Estos exabruptos y las acciones que las acompañan son sin dudas utilizadas para justificar una política represiva de las luchas sociales.

CONDENAMOS LA DISCRIMINACIÓN CONTRA LA COMUNIDAD GITANA

por el Llamamiento Judío (FOTO)

El Llamamiento Argentino Judío condena enérgicamente la discriminación de la que ha sido objeto la comunidad gitana y que parte de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, utilizando un sangriento delito común. A dicho acto criminal se le asignó inicialmente una connotación política y luego, cuando esta falacia quedó en evidencia, se lo atribuyó al accionar de “un clan mafioso gitano”.

Por Jorge Elbaum

NAC&POP

11/05/2019

El Llamamiento Argentino Judío condena enérgicamente la discriminación de la que ha sido objeto la comunidad gitana y que parte de la Ministra de Seguridad Patricia Bullrich, utilizando un sangriento delito común.

A dicho acto criminal se le asignó inicialmente una connotación política y luego, cuando esta falacia quedó en evidencia, se lo atribuyó al accionar de “un clan mafioso gitano”.

Esta generalización, como otras tantas a las que nos tiene acostumbrados la ministra, basada en la identidad de gitanos de las dos personas partícipes del asesinato del funcionario Miguel Yadón y de las gravísimas heridas al diputado nacional Héctor Olivares, responde a una conducta enarbolada en forma sistemática, con el objeto de construir enemigos internos pertenecientes a distintas etnias o creencias religiosas.

Este fue el caso del presunto accionar del RAM de los mapuches y la de los dos jóvenes argentinos musulmanes sobreseídos de las acusaciones de ser terroristas pertenecientes a al grupo libanés Hezbollhá, esta última impulsada por la DAIA.

Estos exabruptos y las acciones que las acompañan son sin dudas utilizadas para justificar una política represiva de las luchas sociales.

Como argentinos judíos nos solidarizamos con la comunidad romaní, sujeto de una estigmatización y rememoramos que en la Europa ocupada por el nazismo los gitanos, al igual que los judíos y otras minorías, fueron perseguidos, detenidos en campos de concentración y exterminados por la sola pertenencia a esas identidades.