Efemerides

1857 muere el libertador Brigader General Manuel Oribe.

La independencia integral como tal la obtienen objetivamente los "33 Orientales".

 Son Lavalleja y Oribe a los que se le suma posteriormente Rivera, después del muy dudoso y discutido "Abrazo del Monzón", donde sorprendido por los "33", Rivera con 50 oficiales y soldados, lo obligaron según parece, a plegarse "patriótica y desinteresadamente" a la Gesta Libertadora. Pero lo indiscutido, lo real y consecuente con la realidad actual, es que Oribe y Lavalleja logran el Estado Oriental del Uruguay. Tal vez, dicho con el mayor respeto y señalando lo brillante y heroico de su actuación directa y responsable en la preparación de la Gesta, donde despliega una actividad decisiva Don Juan Antonio pasado el hecho libertario, opacó su imagen en el intento golpista por cierto poco o nada democrático, para la obtención del poder que el pueblo le negaba

 Pero el caso de Don Manuel era distinto. De recta e inmaculada conducta hasta el fanatismo en defensa de la libertad, la ley y el orden se demuestra en todo instante. Como fue incluso en el mencionado levantamiento de Lavalleja contra el gobierno constituido de Rivera. Respaldó el gobierno de Fructuoso o sea de un hombre con quien sustancialmente discrepaba, por el hecho de mantener la legalidad y respeto a la Carta Magna. Justamente opuesto, demostrado en su presidencia, a su predecesor Fructuoso que administró con escándalo y dispendio. Se puede sostener, que como nacionalista parten de él todos los principios que en el transcurso de los 148 años posteriores a su muerte sostuvieron y lograron las grandes figuras de su partido Blanco que fundó y creció en su torno ideológico. La defensa de la soberanía nacional y americana contra los imperios europeos de la época, ingleses, franceses, portugueses y españoles es proverbial y signa un mandato histórico que se repetirá en el martirologio de Paysandú en cuyo frente caerá gloriosamente un ex oficial suyo Leandro Gómez, defendiendo la Soberanía Nacional

 No olvidar la abolición de la esclavitud, creación de la universidad y organización administrativa del Estado por resolución directa de Don Manuel. Lo representará Saravia con su voto secreto, la representación de las minorías y su siempre reclamo de moral administrativa imperativo. En el siglo XX, Herrera oponiéndose a las instalaciones de las bases yanquis en Laguna del Sauce, sosteniendo la doctrina de la tercera posición a raíz de la Segunda Guerra Mundial y en defensa de las soberanías de las Patrias chicas americanas por citar lo más notorio. Valores entre otros muchos heredados de Don Manuel desde la fundación misma del Partido Blanco. Y en ese dogmatismo inflexible sobre la moral administrativa, ha llevado a que su partido sea el único que a la fecha, constatado un desvío ético haga funcionar sus organismos internos de conducta y expulse de la colectividad a los infractores como se ha hecho

 Su reparto de tierras como preámbulo de reformas agrarias plasmadas un siglo después orgánicamente por Wilson. Otro Blanco, al imponer esa idea. Sus discrepancias con Artigas en el año 1817 junto con otros destacados oficiales entre los que se contaba el coronel Rufino Bauzá no fue para oponerse al prócer como sostienen sus detractores, sino por discrepancias con la nominación en la comandancia general del ejército de Rivera. Se retiran a Buenos Aires. Donde posteriormente organizarán la invasión libertaria no sin antes advertirle a Don José que el "pardejón" Fructos lo traicionaría. Cosa que sucedió y se prueba en la famosa carta al caudillo entrerriano Ramírez, donde Rivera pide literalmente la cabeza del prócer por ser "responsable de todos los males y desgracias que sufren nuestros pueblos" (SIC). A diferencia de Oribe que en su gobierno del Cerrito la principal calle de la Unión la denomina "Gral. José Artigas". Claro homenaje a quien no obstante circunstancial discrepancia jamás lo estuvo como opositor o perseguidor suyo

 Sumamente destacable es demostrar su desinterés y patriotismo al ser obligado a exiliarse en Europa tras su derrota después del sitio, volver a la Patria a riesgo de su propia vida, pacificándola en el famoso "pacto de los caudillos" con Venancio Flores. Deponiendo sus legítimos derechos a la Presidencia, respaldó a su rival por la paz y tranquilidad de sus compatriotas. Mayor grandeza no se puede pedir

 Es justamente el legado histórico dejado a Wilson que 100 años después continuaría en su similar oración o mensaje de la explanada municipal

 Allí también se pacificaba el país por los Blancos.

Cuando se vive una realidad donde un imperio hegemónico arbitra antojadizamente en el mundo, como hace hoy la USA, depredando y masacrando naciones enteras genocídicamente, Irak, Afganistán, Palestina u otras tantas incluidas las americanas a sangre y fuego, la imagen de Don Manuel se agiganta cuando conocemos su lucha contra otros imperios tan brutales como los actuales

 Oribe con Don Juan Manuel de Rosas es un ejemplo real de cómo con dignidad, coraje y patriotismo se enfrentan y logran las integridades nacionales. Ellos frenaron la realidad que una bandera francesa y otra inglesa flamearan en la Plaza de Mayo y en la de la Independencia nuestra. Decía Napoleón que su grandeza se recordaría no por las batallas y conquistas obtenidas, sino por su código "Napoleónico" que plasmaba sus ideas y principios. A Oribe también, sin perjuicio de las batallas obtenidas, lo inmortalizan sus ideas de profundo patriotismo nacional, su respeto a la Ley Constitucional, el orden y su transparencia ética administrativa a lo largo de una vida dedicada a la Patria Oriental su defensa y americanismo. ¡Siempre habrá gloria en su tumba! *