Gentileza de la lista Redial Simón Bolívar

EL ANTICHÁVEZ

por Marciano – POR FIN apareció el antiChávez

Después de siete años de búsqueda desesperada, de angustiosos movimientos, de miles de trucos y truquitos, de ensayar con diversas figuras, desde el grasiento Menem hasta el boliviano que hablaba en gringo, Sánchez de Lozada, pasando por el ecuatoriano Gutiérrez, un pobre hombre que no supo asumir su papel, parece que el imperio dio en el clavo: hallar un opuesto al presidente venezolano.  Lo intentó con empeño y perseverancia con Uribe, pero éste no tiene un pelo de pendejo. Uribe es inteligente y pragmático. Sabe lo que pesa Chávez en la política venezolana y lo que significa en la política internacional. Está consciente, además, que no vale la pena arruinar las relaciones con Venezuela por una oposición que constituye una vergüenza. Que puso la torta el 11 de abril, el sabotaje petrolero y otras aventuras. Uribe asimiló lo sucedido y entiende que en el vecino se da un proceso mucho más complejo que lo que piensa la Casa Blanca y algunos dirigentes de la región. EL HALLAZGO ha sido Alan García.  Sin duda el mejor, no para los intereses del imperio, sino para Chávez. ¿Por qué? Porque le viene como anillo al dedo al presidente venezolano. Se trata de un contendor desacreditado al máximo, electo por una minoría asustada  ante Humala -basta leer el artículo de Vargas Llosa del pasado domingo en El Nacional, para decir -no me defienda, compadre-, y justo cuando éste emerge con la mitad de los peruanos a su favor. García, un dirigente descalificado, corrupto, inepto, bufón, con cuentas pendientes con la justicia, no es un líder solvente, con buen historial, sino todo lo contrario.  En síntesis, el adversario que ni el propio Chávez habría escogido con más acierto. AHORA BIEN  ¿Qé pensará en su tumba el fundador y líder histórico del APRA, Víctor Raúl Haya de la Torre? Seguramente que se estará estremeciendo de vergüenza. Tan antiimperialista él, tan moralista él, tan integracionista él, tan bolivariano él, para que le salga este discípulo que es su antítesis en lo personal, en lo político y en lo ideológico. Pero definitivamente los padres no tienen la culpa de lo que son los  hijos. UNA CONSIDERACIÓN final:  ¿Por qué Alan García y no Álvaro Uribe fue el escogido por Bush para enfrentar a Chávez? Elemental. Porque el colombiano no se presta, en tanto que el peruano sí. Uribe utiliza al imperio, con habilidad y elegantemente; mientras que García se deja utilizar por el imperio, burdamente, indignamente. ESPERÓ AL Perú en la bajadita –lamentablemente–, con el perrito  faldero…