Editorial de Horizonte Sur del 10 de diciembre de 2006 en Radio Nacional AM

LA BATALLA CONTRA LA OLIGARQUÍA VACUNA

Hablar de la oligarquía vacuna refiere a la recreación de un enemigo imaginario propio del universo antiimperialista.
 

LA BATALLA CONTRA LA

OLIGARQUIA VACUNA

 

Por Jorge Eduardo Rulli

HORIZONTE SUR

EDITORIAL DEL DOMINGO

10 DE DICIEMBRE DE 2006

RADIO NACIONAL AM

 

En los momentos previos a situaciones de crisis parecieran producirse como agujeros negros que fagocitan el sentido de los actos y de los acontecimientos; es como que el todo deja de comprenderse, se tiene la impresión de que puede ocurrir cualquier cosa, que se está de nuevo a la intemperie y que estamos sujetos a la imprevisibilidad de lo aleatorio, que no existe una secuencia lógica de los acontecimientos y que, como dice sabiamente el tango, cualquier “chantapufi” puede ser Gardel…

 

Me equivoco, o acaso vivimos uno de esos momentos de tremendos extravíos de sentidos, en que puede pasar cualquier cosa y en que todo da igual?

 

Uno se pregunta: tener a Scioli de candidato a gobernador de la Provincia de Buenos Aires, es en serio? Será acaso como dice algún mordaz: porque se requiere una mano dura o acaso para que la gente le de una mano, como agrega otro… y mientras tanto, mientras algunos desde el poder juegan a candidaturas, a cual una menos presentable que la otra, qué va a pasar con la crisis de Gualeguaychú, cuando por primera vez ayer la Sociedad Civil cortó todos los puentes en simultáneo sobre el Río Uruguay y mientras Tabaré y los Tupamaros no tienen ningún empacho en iniciar una escalada bélica sobre la frontera y contra la Argentina, en defensa de la transnacional Botnia…

 

Qué vamos a hacer en el MERCOSUR cuando el Gobierno uruguayo asume conscientemente y con provocación desde la izquierda el rol de Estado tapón que le asignara en el siglo XIX el Imperio Británico…

 

Qué piensa hacer la Cancillería Argentina además de seguir flirteando obscenamente con los gallegos de Repsol y de atacar como lo ha hecho hasta ahora al Gobierno de Irán…

 

Y eso además, justo cuando debido al triunfo demócrata, los equipos de papá Bush se hacen cargo del gobierno del hijo disminuído de la familia, ahora en el final de su presidencia, y proponen la estrategia de que los EEUU negocien con Irán y lo reconozcan como potencia de orden en el Oriente medio?

 

Yo les voy a contar lo que hacemos nosotros en medio del agujero negro de la insensatez, mientras Venezuela, Rusia, y China refuerzan sus relaciones estratégicas con Irán y mientras Uruguay moviliza tropas en la frontera…

 

Qué hacemos nosotros?

 

Pues, nosotros nos enfrentamos con la oligarquía vacuna! Sí, con la oligarquía vacuna… La oligarquía vacuna es el enemigo principal de los progresistas argentinos y en especial ese desaforado al que se le ocurrió manifestar indignado, que no tenía por qué subvencionarle el lomo barato a los villeros…

 

Lo que más bronca me da es imaginar cómo se cagarán de risa los poderosos de nosotros… De hecho lo que tenemos de parte de esos funcionarios es una visión urbana y quedada en el tiempo.

 

La oligarquía hace mucho que no es lo que era…. Hoy el campo es de los sojeros y de los Agronegocios, de los pooles de siembra y de la gran empresa…

 

Hoy el campo adquirió escala y tecnología, la propiedad promedio se agrandó gracias a la pérdida y emigración de muchos pequeños productores, más de veinte mil tambos desaparecieron y es raro encontrar alguien que viva fuera de las localidades.

 

Que al campo le va bien es un comentario vulgar y poco real, de hecho Sancor ha quebrado porque las enormes ganancias del campo no se reparten equitativamente.

 

 De hecho no le va bien al pequeño y al mediano que hace hacienda para compensar, o porque no tiene buena tierra para la agricultura. En el campo hoy no hay trabajadores que ayuden, gracias a la soja el valor de la tierra se ha disparado y es inalcanzable, no hay entonces potreros para los terneros y además te fumigan a mansalva y viajar por los caminos interiores es un riesgo de vida en época de siembra del poroto…

 

Nos dicen los funcionarios que el campo no tiene un liderazgo unificado… y nosotros nos preguntamos: acaso el gobierno lo tiene frente al campo?…cuando intervienen en simultáneo y sin mayor coordinación: la ministra de economía, el secretario de Comercio y la Secretaría de Agricultura bicéfala convertida en un penoso reñidero de Campos con De Urquiza…

 

Nos preguntamos: si el precio de la carne les preocupa a esos funcionarios por los que consumimos la carne o acaso les preocupa por el modo en que incidiría ese precio en los índices inflacionarios, justamente cuando se calienta el clima de candidaturas…

 

Nos preguntamos también, si el público sabe que los grandes hacendados siguen enviando jaulas a los frigoríficos de exportación como lo hacen siempre y tal como les fijan los contratos… y si el público sabe que son los pequeños y los medianos los que aportan en todo caso al mercado de Liniers, ese mercado donde se debatirían los destinos estratégicos de esta supuesta pulseada con la oligarquía y donde las FFAA, ignorando los escenarios que se cocinan en la frontera del río, aportan por ahora con su principal esfuerzo militar enviando miles de cabezas de sus propios rebaños.

 

No jodamos más muchachos.

 

No sobreactúen sus batallas de soldaditos de plomo ni les añadan el condimento del marxismo leninismo.

 

Una cosa es que sean el setentismo escarmentado, otra que nos tomen por giles…

 

La oligarquía vacuna es cosa del pasado y en la Republiqueta sojera los que tallan fuerte son los Agronegocios, los grandes pooles sojeros y las empresas de Biotecnología que, como Los Grobo y Bioceres, son los que rompen el paro y envían ganados al mercado de Liniers.

 

El Estado no tiene políticas para el campo y como en tantos otros campos, con un patético horizonte por delante, termina operando sobre la mera coyuntura.

 

Sin embargo, y pese a esa falta de políticas, cada cosa que hace o que decide, termina siempre beneficiando a los grandes pooles y a los grandes sojeros.

 

Es probable que sea la gravedad impuesta del modelo heredado y al que se refuerza cada día, aunque se suma también la falta de conciencia de instalar políticas de Estado, la mirada anacrónica detenida en los años setenta y las experiencias de vida lugareña incapaces de asimilar los nuevos desafíos del mundo globalizado.

 

Todas las restricciones habidas a la producción o a las exportaciones de carne llevan el sello de no comprender el modelo rural y en todo caso no han hecho sino beneficiar las producciones de monocultivos.

 

El modelo sojero ha ocupado el territorio de las mejores tierras y luego se ha extendido a las provincias interiores empujando la frontera agropecuaria sobre los bosques nativos, sobre las tierras campesinas y también sobre las zonas de tambos y de chacras que rodeaban a las localidades y donde se producían alimentos para los mercados locales.

 

La soja no solo barrió a otros cultivos, sino que también, empujó la ganadería hacia zonas pobres, periféricas, tierras sin mayor valor para la agricultura. Y no solo la soja empujó la agricultura hacia las periferias de las zonas agrícolas, sino que además la concentró en los llamados corrales de engorde, donde se alimenta y engorda a los animales con granos, y con el añadido de hormonas y antibióticos.

 

Así, los argentinos dejamos de comer la carne pastoril a la que estábamos acostumbrados, y en la nueva configuración del país colonial condicionado para exportar forrajes, comenzamos a comer una carne de feed lot que habría horrorizado a nuestros ancestros.

 

Hoy el campo es otro y es preciso recorrerlo y ver lo que ocurre para comprender los cambios profundos que se han operado desde el menemismo hasta ahora.

 

Tomemos un pueblo cualquiera, qué tenemos? Tenemos en principio que en el campo ya no vive nadie, que en lo que era la zona de chacras y de tambos, solo se hace soja, cuando no se construyen nuevos barrios de casitas cerradamente urbanas donde se hacinarán los migrantes que continúan llegando…

 

Todos los propietarios que disponían de más de ochenta hectáreas las han arrendado a los pooles para la soja y el maíz transgénico y ahora se han trasladado y viven en el pueblo.

 

Son muchos y se los ve a diario pasar las horas muertas en los bares y en las confiterías. Por imitación se han ido comprando cada uno sus cuatro por cuatro y los vehículos flamantes y las motos de los chicos, embotellan las calles de la plaza central en los fines de semana.

 

El sojero y el rentista agrario descendiente de chacareros que ahora dispone de todo su tiempo libre, es una clase nueva que ha descubierto el consumo de un modo casi explosivo, y que se aplica seriamente a gastar el dinero que le entra en cantidades que jamás los viejos habrían imaginado.

 

En los pueblos es común encontrar ahora diversas ofertas de comidas, restoranes variados y de buen nivel, y escuelas de gastronomía donde se forman a los nuevos chef que satisfacen la pasión por comer fuera de casa con la que ya no es la patrona, como antes se decía…

 

Ahora abundan en los pueblos los institutos de belleza para las señoras que ponen empeño en estilizarse, y hasta existen Spa para relajar tanta nueva tensión, y los peluqueros que tuvimos alguna vez se han adaptado o han desaparecido…

 

Los supermercados y lugares de ventas de exquisiteces abundan asimismo y en ellos el rentista agrario descubre los placeres de nuevos y exóticos sabores y de vinos finos… también han surgido las escuelas privadas y los laboratorios de idiomas, las agencias de turismo, los gimnasios con aparatos, los terapeutas y los personal trainer que permiten canalizar tantas energías recién descubiertas y aplicadas con esmero al territorio de lo corporal…además, y como si todo ello fuera poco… tenemos las calles peatonales con refinadas boutiques del mismo o superior nivel que Buenos Aires, los centros de compras y las galerías de los pueblos con lugares para regalos y para que esa minoría que a lo sumo alcanza el veinte o el veinticinco por ciento de los pueblos, pueda hacer su terapia de compras…

 

Una maravilla el país de la soja…

 

Sí, una maravilla, pero creo que algo se nos olvida, ah si ya sé, se nos olvida el sexo… una explosión de sexualidad acompaña tanta nueva pasión por el consumo… los sojeros consumen mujeres y en especial niñas como las de Puentes de fuego, el prostibulario enclave que en la frontera de Córdoba disponía hasta de un helipuerto en medio de los desiertos verdes de la Soja.

 

Cientos de muchachas paraguayas y argentinas desaparecen para abastecer una trata absolutamente infame relacionada con el modelo de la soja, y frente a la que el gobierno no tiene mucho más que ofrecer que las orejas solidarias en las oficinas de la Secretaría de DDHH de la Nación.

 

Conmueve ver las paredes de esas oficinas en la calle Sarmiento tapizadas de los rostros hermosos de muchachas buscadas por sus familiares.

 

Ese también es otro ángulo de la Argentina de los record de cosechas de que nos hablan los partes oficiales. Y el escándalo sexual de Río Cuarto, protagonizado por las clases altas delasotistas, con las fiestas sexuales en los barrios cerrados y mensajitos eróticos en el celular desde las canchas de golf en compañía del marido, los juegos de endogamia e intercambios entre iguales en los country, qué son sino las expresiones decadentes de una clase de nuevos ricos ociosos en la Republiqueta sojera?

 

Lamentablemente cuando los intelectuales de izquierda nos hablan de la oligarquía vacuna no refieren a esa nueva clase propia de un país de agricultura sin agricultores, ni a los pooles ni a los frigoríficos ni a los Agronegocios y sus cadenas agroalimentarias y de supermercados, que no están precisamente en el paro del campo.

 

Refieren sencillamente a la recreación de un enemigo imaginario propio del universo antiimperialista de los progresistas de la izquierda boba…

 

Lamentablemente, el mundo ha devenido mucho más complejo que lo que podrían llegar a comprender aquellas interpretaciones detenidas en el tiempo y en los paradigmas obsoletos, y las responsabilidades estratégicas que tenemos por delante requieren al menos la voluntad de intentar comprender los procesos de la Globalización.

 

Lo dice claramente Silvia Delfino de la UBA, hoy en Página 12: “Una ciudad de estas características – y se está refiriendo a Río Cuarto – intentará de todas las maneras negar que un crimen como éste, por sus condiciones de privado, tiene alguna relación con la trama social local.

 

La fiesta en esta caso no sería solamente un síntoma de liberalidad del lugar, sino de expresión local del poder global, que se ha instalado en la ciudad a través de una economía que los ha translocalizado”.

 

La clase política se ha ido entramando gradualmente con este modelo translocalizado, y hoy en los barrios privados y en las zonas exclusivas fraterniza con los nuevos ricos y privilegiados del país de la soja, de la minería por cianurización y de los bosques implantados para pasta de papel.

 

La propuesta implícita que subyace, es que esa capa de usufructuarios del modelo y los numerosos servicios que los asisten, refuercen los mecanismos de exclusión y de distancia con el resto de la población condenada a la marginación social, al hambre y la indigencia.

 

Todo proyecto de país esta de esa manera ausente y se lo reemplaza con fantasías que refieren al pasado y con circo antiimperialista y consignas contra la oligarquía.

 

Pero el pueblo no es tonto y la conciencia de que merecemos otro país y que ese país es posible esta en cada uno de nosotros y estamos trabajando para conseguirlo, hartos de circo y necesitados de volver a tener Patria.

 

JER/

 

N&P: El Correo-e del autor es Jorge Eduardo Rulli rtierra@infovia.com.ar