Peronistas Derechos, Inversos y Perversos

EL PERONISMO Y LA NOMENKLATURA ARGENTINA

El Siglo 21 es el del Continentalismo, etapa anunciada por Perón, en sus escritos de Actualización Doctrinaria. El Peronismo debería liderar esta etapa, pero hace lo contrario.
EL PERONISMO Y LA “NOMENKLATURA” ARGENTINA Por Walter A. Moore

En el momento en que conmemoramos los dos siglos de la Reconquista, nuestra primera gesta épica popular donde se constituye la República Argentina, el Peronismo está instalando los principios básicos de la Era Continentalista en Sudamérica.

Curiosamente, a este proceso no lo conducen argentinos, donde se encuentra la cuna del Peronismo, sino el líder venezolano, Hugo Chávez Frías, que desarrolla punto por punto la política exterior y gran parte de la política interna postulada por el peronismo desde hace 60 años, resumiendo numerosas corrientes de pensamiento nacional y popular.
Sin embargo, los dirigentes políticos argentinos actuales, del justicialismo inclusive, se niegan a ser peronistas, y creo que este proceso requiere reflexiones sobre la estructura de la dirigencia política argentina actual. El uso mediático de la designación “Clase Política” no parece muy adecuado, pues no se trata de una “clase social” que es a lo que se refiere la designación de “clase”. 
La designación como Nomenklatura utilizado para describir a los grupos gerenciales de la Unión Soviética, admite una universalización aplicable a los políticos, gerentes e influyentes que operan en las estructuras gubernamentales en el mundo capitalista y en los pocos lugares donde sobrevive la idea muerta del socialismo.
Por más buena voluntad que pongamos para encontrar algún argumento que se oponga al reclamo de un Pueblo entero que reclamaba unánimemente “Que se vayan todos” en los gloriosos días de fin de 2001, las características negativas de nuestra Nomenklatura se imponen. No es la corrupción el mal mayor que la aqueja, sino la suprema ignorancia e irresponsabilidad con que toman las decisiones, el desprecio por la gente de nuestro pueblo, la indiferencia ante el destino de nuestra Patria, la impudicia con que se encuentran sumergidos en la lógica del dinero y la total negación de cualquier lógica de la vida.
Esta “Nomenklatura” compuesta por jerarcas políticos, gremiales y empresariales y algunos intelectuales perversos, todos amparados por “padrinos” que permanecen en las sombras, dado que son personeros de otros gobiernos o grupos extranjeros, de bancos o empresas multinacionales, de grupos económicos o mafiosos, o bien de dueños de oropeles que algunos tilingos quisieran compartir.
Estos influyentes operan sobre la Nomenklatura en forma sistémica a través de  diferentes organismos, tales como Fundaciones (como por ejemplo la Fundación Mediterránea que engendrara a Domingo Cavallo), instituciones de origen nacional como la UIA y la CGT, o ONGs y Consultoras internacionales, como Price, Waterhouse & Coopers o Green Peace (no es ningún secreto que Green Peace es una filial de la World Wide Foundation, presidida nada menos que por el Duque de Edimburgo y que nació para sabotear el programa nuclear francés, y sin embargo una senadora presenta un proyecto de ley confeccionado por esa organización). 
A esto debemos agregar las organizaciones multinacionales ahora designadas como Organizaciones Multilaterales y la permanentemente manipulación de las información o los acontecimientos de los siempre influyentes servicios de inteligencia que, lejos de ser sólo misteriosos agentes, manejan grandes empresas que les brinda información detallada de lo que sucede en el país, como por ejemplo, cadenas de supermercados y empresas de Internet.Nos parece inconcebible que los grandes corruptores no sean castigados (el caso de IBM es emblemático: después de probar que funcionarios de esa empresa corrompían a empleados del Estado, la empresa sigue funcionando en la Argentina como si nada hubiera pasado), o que nombren ministros economía que son miembros fundadores del CARI (Consejo Argentino de Relaciones Internacionales) que es una filial del Council on Foreign Relations, de New York (ver: www.cfr.org), cuyo desarrollo se basa en los intereses de la plutocracia británica y europea concentrada en el Royal Institute of International Affairs (Chatham House) (ver:www.riia.org) con ramificaciones en todo el mundo, hasta el disparate de que el Congreso Nacional en pleno aceptó vender (mejor dicho, regalar) a YPF, empresa líder en toda América Latina, a otra que no tenía un solo pozo petrolero y que en el primer trimestre del año 2006 se llevó beneficios por 1.160 millones de dólares, después de secar gran parte de nuestros pozos por sobreexplotación y dejar decenas de miles de desempleados, para mencionar unos pocos dislates de esta gentuza con poder.
LA IDONEIDAD ES IMPRESCINDIBLE PARA GOBERNARAnte el panorama cada vez más complejo del escenario político para tomar decisiones políticas, legislativas y judiciales es necesario disponer de condiciones personales capaces de:
A.)    
Absorber una cantidad creciente de capacitación técnica, 
B.)     
Realizar un manejo solvente de la información relevante en asuntos importantes, y sobre todo,
C.)     
Disponer de lucidez política, que es la herramienta universal indispensable para tomar decisiones estratégicas.
Nadie puede caracterizar a los miembros de nuestra Nomenklatura como dueños de estas capacidades, pero como de cualquier manera operan en lugares de poder y así se convierten en una lamentable parodia, en patéticos “aprendices de hechiceros”, compulsados a tomar decisiones que les quedan grandes, pero que comprometen a la Nación y al Pueblo Argentino por generaciones, y lo hacen generalmente sin tener la menor idea de lo que están haciendo, y cuando se despiertan de su delirio omnipotente se dan cuenta que no pueden salir a la calle sin el riesgo de ser apedreados.
Ni siquiera podemos imaginar a nuestros legisladores impulsando una medida semejante a la que proponen los legisladores de India que ha pedido que se prohíba la venta de Coca Cola y Pepsi Cola, pues verificaron que la cantidad de agroquímicos que contienen  destruye poco a poco la salud de toda su población. En Argentina, en cambio el Congreso tiene hace un año que mantiene sin sanción la ley que restringe el consumo de tabaco, cuando ni siquiera las tabacaleras se atreven a negar que este hábito no sólo produce cáncer, sino que reconocen que a los cigarrillos les agregan constantemente mayores componentes adictivos.Observamos, no sin asombro, a una enorme mayoría los funcionarios públicos no rinden exámenes periódicos para garantizar una idoneidad profesional imprescindible para defender los intereses de la población y de la Nación. 
Y algo similar ocurre con los que ejercen cargos políticos puros, como los congresales y miembros del poder ejecutivo carentes de las mínimas capacidades doctrinarias que deberían regulan su accionar.  
Esto sucede también en el ahora llamado “escenario hegemónico peronista”, y parece útil ilustrar a muchos jóvenes (y no tan jóvenes), que se encuentran confundidos, sobre lo que es Peronismo y lo que no. Averiguar si alguien es peronista, o no, es sencillo: Si su trabajo y sus decisiones incrementan “la felicidad del Pueblo y la grandeza de la Nación”, se trata de un peronista, si eso no sucede, puede cantar Los Muchachos Peronistas todo lo que quiera, pero, peronista, no es. También podemos observar si su acción ayuda a construir la “Soberanía Política, la Independencia Económica, la Justicia Social y la Defensa Ambiental”. 
Eso es una política peronista. Pero si se mantiene el estatus quo, si nada se mueve en al menos en alguna de estas direcciones, o peor aún, avanza en dirección contraria, podemos decir con certeza que no estamos ante un peronista.Cuando Perón estaba en el gobierno, era obvio que todo el país marchaba en estas direcciones, por eso el ironizaba cuando le preguntaban sobre radicales y comunistas, diciendo: “peronistas somos todos”. LOS TRES TIPOS DE “PERONISTAS”En cambio ahora podemos encontrar tres tipos de peronistas autoproclamados: Los Peronistas Derechos, que piensan y actúan como peronistas cuando tienen el más mínimo acceso a un poco de poder y que proceden poniendo Primero la Patria, luego el Movimiento y después los Hombres. 
A esos la Nomenklatura los persiguió en forma sistemática, asesinando a muchos y obligando a emigrar a muchos más. Los Peronistas Inversos, que son lo contrario de los Peronistas Derechos, porque funcionan al revés: Primero Ellos (su máxima aspiración política es echar mano a la Caja más grande Posible), Después Su Banda y Nunca la Patria (excepto en sus discursos electorales). Otro modelo de peronista se desarrolló en los “años de plomo”, o sea desde 1955 hasta 1982, podemos llamarlos Peronistas Perversos, pues con las maravillosas consignas del Peronismo, lograron enrolar a miles de jóvenes en la lucha para reinstalar al Peronismo en el Poder, para después llevarlos a la muerte y al exilio, cuando no a las cámaras de torturas de los sicarios del Imperio. 
Pero, a pesar del espectacular accionar de estos grupos Pseudo Peronistas (en nada diferenciados de los Gorilas, excepto en que, al menos, los Gorilas se declaran francamente antiperonistas), el peronismo sigue vivo y renace siempre como el Ave Fénix, pues el Peronismo anida en el corazón del Pueblo.
El Peronismo tarda en renacer en la Argentina debido a la gigantesca la cantidad de excrementos antipatria dejados por los ataques furiosos y concertados que ha recibido durante seis décadas. Pero como todos saben, el estiércol es repugnante en el momento en que se produce, pero luego abona la tierra, y permite un nuevo renacimiento más vigoroso aún.
Es así que, debido a estos ataques de medio siglo por parte de esta Nomenklatura sicaria, el Pueblo Argentino es el pueblo más “vacunado políticamente” en todo el planeta, y eso ha hecho a su esencia peronista aún más resistente. Porque el Peronismo una doctrina instalada en los genes del Pueblo Sudamericano, representa la esencia ética de las dos grandes culturas que se amalgaman en la Argentina y en gran parte de Sudamérica: la cultura aborigen y la cultura europea. 
Es por eso que el Peronismo admite una cantidad de variantes tan prolíficas como las que resultan de la fusión de estas dos grandes culturas, lo cual genera la unidad dentro de la diversidad, tanto en las ideas como en las distintas regiones de nuestra Patria y de la Patria Grande Sudamericana.
Los ataques contra este robusto organismo cultural que sintetiza el Peronismo, empezaron con el europeísmo a ultranza de la Universidad Reformista, lo atacó la oligarquía de los apellidos patricios, dueños de los campos que no pagan impuestos, lo atacó el gorilismo nacionalista católico y el gorilismo liberal de la pseudo libertad (aquella que postula que muchos se mueran de hambre mientras unos pocos dilapidan su dinero y su vida en fantochadas suntuosas). 
Lo atacaron los militares manipulados en la Escuela de las Américas, lo atacaron los agentes imperiales disfrazados de guerrilleros, los partidarios del “Deme dos” en sus versiones más delirantes, como la del Cavallo, lo atacaron las multinacionales para quedarse con nuestras empresas, lo atacaron desde los sectores más reaccionarios de la Iglesia Católica, lo sabotearon aquellos sindicalistas que había sido inventados por el mismo peronismo, para enumerar los virus más explosivos que tuvo que resistir.El Peronismo Joven ahora está en Venezuela, en Bolivia lo encontramos inmerso en una de sus raíces esenciales, la Cultura Ecológica Andina, y podemos decir que la Revolución Boliviana está sostenida por un Proto Peronismo, pero el Peronismo Maduro se esta gestando en Argentina, pues ya sobrevivimos a todo el ataque posible.Hace 50 años lo teníamos todo: Una doctrina nacional y popular; una juventud sana con una universidad popular brillante; todos los recursos naturales necesarios; pujantes y eficientes empresas estatales de servicios públicos y de industria pesada; una industria liviana que había sustituido casi completamente a las importaciones; instalaciones de vanguardia en energía nuclear; industria aeronáutica y militar de alto vuelo; una sólida red de transporte ferroviario y una industria automotriz propia con un enorme potencial de desarrollo. A esto se sumaba una capacidad de producción y transformación alimentaria que permitió darle más bienes a la Europa de posguerra que las que les diera un inflado Plan Marshall.Con sólo observar una secuencia del último medio siglo, podemos darnos cuenta para quien y con que fines ha operado la Nomenklatura argentina, enumeremos:
 1.)    
1955: El golpe de Estado presidido por el fusilador Aramburu nos afilió al FMI, y comenzó pidiendo un crédito al Club de París, con lo cual iniciamos el largo periplo desde la “Nada de Deuda” peronista que creció hasta el momento cumbre, donde los usureros reclamaban “Deuda por Territorio”, también anuló la Constitución de 1949 que impedía el saqueo de nuestros recursos naturales y protegía a niños y ancianos, y para desarrollar el sistema de saqueo institucional nos instaló al primer  gran delincuente ilustrado: Raúl Prebish
2.)    
El gobierno prestado de Frondizi liquidó a la industria automotriz nacional que, en ese momento era más importante que la japonesa, y comenzó a levantar los rieles, en esa oportunidad, de los tranvías. Además comenzó a destruir la Universidad Nacional abriendo la puerta a las multinacionales con la excusa de “Laica versus Libre”. Se cayó solo, volteado por sus propias mentiras sobre el petróleo y la política.
3.)    
Luego el excelente gobierno de Illia, sin el sustento de la Nomenklatura, es derrocado porque quiere controlar a la industria de los medicamentos que maneja a la profesión médica y continuó el proceso de industrialización y distribución de la riqueza interrumpido por los militares gorilas y los supuestos “desarrollistas”.
4.)    
La banda de Onganía lo derroca y lo primero que hace es destruir lo que quedaba de la Universidad Estatal, vaciándola de la inteligencia que creyó que la Reforma era mejor que la Universidad Popular que buscó instalar el peronismo. El siguiente paso de este grupo golpista fue destruir a las Pequeñas y Medianas Empresas Industriales, así comenzó el proceso de eliminación de las cooperativas de crédito que las financiaban. El Cordobazo fue la contraofensiva popular, que culminó con el regreso del peronismo al poder.
5.)    
El sabotaje de la izquierda guerrillera al poder popular, objetivamente funcional al proyecto de destrucción de la Nación, fue fundamental para crear las condiciones para instalar el Proceso Siniestro, cuyo slogan fue “Achicar el Estado es agrandar la Nación”. Así terminó con lo que quedaba de la Universidad, amplificó la deuda externa (el patrón de José Martinez de Hoz instaló la “tablita cambiaria” que le permitió robar 4.000 millones de dólares en tres años). 
Y desde entonces los ministros de economía y los directores del Banco Central fueron sistemáticamente designados por Wall Street y/o la City londinense. Pero lo peor que logró el Proceso fue instalar el miedo a la muerte como forma de vida, con la consecuencia de que gran parte de la sociedad se volcó al feroz inmediatismo del “sálvese quien pueda” y convenció a los jóvenes de que “la ética es una antigüedad” y “lo moderno es ser oportunista”.
6.)    
El charlatán de Alfonsín, mientras proclamaba que con la Democracia se comía, se estudiaba y se curraba, hacía quebrar a 46.000 empresas industriales y duplicaba la escandalosa deuda externa que dejara la banda del canalla Videla y abría el camino para destruir al movimiento obrero, apoyado por todos los intendentes radicales colaboracionistas del Proceso.
7.)    
Luego llegó el peor de todos, Carlos Menem, que demolió uno de los ferrocarriles más extensos de América Latina, regaló la empresa petrolera más importante del continente, hizo quebrar a 106.000 empresas industriales, volvió a multiplicar la Deuda Externa y liquidó a casi todos los bancos estatales y profundizó la catástrofe de las privatizaciones, entregando a empresas extranjeras el control de los servicios públicos esenciales, inclusive los necesarios para la Defensa nacional.
8.)    
Después del tsunami menemista, el grupo de “bienpensantes” de la Nomenklatura logra el gobierno y los incompetentes De La Rua (un gorila radical) y Chacho Álvarez (un converso antiperonista), llevaron al país al borde del abismo, permitiendo incluso que cuarentena de camiones blindados llevaran hasta el aeropuerto el dinero de los argentinos robado por los bancos.
9.)    
Luego llega otra banda, ahora la de un pseudo peronista, Eduardo Duhalde, un inepto total que, entre otras iniquidades, triplicó de un plumazo la deuda externa argentina, y siempre rodeado por la omnipresente Nomenklatura, potenció el proceso de “sojización” y de proliferación de los cultivos transgénicos que destruyen nuestro suelo y arruinan la salud de la población.
Así, en el país que podía haber sido la Gran Potencia del Sur, en medio siglo se instaló la miseria, la ignorancia, la inseguridad, el desamparo y la destrucción de la tierra, integrándonos al destino inventado por los europeos y norteamericanos para América Latina.Este proceso de destrucción puede revertirse con facilidad, pues no hace falta ser un genio para definir políticas que nos convengan como país y como Pueblo, solo se requiere un mínimo de dignidad para ser algo más que un ladronzuelo, un mínimo de modestia para escuchar a los que saben más que uno, y un mínimo de coraje para no seguir sometido a un imperio que se cae a pedazos.Era a esta Nomenklatura a la que Perón advirtió: 
“El cambio se hará con los dirigentes a la cabeza o con la cabeza de los dirigentes”.El Pueblo Argentino es paciente, pero Gualeguaychú, Esquel, Famatina, y otras explosiones de una Comunidad que finalmente estará Organizada desde abajo, nos muestra que la épica popular del 19 de diciembre del 2001 está viva y probablemente esta vez no termine sólo con un vuelo en helicóptero.

Buenos Aires, Jueves 3 de agosto de 2006