El creador del Brasil moderno. Dejó, forzado por sus asesinos, una carta-testamento que es uno de los documentos políticos más dramáticos e iluminados

EN 1954 FRAGUARON UN PRESUNTO SUICIDIO DEL PRESIDENTE GETULIO VARGAS, CRUELMENTE ASESINADO FRENTE A SU AMANTE QUIEN LOS DENUNCIO AÑOS DESPUÉS.

En 1943, Getúlio creó la CLT (Consolidación de las Leyes del Trabajo), garantizando la estabilidad del empleo después de diez años de servicio, descanso semanal, la reglamentación del trabajo de menores, de la mujer, del trabajo nocturno y fijando la jornada laboral en ocho horas de servicio.

De la muy dramática historia latinoamericana y los crueles métodos de su archi enemigo, los Estados Unidos de Norteamérica. 

“Una vez más, las fuerzas y los intereses contra el pueblo se coordinaron y nuevamente se desencadenan sobre mí.

No me acusan, insultan; no me combaten, calumnian, y no me dan derecho de defensa.

Precisan sofocar mi voz e impedir mi acción, para que yo no continúe defendiendo, como siempre defendí, al pueblo y principalmente a los humildes” (…)     

 “Luché contra la expoliación del Brasil.

Luché contra la expoliación del pueblo.

He luchado a pecho abierto.

El odio, las infamias, la calumnia no abatirán mi ánimo.

A vosotros os di mi vida. Ahora os ofrezco mi muerte.

Nada recelo. Serenamente doy el primer paso en el camino de la eternidad y salgo de la vida para entrar en la Historia”.

Obligado a escribir sobre su suicidio, era asesinado por los hombres de la CIA.

Nacido en el interior del estado de Río Grande del Sur, en la ciudad de São Borja, hijo de Manuel do Nascimento Vargas y Cândida Dornelles Vargas.

Cuando era joven alteró sus documentos para constar su año de nacimiento como 1883, lo que fue descubierto en la conmemoración del centenario de su nacimiento.

Getúlio Dornelles Vargas era parte de una familia gaucha originaria de las Azores, en su lado materno.

Su padre era del estado de São Paulo y pertenecía a familias paulistas antiguas: entre sus ancestros, Amador Bueno, un paulista famoso del período colonial de Brasil.

Primeramente, intentó seguir la carrera militar, convirtiéndose en soldado de la guarnición de su municipio natal en 1898 y, en 1900, se matriculó en la Escuela Preparatoria y de Táctica de Rio Pardo, donde no participó mucho tiempo, ya que fue transferido a Porto Alegre, con el fin de terminar el servicio militar.

Realizó el curso secundario en Ouro Preto y se matriculó en la Facultad de Derecho de Porto Alegre en el año 1904, donde conoció al entonces cadete de la escuela militar Eurico Gaspar Dutra.

Se graduó en Derecho en el año 1907. Trabajó inicialmente como promotor junto al forum de Porto Alegre, pero tiempo después decidió volver a São Borja, para ejercer la abogacía.

Carrera política

Con su esposa Darcy Sarmanho Vargas en una fotografía de 1911.

En 1909 fue elegido diputado estatal, siendo reelecto en 1913.

Al poco tiempo renunció, en desacuerdo por las actitudes tomadas por el entonces presidente de Río Grande del Sur, Borges de Medeiros, durante la elección.

Sin embargo, retornó a la Asamblea Legislativa estatal en el año 1917, y fue nuevamente elegido en 1921.

Cámara dos Diputados

En 1923, fue electo diputado federal por el Partido Republicano Riograndense (PRR), en sustitución de Rafael Cabeda.

Pronto se convirtió en líder de los diputados de Río Grande del Sur en la Cámara Legislativa, en Río de Janeiro.​

Completó el mandato de Rafael Cabeda y fue nuevamente electo diputado federal en la legislatura de 1924 a 1926, dirigiendo la bancada gaucha en la Câmara dos Deputados.

En 1924, apoyó el envío de tropas gauchas al Estado de São Paulo, en apoyo al gobierno de Artur Bernardes contra la Revolta Paulista de 1924.

En un discurso en la Câmara dos Deputados, Vargas criticó las revueltas, alegando que: «¡Ya llegó el fin de la era de los amotinamientos en los cuarteles y de los esfuerzos caudillezcos, viniesen de donde vinieren!» (en portugués, ‘Já passou a época dos motins de quartéis e das empreitadas caudilhescas, venham de onde vierem!’)2​

Ministerio de Hacienda

Asumió el ministerio de Hacienda el 15 de noviembre de 1926, en el gobierno de Washington Luís, implantando en este período la reforma monetaria y cambiaria, a través del “decreto nº 5.108”.

El 17 de diciembre de 1927 dejó su cargo de ministro para presentarse y vencer en las elecciones a la presidencia (actualmente el cargo recibe el nombre de gobernador) de Río Grande del Sur (mandato 1928-1933), llevando en su lista como vicepresidente a João Neves da Fontoura.

Cuando Vargas dejó el ministerio, el presidente Washington Luís pronunció un largo discurso, elogiando la competencia y la dedicación al trabajo de Getúlio Vargas, con palabras como: «A honestidade de vossos propósitos, a probidade de vossa conduta, a retidão de vossos desígnios, fazem esperar que, de vossa parte e de vosso governo, o Rio Grande do Sul continuará a prosperar, moral, intelectual e materialmente».4​

Presidencia de Río Grande del Sur

Su elección como presidente de Río Grande del Sur cerró un período de treinta largos años de gobierno de Borges de Medeiros en el estado.

Vargas asumió el cargo el 25 de enero de 1928, ejerciéndolo hasta el 9 de octubre de 1930.

Glauco Carneiro, en el libro «Lusardo, o Último Caudilho», hablaba así del fin de la «Era Borges de Medeiros» y de la victoria de Getúlio Vargas, como candidato de la conciliación entre el PRR y el Partido Libertador:

«Elegia-se, Getúlio Vargas, como candidato da ‘conciliação’, presidente do Rio Grande do Sul. Em 25 de janeiro de 1928, ao completar trinta anos de domínio do sistema governamental gaucho, Borges de Medeiros passava o cargo e encerrava sua carreira de ditador da política republicana».

Glauco Carneiro.​

Durante su mandato, inició un fuerte movimiento de oposición al gobierno federal, exigiendo el fin de la corrupción electoral a través de la implementación del voto secreto y universal, aunque mantuvo buenas las relaciones con el presidente Washington Luís, consiguiendo varios beneficios para Río Grande del Sur.

Creó el Banco del Estado de Río Grande del Sur, apoyó la creación de VARIG (Viação Aérea Rio Grandense) y unió a los partidos políticos de su estado (el PRR y el Partido Libertador), antes, eternamente rivales.

Revolución de 1930

En la República Velha (1889-1930), estaba en marcha en el Brasil la llamada «política del café com leite», en la que se alternaban en el poder los políticos de São Paulo y Minas Gerais.

Por eso, a comienzos de 1929, Washington Luís seleccionó al Presidente de São Paulo, Júlio Prestes, como su próximo sucesor, lo que fue apoyado por los presidentes de los 17 estados.

Solamente tres estados negaron el apoyo a Júlio Prestes: Minas Gerais, Río Grande del Sur y Paraíba, siendo que hasta el día de hoy, la bandera de Paraíba lleva consigo la palabra NÉGO.

Los políticos de Minas Gerais quedaron insatisfechos con la selección de Júlio Prestes, ya que esperaban que Ribeiro de Andrada gobernara aquel estado, como indicaba la «política del café con leche».

Como resultado de la ruptura, esta política llegó a su fin y se inició la articulación de un frente opositor al intento del presidente.

Getulio Vargas y otros líderes de la revolución de 1930, en Itararé, poco después del derrocamiento de Washington Luís.

Minas Gerais, Río Grande del Sur y Paraíba se unieron a políticos de oposición de diferentes estados, inclusive el Partido Democrático de São Paulo, para frenar la candidatura de Júlio Prestes.

Formaron, en agosto de 1929, la Alianza Liberal, que fue lanzada el día 20 de septiembre de ese mismo año y Getúlio Vargas y João Pessoa (Presidente de Paraíba) concurrieron como candidatos a las elecciones presidenciales.

La candidatura y el programa de la Alianza Liberal contaron con el apoyo, además de los estados citados, de partidos de oposición en varios estados, inclusive el Partido Democrático en São Paulo, y también miembros de las llamadas clases medias de la sociedad brasileña y por hombres del «Tenentismo», como Siqueira Campos, João Alberto Lins de Barros, Juarez Távora y Miguel Costa..

Las elecciones fueron realizadas el día 1º de marzo de 1930 y dieron la victoria a Júlio Prestes.

La Alianza Liberal se rehusó a aceptar la validez de las elecciones, alegando que la victoria de Júlio Prestes era un fraude electoral.

Además de eso, los diputados electos en estados donde la Alianza Liberal consiguió la victoria, no tuvieron el reconocimiento de sus mandatos.

A partir de ahí, se inició una conspiración, con base en Río Grande del Sur y en Minas Gerais.

El día 26 de julio de 1930, João Pessoa fue asesinado por João Dantas en Recife, por cuestiones políticas y de orden personal, sirviendo como detonante para la movilización armada iniciada en Río Grande del Sur, el 3 de octubre.

El día 10, Getúlio Vargas partió, por ferrocarril, rumbo a la capital federal (por entonces, Río de Janeiro).

Se temía que una gran batalla ocurriría en Itararé (São Paulo, en el límite con Paraná), donde las tropas del gobierno federal estaban acampadas para detener el avance de los hombres de Getúlio Vargas.

La batalla no ocurrió, ya que los generales Tasso Fragoso y João de Deus Mena Barreto y el almirante Isaías de Noronha depusieron a Washington Luís, el 24 de octubre y formaron una junta de gobierno.

El Gobierno provisional (1930-1934)

Getúlio Vargas nombrando los ministros de su gobierno, el 3 de noviembre de 1930.

El 3 de noviembre de 1930, la junta militar pasó el poder a Getúlio Vargas y éste se convirtió en Jefe del Gobierno Provisorio con amplios poderes.

La constitución de 1891 fue anulada por Getúlio, y se gobernó a través de decretos.

Hubo en el inicio, una especie de comando revolucionario, llamado «Gabinete Negro», pero luego Getúlio consiguió librarse de la influencia de los tenientes y gobernar sólo con un ministerio.

Nombró a interventores para los Gobierno Estaduales, en la mayoría de los casos tenientes que participaron de la Revolución de 1930.

Creó el Ministerio de Trabajo, Industria y Comercio y el Ministerio de Educación y Salud; dio amnistía a los revolucionarios de la revolución de 1924 y de la Coluna Prestes.

Durante ese período, Getúlio Vargas dio inicio a las promesas de la Alianza Liberal y la modernización del Estado.

Creó el código de las aguas, propaganda comercial en las radios.

El 19 de marzo de 1931, fue creada la Ley de Sindicalización, volviendo obligatoria la aprobación de los estatutos de los sindicatos por el Ministerio de Trabajo.

La revolución de 1932

El 9 de julio de 1932, surgió la Revolución Constitucionalista de 1932 en el Estado de São Paulo.

El Partido Republicano Paulista y el Partido Democrático de São Paulo, que antes apoyaron la revolución de 1930, se unieron en un Frente Único para exigir el fin de la dictadura del «Gobierno Provisorio» y una nueva Constitución.

Un gran contingente de voluntarios civiles y militares desencadenaron una lucha armada con el Gobierno Provisorio, con el apoyo de políticos de otros estados como, Borges de Medeiros, Artur Bernardes y João Neves da Fontoura.

Iniciado el 9 de julio, ese movimiento se extendió hasta el 2 de octubre de 1932, cuando fue derrotado militarmente.

La Revolución constitucionalista marcó el inicio del proceso de democratización.

El 3 de mayo de 1933 fueron realizadas elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente, y fue cuando las mujeres votaron por primera vez en el Brasil en elecciones nacionales.

Cabe destacar que en esta Asamblea participó quien fuera electa la primera mujer diputada de Brasil, Carlota Pereira de Queirós, que curiosamente representaba al estado derrotado en 1930: São Paulo.

El 16 de julio de 1934 fue sancionada y aprobada una nueva Constitución, y ese mismo día, el Congreso Nacional eligió, por voto indirecto, a Getúlio Vargas como Presidente de la República.

La nueva Constitución estuvo inspirada en la Constitución de Weimar e incorporó nuevos aspectos a la vida económica, social y política vinculados a la nacionalización de recursos, establecimiento de la enseñanza pública, religiosa, gratuita y obligatoria y finalmente la institución del Servicio Militar Obligatorio.

Gobierno Constitucional (1934-1937)

Durante el período en que gobernó constitucionalmente el país, creció la actuación de la Acción Integralista Brasileña (AIB), de inspiración fascista, liderada por Plínio Salgado, y surgió la Alianza Nacional Libertadora (ANL), movimiento polarizado por el Partido Comunista Brasileño (PCB), pro Moscú.

El cierre del ANL, determinado por Getúlio Vargas, llevó a prisión a varios de sus partidarios, principalmente los que llevaron a cabo la Intentona Comunista del 27 de noviembre de 1935, movimiento ocurrido en las ciudades de Natal, Recife y Río de Janeiro.

A partir de ahí, siguieron los «estado de sitio» y la inestabilidad política, que culminó en el Estado Novo.

Estado Novo (1937-1945)

El golpe de estado de 1937

En 1937, cuando se esperaban las elecciones presidenciales de enero de 1938, fue denunciado por el gobierno la existencia de un plan comunista para tomar el poder, conocido como Plan Cohen, llevado a cabo en el propio interior del gobierno por el capitán Olympio Mourão Filho.

Con la conmoción causada por el Plan Cohen, en un clima inestable por el juicio de los participantes de la Intentona comunista, con los seguidos estados de sitio; y con una neutralización de sus principales adversarios (como el interventor de Río Grande del Sur, Flores da Cunha), fue que Getúlio Vargas sin resistencia dio un golpe militar e instauró el Estado Novo, el día 10 de noviembre de 1937, que duró hasta el 29 de octubre de 1945.

Getúlio Vargas determinó el cierre del Congreso Nacional y creó una nueva constitución (redactada por el ministro de Justicia Francisco Campos), que le confería el control de los poderes Legislativo y Judicial.

Al mes siguiente, firmó un decreto-ley que hacía desaparecer todos los partidos políticos, incluido la Acción Integralista Brasileña (AIB).

El 11 de mayo de 1938, los integralistas, insatisfechos con el cierre del AIB, invadieron el Palacio Guanabara, en un intento de deponer a Getúlio Vargas. Ese episodio fue conocido como Levante Integralista.

Modernización del Estado, de las leyes y de la sociedad

Entre 1937 y 1945, durante el Estado Novo, Getúlio Vargas dio continuidad a la reestructuración del Estado y profesionalización del servicio público, creando el DASP (Departamento Administrativo del Servicio Público) y el IBGE.

Abolió los impuestos en las fronteras interestaduales y creó el impuesto a la renta.

Se orientó cada vez más en la intervención estatal en la economía y en el nacionalismo económico, provocó un fuerte impulso en la industrialización.

Adoptó la centralización administrativa como marca para crear una burocracia de estado fuerte, hasta entonces inexistente.

Fueron creados, en ese periodo, el Consejo Nacional del Petróleo (CNP) (posteriormente llamada Petrobrás, en 1951), la Compañía Siderúrgica Nacional (CSN), la Compañía Vale do Rio Doce, la Compañía Hidroeléctrica de São Francisco y la Fábrica Nacional de Motores (FNM), entre otros.

Editó, en 1941, el Código Penal y el Código Procesal, todos hasta el día de hoy en vigor.

En 1943, Getúlio creó la CLT (Consolidación de las Leyes del Trabajo), garantizando la estabilidad del empleo después de diez años de servicio, descanso semanal, la reglamentación del trabajo de menores, de la mujer, del trabajo nocturno y fijando la jornada laboral en ocho horas de servicio.

La consolidación del poder

Una serie de medidas fueron necesarias para reprimir a las oposiciones, tales como la nominación de interventores para los Estados de estricta confianza y con buenas relaciones en sus Estados, la eliminación de los tenientes de 1930 de la fuerza política, la disciplina y profesionalización de las fuerzas armadas y la censura a los medios de comunicación realizada por el DIP (Departamento de Prensa y Propaganda).

Ese órgano además era el encargado de difundir la ideología del Estado Novo, articulando la propaganda del gobierno y ejerciendo control sobre la Prensa.

Cabe resaltar que Vargas restableció una condecoración de la época imperial, ahora con el nombre de Orden de la Cruz del Sur.

La Segunda Guerra Mundial y la caída en 1945

Si bien Vargas había inspirado parte de su conducción política en los regímenes fascistas que gobernaban Europa,con los primeros indicios de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, Getúlio Vargas mantuvo una posición neutral hasta 1941 cuando, durante la Conferencia de los países sudamericanos en Río de Janeiro, estos países decidieron, contrariando el criterio de Getúlio, condenar los ataques japoneses a los Estados Unidos y romper las relaciones diplomáticas con Alemania, Italia y Japón.

Seguido a ello, los alemanes atacaron con submarinos a embarcaciones brasileñas, en represalia al fin de la neutralidad brasileña.

Después del ataque con torpedos a las embarcaciones brasileñas, en 1942, el país le declaró la guerra a Alemania y a Italia.

Seguido a la firma de un acuerdo entre Brasil y los Estados Unidos, por el cual el gobierno norteamericano se comprometía a financiar la construcción de la primera planta siderúrgica brasileña a cambio del permiso para la instalación de bases militares en la región noreste, más específicamente en Natal.

El 28 de enero de 1943, Vargas y Franklin Delano Roosevelt (presidente de los EE.UU.) participaron en la Conferencia de Natal, donde se produjeron los primeros intentos de los que resultó la creación, en noviembre, de la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB), cuyo primer escuadrón fue enviado, en julio de 1944, para combatir en Italia. En junio de 1945, se declaró la guerra al Japón.

Con la aproximación del fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945, las presiones en pro de la redemocratización se hacían más fuertes.

A pesar de algunas medidas tomadas, como la definición de una fecha para las próximas elecciones (2 de diciembre), la amnistía, la libertad de organización partidaria, y el compromiso de hacer elegir una nueva Asamblea Constituyente, Getúlio Vargas fue depuesto el 29 de octubre de 1945, por un movimiento militar liderado por generales que componían su propio ministerio.

 

NOTA DE LA NAC&POP: La amante de Getulio Vargas, muchos años después de su muerte, declaro en una entrevista en televisión que ella estaba presente cuando varios hombres se avalanzaron sobre ellos y asesinaron con armas de fuego a Getulio Vargas, armando  la escena para que pareciera un suicidio. MG/ NAC&POP /