No deben consumir ni gastar la energía que solo debe ser para los países centrales.Para detener el gasto de energía en la periferia, hay que detener el consumo de países como la Argentina.

LOS PAÍSES PERIFÉRICOS NO DEBEN CRECER

Para ello hay que golpear, destruir a la clase media, y hay que reducir la población. Para ello se desatan crisis artificiales, inducidas por gobiernos conducidos por políticos globalistas, puestos allí para aplicar los planes del FMI. Reducción de la población mundial de los países pobres. En Argentina, el actual Presidente de la Nación y sus “Ceos” -puestos por EEUU- vinieron a aplicar ese plan. Portada: Mike Pence (FOTO) vicepresidente de los EEUU. Gran actor del sometimiento de nuestros países al gigante del Norte. (Más gigante si se lo mira de rodillas)

LOS PAÍSES PERIFÉRICOS NO DEBEN CRECER.

NAC&POP

27/01/2019

Hay 2 escritores cuyos libros no son de corte académico pero han sido Best Seller.

 

Uno es Daniel Estulin (Aqui con Fidel Castro) .

Está un poco loco.

 

Pero su libro “La Verdadera Historia del Club Bildelberg” ha vendido más de 3,5 millones de ejemplares, desde que apareció, creo que en 2004.

Estulin es experto en contrainteligencia.

En 2017 fue contratado por el gobierno de Nicolás Maduro para dar conferencias a los comandantes en jefe de las fuerzas armadas venezolanas y a los jefes del SEBIN, Servicio Bolivariano de Inteligencia.

El padre de Estulin era un importante comandante del KGB. Estulin NO es de izquierda.

Es muy leído por el sectores que son contrarios al Nuevo Orden Mundial.

En el libro que recién mencioné, el autor considera como el NOM ha dividido al mundo en países productores y países proveedores de materias primas (hasta ahí no hay novedad) pero sobre todo proveedores de ENERGIA.

Los países periféricos no deben crecer. 

No deben consumir ni gastar la energía que solo debe ser para los países centrales.

Para detener el gasto de energía en la periferia, hay que detener el consumo de países como la Argentina.

Para ello hay que golpear, destruir a la clase media, y hay que reducir la población.

Para ello se desatan crisis artificiales, inducidas por gobiernos conducidos por políticos globalistas, puestos allí para aplicar los planes del FMI.

Las guerras desatadas contra Irak, Libia, Siria, y la que quieren desatar contra Venezuela, persiguen la finalidad de apropiarse de los recursos energéticos, pero además, al destruir la infraestructura estatal, generar muerte y despoblación.

Reducción de la población mundial de los países pobres.

En Argentina, a Macri le permitieron acceder al poder para aplicar este plan:

Destrucción del Estado, pero sobre todo destrucción del Plan Nuclear, Satelital, Naval ( crisis e intento de cierre del Astillero Río Santiago), tarifazo energético,  quita de subsidios para reducir el consumo, enfriamiento de la economía, quita de medicamentos y tratamientos para ancian@s, niñ@s, enfermos graves, crecimiento de epidemias por destrucción del aparato sanitario argentino, todo eso y más persigue la destrucción del poder de consumo de l@s argentin@s, sobre todo de sus clases medias (que en Argentina y Brasil se suicidaron al votar a Macri y Bolsonaro) y la reducción de población por disminución de nacimientos y muerte de los más débiles de cada país.

El Proyecto “Cambiemos” fué un proyecto de los EEUU para implementar ese plan.

Para ese fin le permitieron mentir, falsear los hechos en campaña, hacer los negocios de “desguace” que quisiera implementar para él y sus socios,  siempre que abriera también los negocios del futuro, más allá de su propio período presidencial, a las grandes empresas constructoras de EEUU.

Y tuviera una conducta pública continental apoyando la política del Departamento de Estado para Asuntos Latinoamericanos, dirigida a terminar con los países soberanos, populistas, como al mismo peronismo en su país.