La denuncia contra el fiscal Stornelli golpeó duro a los medios afines al gobierno. En el fragor de la batalla, uno de sus principales voceros cometió un desliz.

ABRUMADO POR LAS PRUEBAS, UN EDITOR DE CLARÍN ADMITIÓ QUE LOS CUADERNOS SON UNA OPERACIÓN

Roa afirma que la denuncia contra Stornelli “apunta a descalificar la operación que más les preocupa y a la que más temen, la de los cuadernos, en la que cada vez hay más arrepentidos”. Nada que agregar al respecto. Por otra parte, es llamativa la desesperación por despegarse del personaje al que van a intentar inculpar por la extorsión y las coimas: el intermediario Marcelo D’Alessio.

INFONEWS

12 de Febrero

Abrumado por las pruebas, un editor de Clarín admitió que los cuadernos son una operación

Primero el silencio, después excusas torpes, hoy una operación basada en escuchas ilegales.

La contraofensiva del poder tras conocerse la denuncia contra el fiscal Stornelli está llena de marchas, contramarchas y desprolijidades.

La cantidad de pruebas irrefutables, audios, videos, fotos, capturas de Whatsapp, billetes numerados, hizo estragos en los relatores del poder, y quedaron expuestos a que los nervios pudieran jugarles una mala pasada.

En ese marco, llamó especialmente la atención un párrafo de la habitual columna editorial “Del editor al lector” que publica el matutino Clarín diariamente.

Allí uno de sus editores, Ricardo Roa, tuvo una especie de fallido que pone en jaque todo el relato oficial.

¿Por qué?

Porque confiesa, al pasar y evidentemente sin intención, que él también sabe lo que todos sabemos: que la causa de las fotocopias que maneja el juez Bonadio, denominada “cuadernos” por sus impulsores, no es más que una operación.

En efecto, Roa afirma que la denuncia contra Stornelli “apunta a descalificar la operación que más les preocupa y a la que más temen, la de los cuadernos, en la que cada vez hay más arrepentidos”.

Nada que agregar al respecto.

Por otra parte, es llamativa la desesperación por despegarse del personaje al que van a intentar inculpar por la extorsión y las coimas: el intermediario Marcelo D’Alessio.

Habitual columnista precisamente del diario y mencionado en sus páginas frecuentemente como destacado “especialista en lucha contra el narcotráfico”, según Roa pasó a ser “un abogado trucho y fabulador” que “se vende como especialista en seguridad”, condición que evidentemente Clarín había aceptado de buen grado, al menos hasta hace unas tres semanas, cuando D’Alessio publicó su última columna en el diario titulada “Inseguridad: el consumo de drogas, detrás”.

RENUNCIÓ EL DEFENSOR DE D’ALESSIO EN LA CAUSA POR COIMAS

INFONEWS

12 de Febrero

Rodrigo González, socio y representante el abogado acusado junto con el fiscal Stornelli, dio un paso al costado.

¿Quién lo patrocinará ahora?

Marcelo D’Alessio, acusado por el empresario Pedro Etchebest de extorsión junto con el fiscal Carlos Stornelli, se quedó sin abogado defensor ya que Rodrigo González dio un paso al costado “a raíz de lo que se va conociendo”.

D´Alessio-Captura A24

“D’Alessio era un cliente de mi estudio de abogados, no es mi socio”, desmintió el letado y explicó: “A raíz de lo que se va conociendo decidí renunciar a la defensa”.

“Él mismo se atribuyó las maniobras contra Pedro Etchebest“, declaró a El Destape Radio.

“D’Alessio ya tenía una denuncia por extorsión y yo lo defendía”, explicó.

“Se presentó ante mí como funcionario de la Embajada de Estados Unidos”, contó y agregó: “A mi D’Alessio se me presentaba como un hombre poderoso”.

Consultado respecto a una posible relación entre el abogado y el fiscal de la causa de las fotocopias, respondió: “Eso se está investigando, D’Alessio me habló sobre Stornelli, que lo conoció cuando fue a declarar por el libro que escribió junto a Daniel Santoro”.

De acuerdo con lo que explicó desde su cuenta de Twitter el periodista Raúl Kollmann, a partir de esta decisión D’Alessio pasa a tener un defensor oficial.

Etchebest presentó una denuncia con fotos, videos y audios, que se filtraron en parte, en la que D’Alessio queda señalado como quien lo presiona para que le pague una coima a fin de no quedar acusado en la causa de las fotocopias.