siguen las polemicas sobre el Mundial

JUGAR MEJOR – UNA RESPUESTA AEDUARDO GALEANO

Bueno, a esta altura del partido, va una consideración temática.

Yo se que algunos estarán suponiendo que estamos metiendo demasiado fútbol en la discusión.

 

Sin embargo considero que a la luz de lo que está ocurriendo en Medio Oriente y a la luz de los desafíos latinoamericanos, este tema no es antojadizo ni está fuera del asunto.

 

Así al menos lo evidencia la percepción que han tenido varios colegas y la que en el artículo que se incluye después señala el admirado Eduardo Galeano.

 

Es cierto lo que apunta el oriental: este mundial se presentó como bandera antirracista y ha resultado, por su desarrollo y por su entorno, un intenso cruce de racismos varios. Paradojas del mundo occidental, único al cual se le ha ocurrido hablar de derechos humanos cuando es el principal violador de los mismos.

 

En general, el oriente habla poco de racismo y de derechos humanos. Suele ser víctima de su avasallamiento. Sin embargo creo que Galeano, en ese texto, igual que suele suceder con los que traspolan fútbol y política como si fueran equivalentes directos, reflexiona fuera del recipiente, como señalaran los valiosos Les Luthiers.

 

En el decurso del análisis, da la sensación de establecerse un vínculo entre: mucho dinero en danza — intereses políticos — mal juego.

 

En base a ese esquema, se dice que este fue un mal mundial, jugado conservadoramente, porque el dinero y la política corrompen el aspecto lúdico del deporte.

 

Créanme: es una macana.

 

Todos los seleccionados pusieron en las canchas lo mejor que tenían. Que, por ejemplo, Ronaldinho jugara por debajo de su nivel, no guarda relación alguna con las empresas que lo esponsorean.

 

De hecho, el hombre perdió plata… por jugar mal. Luego, es absurdo criticar a Italia por marcar férreamente a, por ejemplo, Zidane, o a cualquier creador de juego del equipo rival.

 

¿Qué deberían hacer?

 

¿Dejarlo crear?

 

Eso no es fútbol, es autoboicot, es ir al bombo.

 

La gracia del juego es que no se sabe cómo va a salir.

 

Que aún contando con los mejores jugadores, y Argentina es un ejemplo claro, se puede perder ante un rival ordenado o, simplemente, que patea mejor los penales.

 

Si a priori los poderosos planteles de Argentina, Brasil, Francia, Holanda, tuvieran asegurado el triunfo, el torneo sería verdaderamente un fiasco. Que los talentosos jueguen en los momentos decisivos.

 

Y que los marcadores, marquen. Que los arqueros, atajen. Eso es el fútbol. Galeano en su artículo lamenta que los equipos africanos se hayan ido del mundial y dice que el mismo se transformó en una Eurocopa.

 

No se me ocurre otra respuesta que: para quedarse tendrían que haber jugado mejor, integralmente. Y listo. ¿Es posible? Lo demostraron, en otras ocasiones, Nigeria y Camerún, por sólo citar dos ejemplos.

 

No se observaron bombeos arbitrales importantes, salvo un penal para Italia, que luego fue perjudicado en la final con otro penal inexistente, lo cual si no me equivoco, habla a las claras de cierta equidistancia, aún en el error, de los arbitrajes.

 

A ver si me explico: el fútbol no es política, aunque todo tenga que ver con todo en términos muy generales. Los insultos van y vienen; a veces los proferimos y a veces los recibimos.

 

Es claro que Zidane nos cae simpático porque resultó discriminado. También es cierto que los defensores franceses jugaron, ante los equipos africanos, con singular rudeza. Jugar bien no es hacer exhibicionismo, aunque eso a veces resulte agradable.

 

Es disponer un mecanismo colectivo en base a las capacidades de los jugadores que se poseen con el objetivo de superar al rival en el campo de juego.

 

No existe habilidad sin rival. No existe gambeta plausible sin buen marcador. No existe remate al ángulo sin espléndidos arqueros. Todo es parte del juego.

 

Si los jugadores son talentosos, el mecanismo cobrará brillo singular y será grato de observar. Si no, puede funcionar de todos modos, con cierta chatura.

 

Lo interesante de este deporte, a diferencia del básquet por ejemplo, es que contar con estrellas no garantiza el resultado. Hay que jugar. Ser una potencia mundial, como Estados Unidos, digamos, no garantiza ser campeón de fútbol.

 

Y, si se quiere buscar una relación entre temas, bueno, señalémoslo: los pueblos sometidos necesitan "jugar mejor" con los medios que cuentan, para vencer a sus opresores.

 

De otro modo se quedan lamentando derrotas. La balcanización latinoamericana es un ejemplo claro y el sectarismo argentino, la frutilla en la crema. La división de los pueblos árabes, que no logran respaldar colectivamente a Palestina, es otro; transparente. Así como el famoso Materazzi, nadie regala nada. Si somos mejores, o si estamos a nivel, debemos demostrarlo. Maradona o Pelé lo lograron en momentos clave: ante marcadores tremendos, salieron airosos.

 

¿O alguien piensa que no los tenían rodeados?

 

Ambos fueron víctimas de insultos racistas en Europa: el primero por cabecita negra sudaca y el otro por negro. Se dieron el gusto de pasear su talento y sus triunfos ante el mundo.

 

Vistiendo las camisetas de Argentina y Brasil. No la de Francia. No está mal denunciar que somos víctimas de racismos y discriminaciones.

 

Pero, la verdad, hay que batallar mucho para eliminarlas. Hay que construír proyectos nacionales trascendentes e incluyentes para superarlas.

 

Creo que el texto de Galeano incurre en la peor de las autoexculpaciones: llegar a decir que es mejor así, que mejor perder que participar de un juego en el cual

 

-al no poder ganar-

 

debemos denunciar por corrupto. Guarda con eso.

 

Viene bien para seguir tocando fondo en las más variadas actividades. Abrazos GF/ Gabriel Fernandez Director Periodístico Revista Question Latinoamérica / Director La Señal Medios

 

Gentileza de Altercom < redaccion@altercom.org>

 

« Viejo es el viento, y sigue soplando…»

 

EL MUNDIAL DE ZIDANE Por Eduardo Galeano* Altercom*

16 de julio de 2006

 

En el escenario de la cordura, un ataque de locura. En un templo consagrado a la adoración del fútbol y al respeto de sus reglas, donde la Coca-Cola regala felicidad, Master Card otorga prosperidad y Hyundai brinda velocidad, se disputan los últimos minutos del último partido del campeonato mundial.

 

Éste es, también, el último partido del mejor jugador, el más admirado, el más querido, que está diciendo adiós al fútbol.

 

Los ojos del mundo están puestos en él. Y súbitamente este rey de la fiesta se convierte en un toro furioso y embiste a un rival y lo voltea, de un cabezazo en el pecho, y se va.

 

Se va echado por el árbitro y despedido por la rechifla del público, que iba a ser una ovación. Y no sale por la puerta grande, sino por el triste túnel que conduce a los vestuarios.

 

En el camino, pasa junto a la copa de oro reservada al equipo campeón.

 

Él ni la mira. * * * Cuando este Mundial empezó, los expertos dijeron que Zinedine Zidane estaba viejo.

 

Mariano Pernía, el argentino que juega en la selección española, comentó:-Viejo es el viento, y sigue soplando.

 

Y Francia derrotó a España y Zidane fue, en ese partido y en los partidos siguientes, el más joven de todos. Después, al fin del campeonato, cuando ocurrió lo que ocurrió, fue fácil atacar al malo de la película.

 

Pero era, y sigue siendo, difícil comprenderlo.

 

¿Será verdad?

 

¿No será una pesadilla, un sueño equivocado?

 

¿Cómo pudo abandonar a los suyos cuando más lo necesitaban?

 

Horacio Elizondo, el árbitro, le sacó la roja con toda razón, pero

 

¿por qué Zidane hizo lo que hizo?

 

Según parece, el zaguero italiano Marco Materazzi le ofreció algunos de esos insultos racistas que los energúmenos suelen chillar desde las tribunas de los estadios.

 

Zidane, musulmán, hijo de argelinos, había aprendido a defenderse, allá en la infancia, cuando recibía ataques así en los suburbios pobres de Marsella.

 

Conoce bien esos insultos, pero le duelen como la primera vez; y sus enemigos saben que la provocación funciona.

 

Más de una vez le han hecho perder los estribos de esta sucia manera, y Materazzi no es, que digamos, famoso por su limpieza.

 

Este Mundial estuvo signado por las consignas que las selecciones enarbolaron, al comienzo de los partidos, contra la peste universal del racismo, y Zidane fue uno de los jugadores que lo hizo posible.

 

El tema arde. En vísperas del torneo, el dirigente político Jean-Marie Le Pen proclamó que Francia no se reconocía en sus jugadores, porque eran casi todos negros y porque su capitán, el árabe éste, no cantaba el himno.

 

Algún tiempo antes, el entrenador de la selección española, Luis Aragonés, había llamado «negro de mierda» al jugador francés Thierry Henry, y el presidente perpetuo del fútbol sudamericano, Nicolás Leoz, presentó su autobiografía diciendo que él había nacido «en un pueblo donde vivían quinientas personas y tres mil indios».

 

Pero, ¿se puede reducir a un insulto, o a varios insultos, esta tragedia del ganador que elige ser perdedor, el astro que renuncia a la gloria cuando la está rozando con la mano? Quizás, quién sabe, esa loca embestida fue, aunque Zidane no lo quisiera ni lo supiera, un rugido de impotencia.

 

Quizás fue un rugido de impotencia contra los insultos, los codazos, las escupidas, las pataditas arteras, las simulaciones de los expertos en revolcones, maestros del ay de mí, y contra las artes de teatro de los farsantes que te matan y ponen cara de yo no fui. O quizás fue un rugido de impotencia contra el éxito arrollador del fútbol feo, contra la mezquindad, la cobardía y la avaricia del fútbol que la globalización, enemiga de la diversidad, nos está imponiendo.

 

Al fin y al cabo, a medida que el campeonato avanzaba, se iba haciendo cada vez más claro que Zidane no era de este circo. Y sus artes de magia, su señorío, su melancólica elegancia, merecían el fracaso, así como el mundo de nuestro tiempo, que fabrica en serie los modelos del éxito, merecía este mediocre campeonato mundial.

 

Y de alguna manera también se puede decir que Italia merecía la copa, porque todas las selecciones, quien más, quien menos, jugaron a la italiana y con el mismo esquema de juego, línea de cuatro atrás, defensa cerrada y goles robados por contraataque. Se impuso Italia, como tenía que ser.

 

Al fin y al cabo, el cerrojo, el catenaccio, le ha dado muchos bostezos, pero también le ha dado cuatro trofeos mundiales. Y a lo largo de esta cuarta victoria sólo recibió dos goles, uno en contra y otro de penal, y en la retaguardia, no en la vanguardia, tuvo sus mejores jugadores: Buffon, arquero, y Cannavaro, zaguero.

 

Ocho jugadores de la Juventus llegaron a la final en Berlín: cinco jugando por Italia y tres por Francia. Y se dio la casualidad de que la Juventus era la escuadra más comprometida en los chanchullos que se destaparon poco antes del Mundial.

 

De las «manos limpias» a los «pies limpios»: la justicia italiana parecía decidida a mandar al exilio, a la serie B y a la serie C, a los clubes más poderosos, incluyendo a la Lazio, a la Florentina y al Milan del virtuoso Silvio Berlusconi, que practicó el fraude y la impunidad en el fútbol, en los negocios y en el gobierno.

 

Los jueces comprobaron toda una colección de trapisondas, compra de árbitros, compra de periodistas, falsificación de contratos, adulteración de balances, reparto de posiciones en la liga italiana, manipulación de los programas de la tele… Un ministro del gobierno anunció la amnistía si Italia ganaba el Mundial. Italia ganó. ¿Quedará todo en la nada, una vez más y como siempre? A Zidane el juez lo echó por mucho menos.

 

Alguien, no sé quién, supo resumir así esta copa 2006: Los jugadores tienen una conducta ejemplar.

 

No beben, no fuman, no juegan. Los que de vez en cuando embocaban al arco, no jugaban lindo, y los que jugaban lindo nunca embocaban al arco.

 

Toda África quedó afuera, desde temprano, y al rato nomás también marchó al exilio toda América Latina.

 

El campeonato mundial se convirtió en una Eurocopa.

 

Los resultados recompensaban esto que ahora llaman sentido práctico: altos muros defensivos y adelante algún goleador, un Llanero Solitario, implorando un favorcito de Dios.

 

Como suele ocurrir en el fútbol y en la vida, pierde el que mejor juega y gana el que juega a no perder.

 

Los penales ayudaron a la injusticia.

 

Hasta 1968, los partidos difíciles se definían al vuelo de una moneda. De alguna manera, así sigue siendo.

 

Concluido el alargue, los penales se parecen demasiado al capricho del azar.

 

Argentina fue más que Alemania y Francia más que Italia, pero unos pocos segundos pudieron más que dos horas de juego y Argentina tuvo que volverse a casa y Francia perdió la copa.

 

Poca fantasía se vio.

 

Los artistas dejaron lugar a los levantadores de pesas y a los corredores olímpicos, que al pasar pateaban una pelota o un rival.

 

Tan aburrido resultó el Mundial que los dueños del negocio no han tenido más remedio que ponerse a imaginar proyectos para inyectar entusiasmo al decaído espectáculo.

 

Una de las ideas nacidas en el seno de la FIFA propone castigar el empate con cero punto. Otra sugiere agrandar los arcos para aumentar los goles.

 

Y otra, si no te gusta la sopa, dos platos, proyectan una copa cada dos años. Pero el fútbol profesional, espejo del mundo, juega por ganar, no por disfrutar, y el cálculo de costos se burla de estas inútiles piruetas imaginarias de los burócratas que comandan el fútbol mundial.

 

Menos mal que el fútbol profesional no es todo el fútbol.

 

Basta con asomarse a las calles, a las playas, a los campitos, para comprobar que todavía la pelota puede rodar con alegría. En el fútbol profesional, el que sale en la tele, poca alegría se ve. Parecemos condenados a la nostalgia del viejo tiempo de los cinco forwards, y a la triste comprobación de que ahora nos queda uno sólo, y al paso que vamos ni uno quedará: todos atrás, nadie adelante.

 

Como ha comprobado el zoólogo Roberto Fontanarrosa, el delantero y el oso panda son especies en extinción. Eduardo Galeano Periodista y escritor uruguayo, autor de Las Venas Abiertas de América Latina, La canción de nosotros, Días y noches de amor y de guerra, Las palabras andantes, El libro de los abrazos, entre otros.

 

Altercom Agencia de Prensa de Ecuador. Comunicación para la Libertad.