El Manifiesto Argentino se pronuncia una vez más en contra de toda acción bélica y todo atentado a la soberanía y constitucionallidad de Venezuela como de todo otro país hermano.

EL MANIFIESTO APOYA AL PUEBLO Y LA CONSTITUCION VENEZOLANOS

El Manifiesto Argentino repudia contundentemente que el propio gobierno argentino avergüence a nuestro pueblo con su conducta cipaya y colonialista de adherir sumisamente a los mandatos de violencia y sometimiento de Donald Trump y Mike Pence. Se rompe la tradición de las fuerzas populares y democráticas de Argentina de no injerencia.

Apoyamos el hermano pueblo venezolano en defensa de la Constitución y la Paz

NAC&POP

25/01/2019

Tal como anticipamos en otro comunicado el pasado 9 de enero, cuando alertábamos ante la inminencia de un ataque o invasión armada a la República Bolivariana de Venezuela y a su gobierno legítimamente constituido, desde ayer está en fase de ejecución el brutal atropello al Presidente legítimo, Nicolás Maduro, y a las mayorías populares que lo apoyan y que ayer se volcaron a las calles a repudiar el torpe, grotesco e insensato intento de golpe de estado.

El Manifiesto Argentino se pronuncia una vez más en contra de toda acción bélica y todo atentado a la soberanía y constitucionallidad de Venezuela como de todo otro país hermano.

El Manifiesto Argentino denuncia el papel que nuevamente juega la OEA como instrumento de Washington y contra la soberanía de las Naciones de nuestra región.

El secretario general Luis Almagro, que tendría que ser un mediador y baluarte de la independencia, se ha transformado en instrumento de la provocación del gobierno estadounidense.

El Manifiesto Argentino repudia contundentemente que el propio gobierno argentino avergüence a nuestro pueblo con su conducta cipaya y colonialista de adherir sumisamente a los mandatos de violencia y sometimiento de Donald Trump y Mike Pence.

Macri rompe la tradición de las fuerzas populares y democráticas de Argentina de no injerencia, y su disciplinamiento a las políticas norteamericanas son la derivación lógica de la pérdida de soberanía económica frente al FMI y a Donald Trump.

El Manifiesto Argentino sostiene una vez más que los asuntos internos de Venezuela, y sus pujas políticas, así las como de cualquier otro país hermano, son siempre asuntos internos cuya resolución democrática y pacífica es responsabilidad de sus respectivos pueblos.

El Manifiesto Argentino se opone a las políticas imperiales de aumentar su dominio mediante la internacionalización de conflictos, que ya ha demostrado ser la herramienta falaz de ayuda humanitaria con que el imperialismo invadió y envenenó la paz de Medio Oriente para apropiarse de sus recursos naturales y geopolíticos.

El Manifiesto Argentino repudia también la contumaz desinformación a que está siendo sometido nuestro pueblo, por la acción perversa de empresas y periodistas de la (in)comunicación.

La defensa del derecho a una información veraz, amplia y pluralista es parte esencial de la democracia.

Las campañas de desinformación y manipulación son parte del achicamiento de nuestra democracia.

El Manifiesto Argentino rechaza y alerta acerca de la posibilidad de aventuras militares como las que podrían intentar las Fuerzas Armadas de Brasil y Colombia, aventuras que, de producirse, solamente incendiarían el continente.

Y quiere confiar, por ello, en la sensatez que pueda haber en los altos mandos al menos de las FFAA Argentinas de no ser furgón de cola de esa catástrofe.

El Manifiesto Argentino privilegia siempre La Paz, el diálogo y la protesta libre y democrática de los pueblos para resolver sus conflictos y decidir su destino.

Ése es sin ninguna duda el caso de Venezuela en estas horas, donde la oposición política se ha desbocado y será la responsable única de cualquier barbarie ulterior que afecte al pueblo venezolano.

EL MANIFIESTO ARGENTINO

Junta Ejecutiva Nacional  

Mempo Giardinelli, Alejandro Mosquera, Graciela Bialet, Pedro Peretti, Rosana Herrera Forgas, Fernando Basso, Carlos Resio

 

 

EL MANIFIESTO ARGENTINO

En la República Argentina, 24 de enero de 2019.