Hombres y Mujeres, fueron denunciados en la carta y aparecieron luego presos y desaparecidos.

LA CARTA

la_carta_chica
31 años se cumplieron este 17 de Octubre desde el día que sus autores la escribieron dando en ella una lista de nombres al General Luciano Benjamín Menéndez.

LA CARTA

 

Informe Especial escrito por

Norte del Bermejo

20.10.2006 

 

La CARTA que publicamos en un Informe Especial en la 4ta. Edición Gráfica de Norte del Bermejo, tan infame como real con las firmas de sus autores llegó hasta nuestra redacción por la voluntad de un ciudadano de General Mosconi que la guardó, como su rabia durante años esperando el momento que creyó propicio para darla a conocer públicamente.

 

Así es que hoy Ud. puede leerla aquí.

 

31 años se cumple este próximo 17 de Octubre desde el día que sus autores la escribieron dando en ella sin miramientos una lista de nombres de HOMBRES y MUJERES, muchos de los cuales fueron luego asesinados, presos y desaparecidos por orden del General Luciano Benjamín Menéndez al que respetuosamente se dirigen halagándolo por la forma tan digna que dirige las operaciones.

 

Lo más paradójico es que los autores se identifican como peronistas, afiliados al Movimiento Nacional Justicialista y sin embargo no les tembló el pulso para denunciar a sus propios compañeros hasta llevarlos a la tumba.

                                                

TARTAGAL, 17 de Octubre de 1975

 

Señor Comandante

Tercer Cuerpo del Ejército

General LUCIANO BENJAMIN MENÉNDEZ

 

De nuestra distinguida consideración:

 

Tenemos el agrado de dirigirnos al Señor Comandante en nuestro carácter de ciudadanos argentinos y afiliados al Movimiento Nacional Justicialista, para expresarle cual es el pensamiento y el accionar del núcleo de compañeros que integramos el mismo en este Departamento de San Martín, Provincia de Salta, referido a la subversión apátrida que pretende desviar de nuestro país de su destino de soberanía, justicia e independencia.

 

En primer lugar consideramos que son nuestras fuerzas armadas, y en especial nuestro glorioso ejercito, quienes afrontan las mayores responsabilidades y riesgos en esta lucha contra un enemigo infame y artero.

 

Por esta razón el pueblo todo, que repudia el accionar de esos delincuentes, tiene una obligación insoslayable de participar activamente en esa lucha, dentro de los lineamientos que fija la Constitución y nuestras leyes pero con la mayor energía y desterrando de su pensamiento esa idea tan arraigada del no te metas, ya que no es justo que nuestro hombres de armas, que son pueblo también sobrelleven solos el peso de la misma y nos estén dando día el ejemplo de su heroísmo y su amor a la patria.

 

Dentro de esas obligaciones, es a nuestro criterio necesario aportar a quienes asumen la responsabilidad de la conducción de esas operaciones, como en este caso tan dignamente lo hace el Señor Comandante, todas, los datos que la población civil crea pueda ser de interés a ese fin.

 

 Hemos estado siempre persuadidos que por el hecho de que en nuestra provincia no se hayan producido actos subversivos de gran relevancia, ello no nos indica que no estemos expuestos a ellos y que no deban tomarse las precauciones del caso.

 

No habitamos en una isla, sino que somos parte constitutiva del territorio, por hechos que se han producido  y se producen a diario, vemos que también estamos expuestos al solapado ataque de grupos irregulares, ya que esos hechos que a continuación relatamos nos dan asidero para estas aseveraciones.

 

Nuestra provincia, desde el periodo anterior a las elecciones nacionales de 1973, fue escenario propicio para quienes, enquistados en nuestro movimiento preconizaban activamente el cambio de nuestra sistema democrático e institucional por una denominada Patria Socialista, de neto corte marxista, en la cual debían desaparecer, si ello fuera necesario, en forma cruenta los estamentos tradicionales de nuestra forma de vida.

 

Esto generó violentas luchas internas entre esos Grupos y quienes luchábamos por la vigencia de nuestras instituciones.

 

El Departamento San Martín por la altiva defensa de esta premisa fue, quien con mayor intensidad sufrió esas presiones que a esta altura, ya su detectaba perfectamente, eran propiciadas por el propio candidato a gobernador por nuestro partido, Doctor Miguel Ragone, traicionando así las directivas de nuestro Líder, el General Juan Domingo Perón que retornaba a la Patria –sin odios ni rencor.

 

Posesionado en el poder, esta acción se vio fortalecido por las prebendas que el mal uso del mismo brindaba a sus intenciones. Reiteramos, el escollo insalvable a esa actividad lo opuso nuestro departamento.

 

Ello nos trajo como consecuencia el sistemático jaqueo a los compañero que ocuparon cargos públicos, manifestándose con toda intensidad el ataque a la autoridad municipal de la ciudad, función desempeñada por el compañero Clemente Ávila cuyo edificio fue atacado y tomado por elementos de reconocida militancia en la denominada Tendencia, asistidas logísticamente por el gobierno de la provincia, quien ordenó a la autoridad policial, abstenerse de reprimir esos hechos sediciosos.

 

A la cabeza de esa turba se encontraban los delincuentes posteriormente abatidos por la autoridad: Matioli y Puggione, asistidos por los siguientes activistas:  Ramón Quiroga, Ale Hid, José Delgadillo, Doctores Sgardellis y Calderón (médicos ), Carlos Rosso (bioquímico); María Teresa Calderón, (bioquímica), Ernesto Morales (actualmente detenido a disposición del P.E., Marcos Hugo Cejas (ex intendente de Aguaray del P.E), este último es Enrique Campos (diputado provincial), Evarista Velazques (docente), Oscar Danich (técnico de Y.P.F.), Gallegos (empleado Y.P.F) como así también Carlos Santillán; Rodolfo Ruiz y Lilia Romero, Lorenzo Amarilla (ex Intendente de Pocitos), Marco Zoilo Ferro{ex concejal de esa municipalidad), Sra. Saavedra de Santillán, Alberto Muruaga ( ex supervisor de DINEA), Sra. Alejandra Pozzi (ex profesora de la UNSA), Martha Juarez (universitaria, y actual empleada provincial), Aldo Melitón Bustos (escribano), Ochoa y su hermana (el primero Contador Público y la segunda Licenciada universitaria) Sra, Blanc, hija de un conocido odontólogo de esta ciudad y sindicada como una de las más activistas, Luis Vuiztas ( detenido a disposición del P.E y jefe de la regional quinta de montoneros), Eva Garnica, Miguel Tames; Enrique Argañaraz, dirigentes gremiales de los obreros municipales, Teresa de Sgardellis (docente), Felicidad Yepes, enfermera del Hospital Zonal; Alberto Fuentes (técnico de Y.P.F, a disposición del P.E.); Nilda Medina (empleada de Y.P.F.), Irma Mabel Benítez (estudiante y empleada del Instituto de Promoción Social de la Provincia), Guillermo Taborga .(empleado de Y.P.F.), etc.  

 

Luego de la intervención a la provincia decretada justamente por estos graves motivos, y cuando se consideraba que con la designación del Doctor José Alejandro Mosquera para ese cargo, pondría coto a estas actividades, observamos que, con la activa participación del Interventor en el Partido Justicialista en la Provincia, diputado Provincial de Córdoba, Oscar Eduardo Valdez, se daba apoyo y aval a elementos disociatarios dentro de las filas del partido, algunas de ellos decididamente traidores, ya que además de ser algunos expulsados por inconducta, abrían, en las elecciones del año 1973, comités de partidos opositores, tratando de captar compañeros y haciendo votar por los candidatos de esos partidos.

 

Quien destaca con más relieve esta conducta es el señor Alberto Abraham, seudo dirigente político de esta ciudad, que alentara y apoyara económicamente el accionar de los grupos que reiteradamente alteraran el orden y que estaban compuestos por las personas que detalladas anteriormente, sindicadas como montoneros, comunistas, oportunistas políticos y algunos de ellos  como vulgares delincuentes con frondosos prontuarios policiales.           

 

Por las medidas de represión y por haber sido detenidos algunos cabecillas, como así también por haberse allanado diversos domicilios, aparentemente se han atenuado sus actividades, pero nos consta que siguen en su tarea disociatoria y esperando tal vez el momento propicio para intensificar su actividad.

 

Recientemente se produjo en esta ciudad un atentado con explosivos al domicilio que comparten los antes mencionados Danich y Pozzi, consecuencia del cual resultaron destrozados sus automóviles. Por una infidencia de un asistente a la reunión realizada en el domicilio del doctor Estefano Sgardelis, ha llegado a nuestro conocimiento que en la evaluación de ese atentado se sindicó al SIDE como autor del mismo (manifestación de Danich) he indicando como confidentes del mismo a los compañeros José Contreras, Clemente Ávila y Osvaldo Castaño, quienes a su juicio los habrían denunciado ante la Policía Federal y como consecuencia esta habría realizado varios allanamientos y detenciones.

 

En la mencionada reunión se resolvió que realizarían un atentado terrorista en perjuicio del compañero Castaño, clocando un artefacto explosivo en un negocio de su propiedad ubicado en Rivadavia 548 de Tartagal, luego de analizar, la forma de realizarlo llegaron a la conclusión de que, en atención a que en la planta alta del edificio vive una señora amiga de Danich, en avanzado estado de gravidez, el atentado se trasladaría al domicilio particular de Castaña, ubicado en Malvinas No 4 de Villa Saavedra barrio de esta ciudad.

 

Contiguo al local de comercio habita el propietario del edificio, señor Francisca Álvarez, persona de edad avanzada a quien supuestamente, Pozzi y Danich estarían presionando para que este solicite la entrega del local que ocupa río. Esta presunción se. basa en el hecho de que han sido vistos los mencionados individuos visitando al señor Álvarez, cosa que nunca hicieron antes.

 

A efectos de no extendernos en demasiado en el presente informe, debemos agregar que en el gobierno del Doctor Mosquera han permanecido, en funciones personas que ocuparon altos cargos en el anterior del Doctor Ragone, como por ejemplo el Señor José Rollé, Secretario de Estado de Seguridad Social, dependiente del Ministerio de Bienestar Social, quien dirige un coherente equipo de individuos activistas de la denominada Tendencia y que tiene facultades para distribuir víveres, ropas y enseres del hogar a familias a personas de escasos recursos, por medio de los grupos montoneros que subsisten.

 

Últimamente se ha observado en esta ciudad y pueblos del departamento, la presencia de personas desconocidas en número no habitual, cuyas ropas desprolijas y abundancias capilares ha despertado la preocupación de la población. A los mismos se los ve conduciendo vehículos desconocidos también en la zona.

 

A nuestro buen entender consideramos que por lo menos la policía provincial debería detenerlos en averiguación de su filiación como así también de la documentación de sus vehículos

 

Con la experiencia obtenida de los últimos gobiernos que ha soportado la provincia, y en víspera de designarse nuevo Interventor Federal, es de vital importancia que se analicen los antecedentes de quien será designado en esa función, ya que agregado a una intachable conducta personal y reputación, debería agregar una militancia política sin ninguna desviación de la línea impuesta a nuestro

 

Movimiento por el Tte. Gral. Perón, como reaseguro de que no habrán de repetirse las frustraciones pasadas y no habrán de reactualizarse los apoyos embozados a grupos o personas que pretenden distorsionar nuestra destino de Patria Soberana sin intromisiones de ideologías extrañas a nuestro ser nacional.            .

 

Con la responsabilidad que corresponde a quienes militamos en un movimiento política que ostenta como premisa fundamental el orden de las prioridades: primero la Patria, después el Movimiento y por último los hombres, nos ponemos a vuestra disposición para ratificar estas inquietudes que le exponemos.

 

Hacemos propicia la oportunidad para saludar al Señor Comandante con nuestra atenta consideración, poniéndonos a sus gratas órdenes.

 

FIRMAN: DAMIAN RIOS, OSVALDO CASTAÑO, EDUARDO R. GUTIERRES