En la Rusia zarista de 1917, el 25 de octubre corresponde a nuestro 7 de noviembre.

OCTUBRE

Por Alejandro Pandra (FOTO)

En octubre se reunieron los bolcheviques dirigidos por Lenin, Trotski y Stalin, tomaron el Palacio de Invierno y destituyeron al gobierno provisional

Octubre

NAC&POP

07/11/2006

Es curioso señalar que la fecha octubre, inmortalizada por la épica revolucionara y título de la película del gran Sergei Eisenstein que define el comienzo de la Revolución Rusa en la toma del Palacio de Invierno de Petrogrado (San Petesburgo) por los bolcheviques, corresponde en realidad al 7 de noviembre.

En la Rusia zarista de 1917 el 25 de octubre del calendario juliano oriental, entonces vigente y después abolido por la revolución el 1º de febrero de 1918, corresponde al 7 de noviembre de nuestro calendario gregoriano.

A comienzos del siglo XX Rusia vivió una serie de dificultades económicas que empujaron al Estado zarista a una lucha por el control del Pacífico, posible solución para colocar los productos y pagar créditos adeudados a franceses y belgas, por ejemplo, para el fomento de la industrialización.

Tratando de evitar la expansión rusa en su zona de influencia, Japón le declaró la guerra y puso al gigantesco país en una crisis profunda, provocando desilusión, penuria y sobre todo hambre.

 En estas circunstancias, los partidos opositores al zar organizaron en 1905 una revolución, que no triunfó, pero que ensayó modelos de actuación para el futuro.

 Las tropas del zar pudieron someter a los revolucionarios que se habían organizado en comités de obreros y soldados en las grandes ciudades, que se denominaron Soviets, y que serían un sistema de organización de gran trascendencia años más tarde.

 Por otro lado, el zar no tuvo más remedio que demostrar su voluntad reformadora creando una asamblea consultiva, la Duma, en la que se pusieron esperanzas de que se terminara estableciendo una Constitución.

 En 1914 estalló la guerra mundial y Rusia participó junto a británicos y franceses.

Su papel, desde el comienzo, fue desdichado, por lo que se comenzaron a surgir críticas a la política rusa, que se sumaron a las manifestaciones por la carestía de productos de primera necesidad y las continuas levas.

 Previamente al estallido revolucionario, el zar había disuelto la Duma, pero en febrero de 1917, los soviets y la prensa empujaron al pueblo a la toma del Palacio de Invierno, residencia del zar, con el apoyo de parte del ejército.

 El zar Nicolás II tomó la decisión de abdicar en el príncipe Lvov, que comenzó a gobernar con representantes de la Duma.

 Poco después Lvov fue sustituido por el socialista Kerenski, que formó un gobierno provisional en el que tomaron parte moderados y mencheviques, y quedaron excluidos los radicales y los bolcheviques.

 Las decisiones más importantes de este momento fueron la de seguir los pactos establecidos con Francia e Inglaterra, por lo que Rusia continuaba con sus compromisos en la Guerra Mundial; asimismo, comenzaron las reuniones para la formación de una asamblea constituyente.

 Los problemas se fueron sucediendo y los soviets se convirtieron en un verdadero gobierno paralelo, que no reconocía las leyes del gobierno provisional como legítimas.

 Se pedía la solución de los problemas de los campesinos, se fomentaba la ocupación de las tierras, y se exigía a los empresarios mejoras laborales.

 Es en este momento cuando Lenin escribió las Tesis de abril en las que propone una fase nueva para la revolución, que se resume en la consigna «Paz, tierra y todo el poder a los soviets».

 Las condiciones del gobierno de Kerenski cada vez eran más delicadas, puesto que los militares zaristas trataron de recuperar el poder.

 En este contexto se produjo el golpe de estado del general Kornilov, abortado por el gobierno, pero que tuvo una consecuencia gravísima, puesto que los bolcheviques a partir de entonces controlaron totalmente los soviets.

En octubre se reunieron los bolcheviques en un congreso, en el que se preparó la insurrección definitiva.

trotszkyylenin-240-a

Dirigidos por Vladimir Illich Ulianov Lenin, León Bronstein Trotski (presidente del soviet de Petrogrado) y Iósiv Vissariónovich Dzhugachvili Stalin, tomaron el Palacio de Invierno y destituyeron al gobierno provisional.

Se estableció un Gobierno de Comisarios del Pueblo, dirigido por Lenin, que gobernó sobre los diferentes soviets. Trotski ocupó el puesto de Ministro de Asuntos Exteriores.

 Desde este puesto estableció las negociaciones con Alemania para lograr la paz.

 Las primeras medidas del nuevo gobierno se resumían en la necesidad de lograr la paz, que fue negociada y firmada finalmente en Brest-Litovs.

Rusia, según este documento, abandonaba la guerra y cedía parte de su territorio, ya que consideraba prioritario salvar la revolución antes que preservar la integridad territorial.

 Otras medidas del nuevo gobierno fueron la firma de decretos sobre la tierra que pusieron fin a la gran propiedad; las fábricas fueron controladas por los obreros; se nacionalizaron los bancos, y se organizaron elecciones para elegir una asamblea constituyente.

 Las elecciones que se celebraron fueron un fracaso para los bolcheviques, por lo que éstos decidieron anularlas y redactar el propio gobierno una constitución: La Constitución de 1918.

 Por ella se establecía la separación del poder ejecutivo y el legislativo, a través de los siguientes órganos: Congreso de los Soviets, Comité Central o Soviet Supremo y Presidium o comisarios del pueblo.

 Tras la aprobación de la Constitución se iniciaba una etapa conocida como Comunismo de Guerra, puesto que se vivía una guerra civil que no terminó hasta 1921, ya que los opositores contaron con el apoyo de las tropas de los países occidentales.

 Fue en esta época cuando se creó el Ejército Rojo organizado por Trotski.

Un año más tarde, en diciembre de 1922, se organiza una nueva forma de gobierno, la dictadura del proletariado, y Rusia adopta el nombre de Unión de República Socialistas Soviéticas.

 Sobre cualquier otra consideración, primero debemos decir que la revolución de octubre verdaderamente cambió la historiaOctubre2_AgendadeReflexion.jpg

Publicado por Agenda de Reflexión el Noviembre 7, 2006

AgendadeReflexion.com.ar – Contacto: pandra@ciudad.com.ar