El desprecio racista se realizaba plenamente cuando se convertía en el autodesprecio.

ESPEJOS BLANCOS PARA CARAS NEGRAS

Eduardo Galeano

 gerente-de-color-2
Uno de los remedios contra el cabello africano se llama, African Pride (Orgullo Africano) y, según promete, "plancha y suaviza como ninguno".

Fuente : Prensa Indígena

ESPEJOS BLANCOS PARA CARAS NEGRAS

 

Por Eduardo Galeano

Recibido de Amílcar Castañeda,

corresponsal de Prensa Indígena,

3 de enero de 2007.

 

1. La heroica virtud

 

Al vertiginoso ritmo de la industria del fin de siglo, el Vaticano está produciendo santos.

 

En los últimos veinte años, el papa Juan Pablo II beatificó a más de novecientos virtuosos y canonizó a casi trescientos.

 

A la cabeza de la lista de espera, favorito entre los candidatos a la santidad, figura el esclavo negro Pierre Toussaint.

 

Se asegura que el Papa no demorará en colocarle la aureola, "por mérito de su heroica virtud".

 

Pierre Toussaint se llamaba igual que Toussaint Louverture, su contemporáneo, que también fue negro, esclavo y haitiano.

 

Pero ésta es una imagen invertida en el espejo: mientras Toussaint Louverture encabezaba la guerra por la libertad de los esclavos de Haití, contra el ejército de Napoleón Bonaparte, el bueno de Pierre Toussaint practicaba la abnegación de la servidumbre.

 

Lamiendo hasta el fin de sus días los pies de su propietaria blanca, él ejerció "la heroica virtud" de la sumisión: para ejemplo de todos los negros del mundo, nació esclavo y esclavo murió, en olor de santidad, feliz de haber hecho el bien sin mirar a quién.

 

Además de la obediencia perpetua y de los numerosos sacrificios que hizo por el bienestar de su ama, se le atribuyen otros milagros.

 

2. El santo de la escoba, San Martín de Porres fue el primer cristiano de piel oscura admitido en el blanquísimo santoral de la Iglesia Católica.

 

Murió en la ciudad de Lima, hace tres siglos y medio, con una piedra por almohada y una calavera al lado.

 

Había sido donado al convento de los frailes dominicos. Por ser hijo de negra esclava, nunca llegó a sacerdote, pero se destacó en las tareas de limpieza.

 

Abrazando con amor la escoba, barría todo; después, afeitaba a los curas y atendía a los enfermos; y pasaba las noches arrodillado en oración.

 

Aunque estaba especializado en el sector servicios, San Martín de Porres también sabía hacer milagros, y tantos hacían que el obispo tuvo que prohibírselos.

 

En sus raros momentos libres, aprovechaba para azotarse la espalda, y mientras se arrancaba sangre se gritaba a sí mismo: "¡Perro vil!". Pasó toda la vida pidiendo perdón por su sangre impura.

 

La santidad lo recompensó en la muerte.

 

3. La piel mala

 

A principios del siglo dieciséis, en los primeros años de la conquista europea, el racismo se impuso en las islas del mar Caribe. Coartada y salvoconducto de la aventura colonial, el desprecio racista se realizaba plenamente cuando se convertía en el autodesprecio de los despreciados.

 

Muchos indígenas se revelaron y muchos se suicidaron, por negarse al trabajo esclavo, ahorcándose o bebiendo veneno; pero otros se resignaron a otra forma de suicidio, el suicidio del alma, y aceptaron

en mirarse a sí mismos con los ojos del amo.

 

Para convertirse en blancas damas de Castilla, algunas mujeres indias y negras se untaban el cuerpo entero con un ungüento hecho de raíces de un arbusto llamado guao.

 

La pasta de guao quemaba la piel y la limpiaba, según se decía, del

color malo. Un sacrificio en vano: al cabo de los alaridos de dolor y

de las llagas y las ampollas, las indias y las negras seguían siendo

indias y negras.

 

Siglos después, en nuestros días, la industria de los cosméticos ofrece mejores productos.

 

En la ciudad de Freetown, en la costa occidental del Africa, un

periodista explica: "Aclarándose la piel, las mujeres tienen mejores

posibilidades de pescar un marido rico".

 

Freetown es la capital de Sierra Leona; según los datos oficiales, del Sierra Leone  Pharmaceutical Board, el país importa legalmente veintiséis variedades de cremas blanqueadoras. Otras ciento cincuenta entran de contrabando.

 

4. El pelo malo

 

La revista norteamericana Ebony, de lujosa impresión y amplia circulación, se propone celebrar los triunfos de la raza negra en los negocios, la política, la carrera militar, los espectáculos, la moda y los deportes.

 

Según palabras de su fundador, Ebony "quiere promover los símbolos del éxito en la comunidad negra de los Estados Unidos, con el lema: Yo también puedo triunfar".

 

La revista publica pocas fotos de hombres. En cambio, hay numerosas fotografías de mujeres: leyendo la edición de abril de este año, conté 182. De esas 182 mujeres negras, sólo doce tenían rizos africanos y 170 lucían pelo lacio.

 

La derrota del pelo crespo -"el pelo malo", como tantas veces he escuchado decir- era obra de la peluquería o milagro de las pócimas. Los productos alisadores del pelo ocupaban la mayor parte del espacio de publicidad en esa edición.

 

Había avisos a toda página de cremas o líquidos ofrecidos por Optimum Care, Soft and Beautiful, Dark and Lovely, Alternatives, Frizz Free, TCB Health-Sense, New Age Beauty, Isoplus, CPR Motions y Raveen.

 

Me impresionó advertir que uno de los remedios contra el cabello africano se llama, precisamente, African Pride (Orgullo Africano) y, según promete, "plancha y suaviza como ninguno".

 

5. Una herencia pesada

 

"Parece negro" o "parece indio, son insultos frecuentes en América

latina; y "parece blanco" es un frecuente homenaje.

 

La mezcla con sangre negra o india "atrasa la raza"; la mezcla con sangre blanca "mejora la especie".

 

La llamada democracia racial se reduce, en los hechos, a una pirámide social: la cúspide es blanca, o se cree blanca; y la base tiene color oscuro.

 

Desde la revolución en adelante, Cuba es el país latinoamericano que

más ha hecho contra el racismo.

 

Hasta sus enemigos lo reconocen; y a veces lo reconocen lamentándolo.

 

Han quedado definitivamente atrás los tiempos en que los negros no podían bañarse en las playas privadas ("porque tiñen el agua").

 

Pero todavía los negros cubanos abundan en las cárceles y brillan por su ausencia en las telenovelas, como no sea para representar papeles de esclavos o criados.

 

Una encuesta, publicada en diciembre del '98 por la revista colombiana América Negra, revela que los prejuicios racistas sobreviven en la sociedad cubana, a pesar de estos cuarenta años de cambio y progreso, y los prejuicios sobreviven sobre todo entre sus propias víctimas:

 

En Santa Clara, tres de cada diez negros jóvenes consideran que los negros son menos inteligentes que los blancos; y en La Habana, cuatro de cada diez negros de todas las edades creen que ellos son intelectualmente inferiores.

 

"Los negros han sido siempre poco dados al estudio", dice un negro.

 

Tres siglos y medio de esclavitud son una herencia pesada y porfiada.

https://ar.geocities.com/veaylea2002/galeano/espejosblancos22-8-99.htm•

 

EG/