Historico paso adelante de la empresa que es un orgullo para Argentina.

GARRÉ FIRMO UN ACUERDO DE 54 MILL CON INVAP PARA CONSTRUIR 11 RADARES

Telam

kirchner-garre-2  
Nestor Kirchner y Nilda Garre. Si INVAP  puede venderle centrales nucleares a los  australianos, bien puede venderle  radares a los argentinos.

GARRÉ FIRMO UN ACUERDO DE 54 MILL CON INVAP PARA CONSTRUIR 11 RADARES

 

INVAP, la empresa de tecnología multidisciplinaria en las áreas nuclear y espacial, construirá 11 radares para la operación de aeronaves en distintos aeropuertos del país

 

La ministra de defensa Nilda Garré, explicó sobre el acuerdo con el INVAP, esa empresa estatal proveerá a la Fuerza Aérea de 11 radares de dos dimensiones monopulso, que serán destinados a aeropuertos del interior del país y cuya inversión será de 54 millones de pesos en el lapso de tres años.

 

"Creo que hemos llegado a un contrato muy conveniente y sabemos que esto va a contribuir a la seguridad de nuestros aeropuertos y, además, la satisfacción especial que tenemos es porque se trata de una empresa nacional como INVAP, de altísima calidad en toda su producción", sostuvo la titular de Defensa.

 

Para Garré, "estamos concretando un producto, como radares de dos dimensiones de altísima tecnología, que no sólo va a satisfacer el mercado interno sino que además promete auspiciar la apertura de nuevos mercados regionales e internacionales".

 

La ministra de Defensa, anunció hoy que en los próximos días se llamará a licitación internacional para la adquisición de cuatro radares móviles, de tres dimensiones para la zona norte del país.

 

Explicó que se tratan de radares militares que serán instalados en forma fija y móviles en la frontera norte del país que "está parcialmente cubierta", y que serán "muy importantes en la lucha contra el tráfico de drogas, armas y contrabando" en general que está dando el gobierno nacional.

 

Por su parte, el gobernador de Río Negro, Miguel Sáiz, expresó su "satisfacción" por la firma del contrato así como la decisión política adoptada por el presidente Kirchner para que los radares sean construidos con tecnología y capacidad científica argentina, en INVAP, que tiene su sede en esa provincia.

 

El mandatario provincial señaló que esta empresa que cumplirá 30 años el mes próximo no sólo ha construido radares, sino además satélites, reactores nucleares de investigación y fabricación de radioisótopos y aparatología médica.

 

A su vez, el gerente General de INVAP, Héctor Otheguy, expresó su alegría porque Kirchner "ratifica una vez más la confianza en técnicos y científicos argentinos, en particular de nuestra empresa, generando trabajo para varios años en una rama muy importante de alta tecnología como no es habitual en el país que permitirá, después de proveer estos radares, poder exportarlos, que es lo que ha hecho la empresa en otros campos como en el caso nuclear".

 

El desarrollo y la construcción de 11 Radares Secundarios Monopulso Argentino (RSMA), incluidos en el Plan de Radarización Nacional, serán instalados en diferentes aeropuertos del país con el objetivo de mejorar el control del espacio aéreo, en particular del tráfico comercial cooperativo.

 

El primer radar desarrollado y construido por INVAP se encuentra en pruebas de medición de performance en el aeropuerto de Bariloche y espera su homologación de parte de la técnicos de la Fuerza Aérea, para comenzar a operar.

 

Los radares secundarios se utilizan especialmente para el control del tránsito aéreo y trabajan en comunicación permanente con las aeronaves que se aproximan a la pista de aterrizaje, intercambiando datos sobre identidad del vuelo, altura y posición, en forma automática.

 

Del acto desarrollado en el despacho presidencial participaron, además, el ministro de Planificación, Julio De Vido; el senador nacional Miguel Pichetto; el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini y el secretario de Empresas Públicas de Río Negro, Gabriel Sabini, entre otras autoridades.

CÓMO SERÁN LOS RADARES QUE HARÁ EL INVAP

 

Son del tipo monopulso diseñados, desarrollados y construidos en el país. Serán usados esencialmente para controlar el tránsito de la aviación civil. Con su inclusión se podrán controlar hasta siete aeronaves consecutivas y ampliar el aprovechamiento del espacio aéreo.

        

El sistema de radares secundarios que la empresa estatal Invap proveerá por el contrato firmado con Defensa permitirán un mejor aprovechamiento del espacio aéreo, afirmó hoy un comunicado de esa cartera.

 

Se trata de 11 radares secundarios del tipo monopulso diseñados, desarrollados y construidos en el país, con los cursos técnicos de mantenimiento, documentación, instrumental y soporte logístico (repuestos y asistencia técnica), informó un comunicado

de la cartera de Defensa.

 

Estos radares serán usados esencialmente para controlar el tránsito aéreo de la aviación civil, tanto en aplicaciones de control en ruta como de área terminal y aproximación.

 

"Con la inclusión de estos radares y alcanzado el grado suficiente de las habilidades y destrezas de los controladores, el aprovechamiento del espacio aéreo se verá mejorado en un 350 por ciento", según el texto ministerial.

 

Mediante estos radares "se podrán controlar hasta siete aeronaves consecutivas que de otra manera serían nada más que dos en una misma porción del espacio aéreo".

 

El sistema "Radar Secundario" (RSMA-INKAN) que proveerá Invap será del tipo monopulso, característica que lo hace adaptable y compatible con los avances y cambios tecnológicos previstos para su operación en el futuro.

 

Estos radares del sistema que adoptó como nombre el vocablo mapuche "inkan" (amigo) admiten emplazamientos remotos con una mínima necesidad de personal de mantenimiento y con una estructura modular de doble canal y control/señalización local y remoto.

 

El sistema cumple con todas las normas y métodos recomendados expresadas en el Anexo 10 al Convenio sobre Aviación Civil Internacional, indicó Defensa.

 

También cumplen con las normas de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) para radares secundarios de control de tránsito aéreo, operando en los cuatro modos de interrogación/ respuesta (modos 1, 2, 3/A, modo C, modo S e Intermodo).

 

El sistema prestará servicio incluso en condiciones meteorológicas adversas, en todas las marcaciones de los 360 grados acimutales y a todas las distancias entre 1,85 y 370 kilómetros (1 y 200 millas náuticas) como mínimo.

 

También a todas las altitudes de operación hasta 30.480 metros (100.000 pies) sobre el nivel medio del mar, entre los ángulos de elevación de 0,5 y 45 por lo menos, con la exigencia de una Probabilidad de Detección igual ó mayor al 90 por ciento dentro de su volumen de cobertura.

 

Funcionará sin degradar el rendimiento de otros equipos de radiocomunicaciones, radioayudas a la navegación aérea y/o otros radares adyacentes a su emplazamiento.

 

El proyecto de este contrato comenzó a finales de 2003 y obtuvo dos patentes internacionales para el Estado Nacional: una sobre el control de potencia de transmisión y la segunda sobre el método de modulación para la transmisión de datos.

 

Defensa subrayó que el proyecto representa "también un nuevo paso hacia la independencia tecnológica nacional y un interesante incentivo para que la industria argentina tenga la posibilidad en el futuro de introducir el producto en el mercado regional".