El rol del Fondo Monetario en el esquema financiero Internacional

CONVERSIÓN DEL FMI, ORDEN JURÍDICO INTERNACIONAL Y AUTOCRÍTICA

Claudia G. Gasol Varela

Una sana autocrítica como punto de partida para una conversión institucional

CONVERSIÓN DEL FMI,

ORDEN JURÍDICO INTERNACIONAL Y AUTOCRÍTICA.

El rol del Fondo Monetario en el esquema financiero Internacional.

Una sana autocrítica como punto de partida para una conversión institucional

                                                                           

Por Claudia G. Gasol Varela (*)

                                                                           

Últimamente, en  diversos artículos de opinión – se viene reflejando la  necesidad  de  dotar  de  mayor fortaleza al Fondo Monetario Internacional  (FMI), como institución  clave  para asegurar la estabilidad monetaria  global  a través de una actualización de sus misiones y funciones a fin de  permitir  al  organismo cumplir con su rol referido a temas de estabilidad fiscal, monetaria y financiera.                                           

 Cualquier  lector común, con solo observar la realidad, podría preguntarse  si   esa   formulación   es  valida  sin  antes  elaborar  una   verdadera  autocrítica  de  ciertas  prácticas,  por  parte  del  organismo  con  la  consiguiente responsabilidad que dichas conductas generan.                

                                                                           

 El  FMI se ha apartado sistemáticamente del orden jurídico internacional a  través  de  un  esquema  de  poder  diseñado sobre la base de la debilidad  estructural de un importante  elenco  de  Estados  de  la  Comunidad  Internacional vulnerando su independencia económica y financiera.         

                                                                           

 Como es sabido, la evolución del endeudamiento externo argentino desde sus orígenes  ha  sido monitoreado por funcionarios del organismo  – aún desde  las   propias  oficinas  de  nuestro  Banco  Central  con  lo  cual  es  incuestionable  su  responsabilidad en las crisis económicas, financieras que afrontó nuestro país en los últimos treinta años.                     

                                                                            

 Pero  no  es  el  objetivo en ésta oportunidad analizar el caso argentino, sino  evaluar el rol actual del FMI en el esquema financiero internacional y  la  necesidad imperiosa de una revisión  honesta  de sus políticas, con  la respectiva asunción de responsabilidades, como punto de partida para la conversión que se viene planteando.                                     

                                                                            

 Para  ello  debemos  retrotraernos  a  los  ´80  cuando,  con el conflicto petrolero, se presenta la primera gran crisis de la deuda. Allí los países en desarrollo han  debido  reestructurar  sus  deudas  en  manifiestas condiciones  de  inferioridad  con  su   acreedor   quién, imponiendo su llamada   política  de ajuste estructural, recomendó" la implementación de  políticas  de  shock  a  efectos de disminuir drásticamente los brotes inflacionarios,  una cruda política fiscal contractiva (o de consolidación  fiscal),  la  apertura  indiscriminada  de  lo  mercados  a  los productos foráneos  en  desmedro de las industrias nacionales y la precarización del

 mercado laboral.                                                          

                                                                           

 Asimismo,  la  aplicación  de  ésta política por parte del organismo que Arturo  Sampay  ya  definiera  en  los ´60 como  a new big stick, generó otros  efectos  indirectos que han dañado las economías nacionales y, por consiguiente, el nivel de vida de los pueblos, atentando contra los mas elementales derechos humanos.                                              

                                                                           

 Entre  ellos  podemos  mencionar una reducción notable en los servicios de salud y educativos. Asimismo se observó una reducción en la calidad de los servicios  públicos  y  un  consiguiente  empobrecimiento  de los países a través de las políticas privatizadoras impuestas por el FMI.              

                                                                           

En  sustento  de  los  argumentos que venimos sosteniendo, Alejandro Olmos Gaona,  citando a relevantes personalidades, nos indica que: –el FMI la principal  institución internacional para tratar con las crisis, demasiado a  menudo agrava la inestabilidad política, no logra controlar el impacto político de sus acciones…(Henry Kissinger, 2001. www.clacso.org/kissinger).                                                

                                                                            

 Continua  el  destacado historiador acercándonos el pensamiento de un gran  economista como es Joseph Stigliz quién afirmó –los equipos que visitan  los  países  para  realizar auditorias son bien conocidos por preparar sus  informes  antes  de  la visita. y el último nos remite a los dichos del  profesor  de  Cata  Institute  Steve  Hanke  quién  afirmó  que  el FMI  interfiere demasiado en las políticas domesticas                     

                                                                            

 No  es  el objeto aquí el análisis jurídico de éstas políticas, brevemente  reflejadas,  y  la  necesaria atribución de responsabilidad que las mismas  generan  al  organismo[2],  sino  incorporar otro ámbito de análisis a las  propuestas  reformistas  que se plantean, por medio del cual no siempre la  dureza  (o  el  ruthless truth telling keynesiano) garantizan la calidad y  eficiencia  de  las  instituciones,  si  la misma no va acompañada con una  cuota   de   responsabilidad,  honestidad  y  seriedad  en  las  políticas  implementadas.                                                            

                                                                           

 [1]  Abogada.  Docente  Derecho  Internacional  Público UBA. Investigadora UBA-CARI