Asistimos a un hecho insólito: un juez contándoles a los diputados que no hay más política en la Argentina. Ese es el hecho. Porque D´Alessio, Stornelli, Santoro y demás son anécdotas, personajes menores.

QUE SE VAYAN

Por Carlos Barragán

No es el periodismo el problema principal, por más que nos entusiasmen las pruebas de que Santoro es lo que es. Ni siquiera es el poder judicial, al que todavía no aprendimos a llamarlo por su nombre y le decimos “Justicia”. No son los fiscales y los jueces mafiosos. Es la política.Apenas asumido este gobierno muchos percibimos –lo sentimos en el estómago- que se trataba de un gobierno de ocupación.Porque ellos nunca jugaron a la democracia, vinieron a matarla.

Por Carlos Barragán

14/03/19

FM La Patriada

 

DEBEN IRSE

Asistimos hoy a un hecho insólito: un juez contándoles a los diputados que no hay más política en la Argentina. Ese es el hecho. Porque D´Alessio, Stornelli, Santoro y demás son anécdotas, personajes menores. No es el periodismo el problema principal, por más que nos entusiasmen las pruebas de que Santoro es lo que es. Ni siquiera es el poder judicial, al que todavía no aprendimos a llamarlo por su nombre y le decimos “Justicia”. No son los fiscales y los jueces mafiosos. Es la política.

Cuando empezó 2016 me dijeron que “habían bajado los servicios”. Varias veces escuché esa frase con el mismo modismo: bajaron los servicios. La comprensión de ese hecho que parecía ser apenas un acompañamiento de otra cosa terminó por completarse ahora. Este gobierno no gobierna, sus jueces no imparten justicia y sus legisladores no legislan. Todo eso lo hacen otros o lo hacen para otros.

Apenas asumido este gobierno muchos percibimos –lo sentimos en el estómago- que se trataba de un gobierno de ocupación. Y ahora están las pruebas, no fue una sensación. Poderes extranjeros y supranacionales con algunos personajes protagónicos y muchos extras contratados asaltaron el Estado Argentino. Ya no hay especulaciones ni hay que sacar conclusiones con indicios sutiles: todo está a la vista. Macri y su grupo de asalto deben irse. No sé cómo. Tampoco sé cuántos políticos entienden la profundidad del problema. Macri y su grupo de asalto deben irse porque no conforman un gobierno argentino, son infiltrados y ya no necesitamos pruebas para decirlo porque las pruebas están en un juzgado de Dolores y a esta altura también saturan las redes sociales. Macri y su grupo de asalto deben irse. Porque los argentinos tenemos derecho a elegir un gobierno argentino, y ningún otro país ni organización turbia tiene derecho a presentarse como una opción democrática. No son una opción democrática, nunca lo fueron. Son los enemigos de la Argentina y sus instituciones, enemigos del pueblo que los votó y a quien le quitan la riqueza. Macri y su grupo de asalto deben irse porque ya no podemos seguir jugando a la democracia con ellos. Porque ellos nunca jugaron a la democracia, vinieron a matarla.

 

Los únicos privilegiados – FM La Patriada