Del Muro de Berlin al Muro de los Chicanos

LOS MUROS DE LA VERGÜENZA

jorge-rachid-2
Rachid:-Se acaba de consumar la bochornosa aprobación por ambas cámaras de EEUU, del Muro DIVISORIO de 1300 Km. entre ese país y México.

 

LOS  MUROS DE LA VERGÜENZA

 

Por Jorge Rachid (*)

 

Hace pocos días se acaba de consumar la expresión más bochornosa para el género humano, como es la aprobación por parte de ambas cámaras del Poder Legislativo de EEUU, votada por demócratas y republicanos, en conjunto de la Ley de Construcción del Muro DIVISORIO de 1300 Km. de extensión, entre ese país y México.

 

Entre ambos países y en consonancia con la globalización y el Libre Mercado rige el tratado del NAFTA, conjunto con Canadá que habilita, supuestamente la integración plena de los pueblos.

 

Todo está permitido en el mundo de la modernidad.

 

Están integrados los Mercados de Capitales que funcionan en tiempo real, el FMI y el BM deciden los procesos económicos de los países. También los están los medios de comunicación, como así también el intercambio comercial, de tecnologías y aún de investigaciones conjuntas.

 

Lo están también las luchas globales contra el narcotráfico, el terrorismo y el genocidio recibiendo justicia de Tribunales Internacionales. Funcionan, supuestamente las Naciones Unidas como Parlamento universal.

 

Las fuerzas Armadas arman misiones en diferentes países en forma conjunta para preservar el orden y la democracia y el Grupo de los 8 se erige como auténtico detentador del poder global.

 

Todo se integra, se integran las economías, los Bancos, todo se intercambia, los acuerdos rigen y la etiqueta políticamente correcta la respetan la mayoría de los gobernantes.

 

Sin embargo los hombres NO PASAN, LOS PUEBLOS NO SE INTEGRAN, los Muros se multiplican , con diferentes excusas.

 

En EEUU en nombre de la defensa de los derechos civiles norteamericanos, en Israel, en nombre de la Seguridad, como antes en Berlín en nombre de la ideología.

 

Parece ayer cuando en 1989 el mundo ovacionaba entusiasmado, la Caída del Muro de Berlín. Aún hoy se siguen vendiendo pedazos de bloques como íconos de lo que no debe volver a suceder.

 

Como antes con los Campos de Concentración nazis, preservados como Museos demostrando el rechazo mundial, al racismo, la discriminación, la muerte, la persecución y el genocidio.

 

En nuestro país estamos en ése tránsito. Sin embargo las voces del mundo callan ante el avance de nuevos muros, verdaderas vergüenzas para la HUMANIDAD.

 

Pero esos son los Muros tangibles, también están aquellos intangibles, construidos en la lógica neoliberal de los últimos 30 años, como son todos aquellos, que fueron dividiendo la humanidad, los pueblos, la percepción del mundo, el comportamiento cultural, las divisiones por clases sociales, accesos a la educación y la salud, lugar de nacimiento, y una lista interminable de discriminaciones tabuladas en el inconsciente colectivo, por la nueva lógica dominante basada en la libertad de los mercado, el éxito individual, la adoración del dinero, la acumulación como meta y la pérdida de la solidaridad como motor del mundo.

 

En nuestro país, los muros son infinitos.

 

No se miden en kilómetros, se miden en masas humanas desplazadas, en millones de hombres y mujeres, discriminados por el sólo hecho de estar fuera o dentro de la economía formal.

 

Por ser o no ser parte del 10% de indigentes o ser parte del 16% de pobres, aún con trabajo y salario en blanco.

 

Se puede ser considerado fuera del sistema si es contratado en negro, ya que no tiene beneficios ni sociales ni jubilatorios, con remuneraciones no convencionadas, fuera de la ley, trabajadores que suman el 46% del trabajo argentino. Que construyen riqueza, llamada PBI que todos referencian y reverencian a la hora de los números macro, pero ignoran a los desaparecidos sociales que la construyen diariamente.

 

El muro de la injusticia laboral, de leyes que institucionalizaron la discriminación y aún hoy todos excepto la Corte suprema de Justicia miran para otro lado.

 

La Ley de Riesgos de Trabajo 24557,que durante más de 11 años IMPIDIÓ a los trabajadores el acceso a la justicia, fijando montos indemnizatorios diferenciales por estar trabajando, en caso de accidentes, con montos menores a cualquier otro argentino.

 

La Corte decidió su inconstitucionalidad pero sigue funcionando como ley con presiones y lobys empresariales sobre el Ejecutivo y Economía para mantener los costos fijos de las empresas.

 

Los trabajadores son la herramienta mas barata del mercado. Así funciona el neoliberalismo.

 

Otra cara de los muros la da el sistema previsional argentino caracterizado por décadas como de avanzada en el mundo, que desde 1994 , Ley 24241 de AFJP , fue amputado, quebrado en su concepción solidaria, descremado en la jerga económica, vaciado de dinero y de contenido cultural referido al trabajo y la dignificación del hombre, permitiendo la irrupción de los buitres financieros sobre los ahorros internos genuinos de los trabajadores, prometiendo metas inalcanzables y asegurando futuros venturosos a los elegidos.

 

Matar el sistema social solidario, era una de las demandas efectivas, y lo sigue siendo, del Banco Mundial.

 

Así los muros se suceden, como las madres niñas adolescentes pobres y las ricas que pueden quedar embarazadas igual, pero que reciben distinto tratamiento a la hora de abortar y a la hora de parir.

 

Las muertes perinatales en madres niñas, adolescentes menores de 17 años se cuentan por miles, no por ciento anualmente, y los casos de amputaciones ginecológicas por infecciones pos aborto por decenas de miles anuales.

 

Otro muro otra vergüenza, otra muestra de la hipocresía de un mundo dominado por la riqueza y el poder obsceno.

 

Podríamos seguir con el sistema público hospitalario, desmontado y semiprivatizado, kioscado y arancelado, con administraciones de inequidad e intolerancia social.

 

Ambulancias que no llegan a determinados barrios, medicamentos para ricos y pobres, listas de espera quirúrgicas, colas de turnos desde la noche anterior y por otro lado subsidio impositivo a la medicina privada.

 

Lo mismo sucede en la educación, los subsidios se multiplican, al mismo tiempo que se desfinancia la educación pública, se pauperiza sus salarios y se recortan sus recursos con falta de vacantes en todos los niveles.

 

La información también construye su muro de contenidos.

 

Lo que es un incidente con muertes de niños en Gaza es un atentado terrorista en Israel. Lo que es una dictadura aunque sea elegida por el pueblo en forma democrática como Irán o Venezuela, es un gobierno estable aunque esté un dictador como el títere de EEUU en Paquistán o la familia real de Arabia Saudíta.

 

Se puede invadir y matar en nombre de la libertad y la democracia como en Irak, pero no se puede combatir por esos mismos valores en Chechenia , Cisjordania o Afganistán.

 

Los primeros son soldados de la libertad , soldados universales en nombre de la democracia, los otros son terroristas, como lo fueron antes nuestros héroes emancipadores y nuestros Libertadores.

 

Podría seguir en la lista interminable, que incluye el desprecio por el pueblo Boliviano y su proceso de recuperación soberana hasta las colonias que aún detentan los dueños del mundo, desde África hasta las Antillas, desde Malvinas hasta Gibraltar, sin pudor siguen exhibiendo sus trofeos , como antes depredaron la Grecia Antigua o el Egipto Faraónico, en sus monumentos a la humanidad o esclavizaron y traficaron los originarios de África, pero sería para escribir un tratado.

 

Para terminar ésta reflexión debo marcar como militante y peronista, que sólo la recreación del modelo social solidario volverá a colocar al hombre como centro del accionar político, al amor como disparador de ideas universales y a la sociedad en la cultura del trabajo y la educación, pilares de una concepción del mundo, de la vida y de las cosas, que funcione como vertebradora social de una movilidad perdida que debe recuperarse , en pos de una sociedad mas justa y de una humanidad que debe comenzar a preservarse de su propia inmolación.

 

JR/

 

 (*) Jorge Rachid es integrante del IBAPE, del CESS y del MNyP.

 

N&P: El Correo-e del autor es Jorge Rachid jorgerachid2003@yahoo.com.ar