En América Latina Chile y Brasil expresaron su oposición al desenlace de la vida de Hussein.

SE DESATÓ LA VIOLENCIA EN IRAK

Telam

Horas después de la ejecución de Saddam Hussein, tres coches bombas explotaron en el interior del país, con un saldo de 61 muertos y 70 heridos.

14:23 – INTERNACIONALES I OLA DE ATENTADOS

 

TRAS LA MUERTE DE SADDAM, SE DESATÓ LA VIOLENCIA EN IRAK

 

Horas después de la ejecución, tres coches bombas explotaron en el interior del país, con un saldo de 61 muertos y 70 heridos. El partido Baaz, creado por el dictador, había anunciado que si se llevaba adelante el ahorcamiento, crecería la violencia.

 

Al menos 61 personas murieron y otras 70 resultaron heridas tras una serie de atentados que se sucedieron hoy en Irak luego de que el ex presidente Saddam Hussein fue ejecutado en la horca, informaron medios locales.

 

Un coche-bomba explotó tres horas y media después de la ejecución del ex presidente Hussein en un mercado de la ciudad chiita de Kufa, en el sur de Irak, donde causó 35 muertos y 45 heridos, informó la agencia Nina.

 

Fuentes policiales habían dicho que la policía capturó al responsable del ataque, pero después se informó que el presunto atacante fue linchado por una multitud.

 

En tanto que en el barrio de Hurriya, noroeste de Bagdad, tres explosiones de coches bomba dejaron al menos 26 muertos y 25 heridos.

 

En ese barrio, donde antes de la invasión de 2003 convivían chiitas y sunnitas, dos coches bomba estallaron en una calle comercial y otro cerca de una escuela primaria.

 

Luego de que se confirmara el jueves que Saddam sería ejecutado, el partido Baaz, creado por el ex mandatario, advirtió que si se realizaba el ahorcamiento la violencia aumentaría considerablemente. Inicialmente ningún grupo se adjudicó los atentados que sacudieron esta madrugada a Irak.

 

En tanto que la ejecución del ex presidente iraquí dividió en sus opiniones tanto a los países de Occidente como a los de Medio Oriente.

 

"Es un testamento para la decisión del pueblo iraquí de avanzar tras décadas de opresión que, pese a sus terribles crímenes contra su propio pueblo, Saddam Hussein haya recibido un juicio justo", afirmó el presidente estadounidense, George W. Bush.

 

Por su parte, la Unión Europea (UE) y las principales potencias de Occidente, entre las que se destacaron Reino Unido, Alemania, Francia y Rusia, se opusieron rotundamente a la utilización de la pena de muerte como sentencia en un juicio.

 

Sin embargo, en lo que sí estuvieron de acuerdo la mayoría de estos gobiernos (incluido Washington) y el Vaticano es que la ejecución del ex mandatario de Irak puede "alimentar el espíritu de venganza", según la Santa Sede, lo que deribaría en una escalada de violencia mayor.

 

En tanto que en América Latina los gobiernos de Chile y Brasil expresaron su oposición al desenlace de la vida de Hussein.

 

El presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, condenó la ejecución en la horca de Saddam Hussein, afirmando que su muerte "no resolverá" los problemas de Irak y criticó la ocupación de Estados Unidos en ese país.

 

A su vez, en diálogo con ANSA, el vicecanciller chileno, Alberto Van Klaveren, indicó que "al hacer una ejecución tan rápida queda una sombra de duda sobre el juicio, y esto puede seguir afectando el proceso de pacificación en Irak".

 

En cuanto a los países de Medio Oriente que se pronunciaron respecto a la muerte de Hussein, las opiniones también se cruzaron.

 

Por un lado, Irán e Israel, fuertemente enfrentados entre sí, saludaron la ejecución del ex líder sunnita, aunque Teherán, agregó: "Si se hubieran hecho investigaciones habría salido a la luz la alianza de Estados Unidos con Saddam".

 

Por otro lado, Libia decretó tres días de luto, mientras que Hamas (partido con mayoría en la Autoridad Nacional Palestina), calificó la muerte como un "asesinato político" que "viola todas las leyes internacionales".