Se debe volver a la asistencia psicológica a ex combatientes y sus familias

SUICIDIOS DE TRES ADOLESCENTES HIJOS DE VETERANOS DE MALVINAS, QUE TAMBIÉN SE QUITARON LA VIDA

Se ha dicho y repetido que el apoyo psicológico a los veteranos de Malvinas y su familia es una tarea urgente, pero…nadie asume la responsabilidad. SUICIDIOS DE TRES ADOLESCENTES HIJOS DE VETERANOS DE MALVINAS, QUE TAMBIÉN SE QUITARON LA VIDAVolver a la asistencia psicológica a ex combatientes y sus familias  Por Enrique Oliva    13/XII/06La fría noticia está en los medios: tres jóvenes se suicidaron como lo hicieron sus padres, ex combatientes de la guerra de 1982. Se ha dicho y repetido con dramática insistencia que el apoyo moral y psicológico a los veteranos de Malvinas y sus familiares es una tarea urgente e impostergable. Pero nadie asume la responsabilidad. Se han acordado algunas remuneraciones monetarias, al costo de forzadas gestiones bien justificadas, pero más humano es asistirlos en su salud evitándoles caer en depresiones.  El evidente proceso de desmalvinización de las conciencias patrias, pues no se cotizan en bolsa, parece lo más importante. Se trata de jóvenes argentinos abandonados a situaciones extremas y la marginación social por la insensibilidad de los políticos responsables. Ya se iniciaron esas tareas humanitarias con éxito dice la psicóloga Cristina Solano, pero fueron inexplicablemente abandonadas. ¿Cuestión de presupuesto? La misma profesional explica: “Los únicos datos sobre el estado de salud de los ex combatientes constan en el relevamiento hecho por el PAMI con los centros de veteranos de Malvinas entre 1996 y 1998. Hicimos un relevamiento nacional y los datos son terribles: los ex combatientes, que en 1982 eran soldados aptos para el servicio militar obligatorio, sufren patologías adquiridas por la guerra como sorderas, enfermedades odontológicas, diabetes, hipertensión, automedicación, adicciones y todos los problemas sociales, psicológicos y familiares que son una consecuencia directa”. El relevamiento fue suprimido de las prestaciones del PAMI. “Cuando trabajamos en el programa en un año reducimos la cantidad de suicidios a un solo caso, pero cuando dejamos de trabajar en la contención, en seis meses se mataron diez ex combatientes”. Ahora hasta adolescentes Lamentable e inexplicablemente no hay estadísticas oficiales que se divulguen sobre los casos de suicidios. Se habla y repite que pasan los 350 casos solo de ex combatientes. Ahora se agregan los hijos adolescentes. Es una verdad internacional que  son precisamente los jóvenes de esa edad difícil y sensible los que se quitan la vida en primavera. Alguien podrá considerar cruel dar este dato, pero estamos aun en primavera y nada conmueve a profesionales y autoridades que conocen bien esa realidad. Téngase en cuenta que a casi 25 años del conflicto que conmovió al patriotismo de los conscriptos que lucharon en Malvinas, ganando admiración de todos los pueblos del mundo aunque opinaran lo contrario algunos gobiernos colonialistas subordinados a la prepotencia de las multinacionales. La mayoría de esos hombres tenía 18 años de edad. Y los  hijos de los sobrevivientes  hoy también son muy jóvenes. La nombrada psicóloga Cristina Solano, en declaraciones al diario La Capital de Rosario, hace un crudo llamado de atención que debe escucharse con seriedad. Es un tema para tratar con sumo cuidado porque los chicos se van copiando y porque el suicidio en la adolescencia es una variable muy presente. En las situaciones psicosociales por las que pasan sus vidas, el suicidio deja de ser una utopía para ser real.  Y otra forma de suicidio es drogarse como se drogan”. Y da el caso de un chico, hijo de un veterano de guerra, que intentó suicidarse luego de escribir una carta a su padre diciendo:”te quiero, te extraño y quiero estar con vos”. Otro suicidio de un ex combatiente    Infobae.com difundió hoy por Internet: “El sábado pasado a las 23 se suicidó en su casa de Quilmes Julio César Araoz, un veterano de Malvinas que era suboficial retirado de la Armada, quien se pegó un tiro en la cabeza con un arma calibre 38. El suboficial fue maquinista en una corbeta nueva de la Armada durante la guerra y trabajó después como calderista de edificios de departamentos y luego como encargado de portería en varias escuelas bonaerenses.” Uno más y van… ¿tendremos algún día el derecho de  saberlo? EO/ Fuentes: Comisión de Familiares de Caídos en Malvinas, Instituto Malvinas, diario La Capital de Rosario, Infobae.com, Seprin.com,  y Mapuen. N&P: El Correo-e del autor es Enrique Oliva eoliva@fibertel.com.ar