Del autor de Manual de Zonzeras Criollas que también se dedicó a la economía en serio.

LA PARÁBOLA DE LA DEUDA EXTERNA

Arturo Jauretche

jauretche-lila
-El muchacho empezó a estirarse, pero cada vez más flaco y más pálido -El desarrollo decía la madre, y -el desarrollo, decía el médico.

 

LA PARÁBOLA DE LA DEUDA EXTERNA

 

Por Arturo Jauretche 

 

Hablaré del desarrollo, y recordaré lo que pasó a Tinguitelli, el hijo del juguetero de la esquina, a la edad de los granitos y del enrolamiento, la edad del pavo, que le dicen.

 

El muchacho empezó a estirarse, pero cada vez más flaco y más pálido.

 

El empresario de pompas fúnebres de la esquina tenía que medirlo todo los días con la mirada pues le estaba calculando el sobretodo de madera. "El desarrollo" decía la madre, y "el desarrollo", decía el médico.

 

Hasta que empezó a largar unos anillos y se descubrió que tenía la lombriz solitaria, que era la que se desarrollaba.  

 

Pues bien, el desarrollo puede operarse de dos maneras: armoniosamente, como producto de la evolución económica y social del país y da naciones fuertes.

 

Es lo que se llama desarrollo nacional.

 

Pero puede producirse una apariencia de desarrollo lograda con el exceso de alimentación que suscita la lombriz al introducirse.


Hay un momento de aparente prosperidad, como la tuvo el muchacho. Su peso era del muchacho más el peso de la lombriz. Su apetito, el del hijo del juguetero más el apetito de la lombriz. Hasta que llegó el momento en que "la solitaria" bien restablecida, se tragaba todo lo que el muchacho comía.

 

Después, al muchacho mismo. Eso es lo que pasa con las naciones y eso es el colonialismo. Lombriz solitaria. No es fácil de expulsar.

 

A veces, como nos ocurrió a los argentinos, parece que la hemos expulsado toda, pero la cabeza queda adentro. La cabeza de la lombriz es engañadora, porque es lo más finito de la misma. Termina en punta, como apellido de presidente.


Dicen que el mejor remedio es el helecho macho.

 

Algo de macho tiene que ser. No sé si hay de esa mercadería en la botica.