tres plagas contemporaneas

DESBANCARIZAR, DESMERCANTILIZAR Y DESBUROCRATIZAR

La BANCARIZACIÓN ha creado una economía ilusoria.La MERCANTILIZACIÓN DE LA CULTURA invadela vida humana. La BUROCRATIZACIÓN: Tercera Plaga contemporánea.
Desbancarizar, Desmercantilizar y Desburocratizar son la única forma de construir un proyecto que tenga futuro en un plazo no demasiado largo.

 La BANCARIZACIÓN ha creado una economía ilusoria, pues ha despegado el sistema contable de la economía real, la economía física, que es la que necesita la humanidad para sobrevivir.  

La otra economía ilusoria montada por los bancos son los préstamos, para lo cual hacen suponer a los que los consiguen que el futuro será igual al presente, pero eso no es cierto, el futuro es cada día más diferente del presente, y así como una persona puede sobrevivir un tiempo sin comer, al final se debilita y muere, lo mismo sucede con la succión de riqueza real que realizan los malabaristas bancarios, se comen los bienes producidos por el resto de la sociedad, pero estas están cada vez más anémicas, con más pobres y excluidos de la producción de riqueza real, viviendo de las sobras. 

En realidad el dinero puede manejarse prescindiendo completamente de los bancos, eliminando totalmente la usura (el pago de cualquier interés por el dinero es absolutamente innecesario y destructivo para la economía) y también de las llamadas “monedas fuertes o divisas”, cuyo manejo es uno de los principales recursos utilizados para el SAQUEOCIDIO[1] actual, continuidad del que nos está destruyendo desde hace medio siglo. 

La MERCANTILIZACIÓN DE LA CULTURA ha invadido todos los aspectos de la vida humana. Todo es considerado “un negocio”, olvidando algo esencial: La vida se nos ha dado, y no sólo a los seres humanos sino a todo lo viviente.  No hace negocio el hornero o el ceibo para vivir, sólo vive, eso es vivir.

Los seres humanos podrían vivir de la misma manera, porque la actual tecnología permite que la mayor parte de la vida sea resuelta para la compleja parafernalia humana de la misma manera que se abastece a los animales silvestres.  

Claro, como en esto “no hay negocio” la cultura mercantilista lo impide de mil maneras diferentes, todas siniestras. Porque el mercantilismo consiste básicamente en quedarse con algo a cambio de nada.

Se trata de bajar de un estante una cosa que llevó mucho o poco trabajo humano y entregársela a otro, sin haber agregado nada, o casi nada, en el medio.  

Esto puede suprimirse completamente y todo comenzará a costar bastante menos que la mitad, tendremos consumidores satisfechos y productores ricos, y como agregado la extinción de la clase de los mercanchifles.  

Desmercantilizar la Cultura implica volver a poner las cosas en su lugar, en su verdadero valor, pues las cosas sirven para lo que sirven, no para venderlas creando ilusiones sobre su verdadero propósito, como sucede ahora[2]. 

La BUROCRATIZACIÓN de las estructuras es la Tercera Plaga contemporánea.

Las burocracias se crean y perfeccionan para mantener en funcionamiento a estructuras perimidas: Las organizaciones piramidales o corporaciones.

Estas estructuras también son totalmente innecesarias y generan una cantidad enorme de entropía social, dilapidando esfuerzos, oportunidades y recursos en todos los campos del quehacer humano.  

Las burocracias políticas, gubernamentales, empresariales, sindicales, y militares son una pesada carga que pesa sobre los hombros de toda la sociedad.  

Y podemos vivir perfectamente sin ninguna de ellas, como lo prueban los pueblos que se reponen de alguna catástrofe, donde las burocracias más poderosas y organizadas del mundo, como las del Imperio Norteamericano son totalmente ineptas cuando se trata de enfrentar lo inesperado o resolver las sociopatías[3] más graves de su sociedad.  

La Nueva Sociedad de Redes elimina por su propia estructura las burocracias, pues cuando un canal se tapona, automáticamente el flujo energético o de información busca una vía alternativa para cumplir su propósito.  

El hecho de que las corporaciones tengan que refugiarse detrás de rejas, cámaras de vigilancia, guardias armados y feroces secretarias vestidas con trajes Chanel, no es otra cosa que la expresión de su retirada del contacto con la sociedad que les da significado a su propia existencia.  

Y una burocracia que se retira es una burocracia decadente y en proceso de extinción. El mejor ejemplo en la Argentina lo constituyen las burocracias sindicales, anquilosadas, separadas de sus bases, funcionando como un engranaje funcional del poder que nacieron para combatir.   

——————————————————————————– 

[1] El neologismo surge de combinar los conceptos de SAQUEO y GENOCIDIO, términos que son inseparables de toda la historia americana desde que la invadieron los europeos. Los métodos cambian, pero el resultado es siempre el mismo, saquear a los nativos y matarlos de mil maneras distintas, con el tabaco, con la soja, con el estrés, con la miseria, con la contaminación, con la ignorancia, etc.

[2] El libro de Naomi Klein “No logo” es altamente esclarecedor sobre el funcionamiento del mercantilismo, en su expresión  máxima: “La imagen de marca”.

[3] Así como la disciplina de la psicología se justifica por sus actividades destinadas a comprender y reparar los procesos patológicos en el campo de la psiquis, generando la gran disciplina que estudia las psicopatologías, la sociología deberá estudiar los procesos patológicos en el campo social, o sea aquellos que generan la mayo cantidad de entropía social.