o sin autocritica.

EDWARD KENNEDY Y SECTORES DEMÓCRATAS SE OPONEN AL AUMENTO DE TROPAS A IRAK.

edward-kennedy-c2
El proyecto de ley de Kennedy prohíbe el uso de fondos para el aumento de tropas más allá del número que existe en la actualidad. ELMUNDO.ES DEMÓCRATAS DICEN : AUMENTO DE TROPAS  NO TIENE SENTIDO.

El 61% de los estadounidenses se opone al envío de más tropas.

BUSH ENVIA MÁS TROPAS A IRAK CON O SIN AUTOCRITICA.EDWARD KENNEDY SE OPONE AL AUMENTO DE TROPAS JUNTO A SECTORES DEMÓCRATAS. ·        Los legisladores demócratas pretenden bloquear los fondos para este incremento·        La estrategia prevé, que Irak controle la seguridad en noviembre·        El presidente también quiere aumentar la ayuda económica MADRID.- El senador demócrata Edward Kennedy ha presentado una iniciativa legislativa para impedir que el Congreso destine fondos a aumentar el contingente militar de EEUU en Irak, cuando todas las filtraciones apuntan a que el presidente anunciará, en su nueva estrategia para Irak, el incremento de las tropas.  Sin embargo, no está del todo claro que todos los demócratas vayan a secundar esta iniciativa. En el proyecto de ley de Kennedy se prohíbe el uso de fondos para el aumento de tropas más allá del número que existe en la actualidad, a menos que el congreso dé su visto bueno.  En esta misma línea, Nancy Pelosi ya advirtió a Bush de que no cuenta con un "cheque en blanco" del Congreso. Según ha revelado la prensa estadounidense —siempre basándose en fuentes anónimas—, Bush ordenará el envío de unos 20.000 nuevos efectivos a Irak, algo contrario a las recomendaciones del 'informe Baker', que pedía la retirada de tropas, si bien la Casa Blanca ya avisó de que éste no planteaba una fórmula mágica.  También fija noviembre como plazo para que el Gobierno iraquí tome el control de la seguridad del país. "Como dejaron claro las elecciones (legislativas) de noviembre, la gran mayoría de estadounidenses se oponen a la guerra en Irak, y un número aún mayor está en contra de enviar más tropas", dijo Kennedy en un almuerzo en el Club Nacional de Prensa, en Washington.  En paralelo, el congresista Ed Markey presentará el mismo proyecto ante la Cámara de Representantes. Además, según una encuesta de Gallup publicada el martes, el 61% de los estadounidenses se opone al envío de más tropas a Irak, como parece que pretende el presidente.  La mitad de ellos cree que EEUU no puede lograr sus metas en ese país, sea cual sea el número de soldados que finalmente se desplieguen. Este presumible enfrentamiento abierto entre el Congreso y la Casa Blanca es el primero desde que los demócratas asumieron el pasado día 3 el control de las dos cámaras del Capitolio por primera vez en doce años.  "Tenemos el poder sobre el erario público y vamos a ejercer ese poder", advirtió el senador demócrata ante las supuestas intenciones de Bush.Plazos para el Gobierno iraquí Aparte de este incremento, el plan de Bush incluiría, según las filtraciones, un aumento de la ayuda económica a Irak. Además, fijaría como plazo el mes de noviembre para que los iraquíes asuman el control de la seguridad en las 18 provincias del país. La nueva estrategia también busca la inclusión de más suníes en el proceso político y una mayor implicación de los países aliados en Oriente Medio En la actualidad, Estados Unidos mantiene un contingente de 140.000 tropas y las fuerzas iraquíes sólo controlan tres provincias. La mayor parte del nuevo contingente de 20.000 soldados se desplegaría en Bagdad y la provincia de Al Anbar, una de las más conflictivas. Bush si seguiría la recomendación del 'informe Baker' de ampliar el entrenamiento de las tropas iraquíes con un aumento de los programas de este tipo, con un plan para que los instructores convivan y trabajen con unidades iraquíes. Fuentes de la Casa Blanca también han indicado que Bush anunciará una serie de objetivos para el Gobierno del primer ministro iraquí Nuri al Maliki, entre ellos la inclusión de más suníes en el proceso político. Por otra parte, Bush instará a los países aliados en Oriente Medio a que aumenten su ayuda económica a Irak. "Lo que propone Bush es seguir el rumbo bajo otro nombre. Sólo hará que Estados Unidos sea más odiado en todo el mundo", ha explicado el senador Kennedy, para quien Irak es "el Vietnam de George W. Bush". Sin embargo, todavía no está claro que el resto de legisladores demócratas vayan a secundar la iniciativa de Kennedy. El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, alabó el entusiasmo de su compañero, pero omitió dar su opinión sobre la propuesta.  Por su parte, los senadores Lindsay Graham (republicano) y Joe Lieberman (independiente, pero que vota con los demócratas) pronosticaron que la mayoría de los demócratas no denegarán al presidente los fondos para mandar más tropas. Los demócratas, que ven en su asunción del control del Congreso tras las elecciones de noviembre una señal de los votantes de que es tiempo de empezar a traer de regreso a las tropas, pidieron un "despliegue por etapas" que empiece dentro de cuatro a seis meses. Pese a que dudan de que puedan frenarlo, los demócratas prometieron revisar el plan de Bush en los próximos días. Para ello, planearon orquestar un voto simbólico en la Cámara de Representantes y el Senado sobre la nueva política del presidente. "Estamos en un hoyo en Irak y el presidente dice que la salida es cavar más profundo. ¿Tiene sentido eso? Cuando se está en un hoyo, ¿la solución es cavar más profundo?", dijo la senadora demócrata de Maryland Barbara Mikulski.

BUSH ENVIA MÁS TROPAS A IRAK

CON O SIN AUTOCRITICA.

 Por Steve Holland y Matt Spetalnick/.*.Reuters (IDS) WASHINGTON (Reuters) – El presidente, George W. Bush, dijo a una audiencia de estadounidenses escépticos que enviará 21.500 soldados más a Irak y, en un raro mea culpa, señaló que cometió un error al no desplegar más fuerzas más pronto. "La situación en Irak es inacceptable para el pueblo estadounidense, y es inacceptable para mí", dijo Bush en un discurso televisado desde la Casa Blanca. "Donde se hayan cometido errores, la responsabilidad me corresponde a mí" enfatizó. Mientras la paciencia de los estadounidenses se agota por su gestión de la guerra, Bush dijo que pondrá más presión sobre los iraquíes para restaurar el orden en Bagdad y usó un lenguaje directo para advertirle al primer ministro Nuri al Maliki de que "el compromiso de Estados Unidos no es indefinido". "Si el Gobierno iraquí no cumple con sus promesas perderá el apoyo del pueblo estadounidense, y perderá el apoyo del pueblo iraquí", dijo Bush. Bush indicó que el objetivo de su nueva estrategia era que los iraquíes traten de tomar la responsabilidad de la seguridad en las 18 provincias del país para noviembre, frente a las tres que controlan ahora. "El año que tenemos por delante demandará más paciencia, sacrificio y resolución", expresó el mandatario. Bush explicó que los intentos anteriores por garantizar la seguridad en Bagdad fracasaron porque "no había suficientes tropas iraquíes y estadounidenses para asegurar barrios que habían sido limpiados de terroristas e insurgentes" y las fuerzas trabajaban con demasiadas restricciones. Fue un extraño reconocimiento de un error por parte de Bush. Dijo que sus comandantes militares habían revisado el nuevo plan y le garantizaron que afrontaba los problemas. El mandatario acusó a Irán y Siria de permitir que terroristas e insurgentes usen sus territorios para entrar y salir de Irak y prometió que "nosotros interrumpiremos el flujo de apoyo desde Siria e Irán". De cara a la próxima visita de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, a Oriente Próximo, Bush dijo que Arabia Saudí, Egipto, Jordania y las naciones del Golfo Pérsico necesitan entender que una derrota de Estados Unidos en Irak "crearía un nuevo santuario para extremistas, y una amenaza estratégica a su supervivencia". La nueva inyección de tropas estadounidenses -17.500 efectivos para Bagdad, 4.000 para la provincia de Anbar- desafia la postura de los demócratas, quienes la calificaron como una escalada del conflicto. Bush no puso límites temporales para el nuevo despliegue._______________    * ELPAIS.com

DEMÓCRATAS DICEN QUE AUMENTO DE TROPAS "NO TIENE SENTIDO"

(EE UU "NO VA A GANAR LA GUERRA")

El Partido Republicano respalda la decisión del presidente: "Es nuestra mejor posibilidad de victoria" EFE – Washington – 11/01/2007 Legisladores del Partido Demócrata han rechazado la nueva estrategia para Irak anunciada por el presidente estadounidense, George W. Bush, y han anunciado una campaña para frenarla en el Congreso. En un breve discurso de respuesta a las palabras de Bush, el senador demócrata Dick Durbin ha manifestado que su partido está convencido de que "no vamos a ganar la guerra" y ha afirmado que el aumento de tropas no va a cambiar el resultado final. "Es hora de que Bush afronte la realidad. Estados Unidos está pagando un precio demasiado alto"…"es hora de que se planifique una retirada ordenada de nuestras tropas", ha indicado.  El legislador ha dicho que la principal responsabilidad en el conflicto está en manos de los iraquíes, no de los estadounidenses. "Deben defender a su propio país. Sólo ellos pueden conducir a su nación hacia la libertad", ha explicado.  Un comunicado del Centro de Comunicaciones de los demócratas en el Senado asegura que el plan de Bush supone hacer caso omiso de la voz de las urnas y causar una intensificación de la guerra. Buscar otra solución Los legisladores, a los que se sumó el general retirado Wesley Clark, ex comandante Supremo de la OTAN, han recordado que algunos generales en activo han sugerido la búsqueda de otra solución que no sea la militar para el conflicto. "Los generales y el país están de acuerdo: ha llegado el momento de hacer la transición en nuestra misión militar, redesplegar de manera responsable nuestras tropas y poner fin al compromiso sin final en Irak", afirman los legisladores en la declaración. "Aumentar la guerra…sólo retrasará el día en que el Gobierno iraquí logre la solución política que necesita para garantizar su propio futuro", han añadido. Según el senador Charles Schumer, el incremento militar en Irak "no tiene sentido". "Sin un cambio de estrategia, ninguna cantidad de tropas podrá enderezar a Irak", ha precisado. Respaldo republicano A pesar de la oposición demócrata al plan de Bush para Irak, el Partido Republicano ha anunciado su respaldo a la nueva estrategia. El senador John McCain, que promovió desde el comienzo del conflicto aumentar las tropas en Irak, ha indicado que apoya la decisión de Bush de enviar más de 20.000 soldados al conflicto. "Apoyo al presidente. Esta es nuestra mejor posibilidad de victoria" en Irak, ha dicho McCain a la cadena de televisión CNN tras el discurso de Bush. "Es una guerra ganable", ha insistido. McCain ha advertido de que la nueva estrategia para Irak no constituye una garantía de victoria, "pero mucho más graves serían las consecuencias si nos retiramos". Un apoyo similar para la nueva estrategia del presidente Bush ha formulado el senador Lindsey Graham, que también ha señalado que las consecuencias de una derrota serían funestas. "Yo apoyo al presidente. Su estrategia es la mejor posibilidad que tenemos de victoria. Si abandonamos esta guerra el gran ganador será Irán", ha precisado. El ex alcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, probable candidato presidencial por el Partido Republicano en las elecciones del próximo año, ha dicho que el presidente Bush debe contar con el respaldo del Partido Demócrata en la guerra. "El éxito o el fracaso en Irak no es una cuestión de política partidista.  Se trata de un asunto de seguridad nacional", ha manifestado en una declaración. Giuliani ha añadido que "en ese espíritu respaldo el aumento de tropas" y "lo que es más importante, el cambio de estrategia, la atención sobre la seguridad y el énfasis en las fórmulas políticas y económicas que son más importantes que una solución militar".