El surgimiento de la industria automotriz argentina, que tuvo su principal origen en la ciudad de Córdoba.

PRODUCCIÓN AUTOMOTRIZ GOBIERNO DE PERÓN EN CÓRDOBA: IKA, FIAT, IAME

Además de responder al propósito de descentralizar la producción y fomentar las economías regionales, la instalación de las empresas “terminales” FIAT e IKA en Córdoba obedeció a diversos motivos: la abundancia de energía eléctrica en esta provincia, en un momento de déficit a nivel nacional, y especialmente en el Litoral; la proximidad del IAME, que no sólo participaría en la fundación de las empresas, sino que también las proveería de mano de obra calificada (contaba en 1953 con unos siete mil operarios con formación técnica).

PRODUCCIÓN AUTOMOTRIZ GOBIERNO DE PERON: IKA, FIAT, IAME

Antecedentes Históricos:
Gobierno de Juan D. Perón:

Historias y Biografias

Por aquella época la prosperidad peronista comenzaba a debilitarse por lo qu el Segundo Plan Quinquenal, lanzado en diciembre de 1952, cambió definitivamente el rumbo económico y favoreció el desarrollo agrícola sobre el urbano, al capital y los beneficios sobre el trabajo y los salarios, la industria pesada sobre la ligera y las exportaciones sobre el consumo interno. De este modo, se destinaron más recursos a la agricultura para aumentar las ganancias por exportaciones, se planificó un aumento de la superficie de tierras sembradas y para superar la escasez de mano de obra agrícola, se propuso que trabajaran los reclutas del ejército.

El IAPI comenzó a comprar productos a precios superiores a los del mercado mundial y a hacer campañas para diversificar la economía rural; se promovió la recuperación industrial estableciendo control de precios, salarios y aumentando la productividad. Perón acordó con los sindicatos y con la dirección de las empresas el aumento de la productividad.

Se comenzaron a buscar nuevas inversiones extranjeras. En este contexto se radicaron en el país la Fiat, laKayser. Pese a todos estos esfuerzos, las bases del modelo peronista comenzaron a tambalear y se tuvo que aceptar el acercamiento con los Estados Unidos, materializado en el polémico contrato petrolero firmado con la Standard Oil de California, que contradecía gran parte de los principios doctrinarios peronistas y daba enormes ventajas a la compañía norteamericana.

De esta forma, quedaba evidenciado que el Estado había gastado más de lo que podía. La solución parecía estar en volver a una economía más tradicional y la aplicación de ajustes en los salarios y las políticas sociales. Enfrentando fuertes intereses, el peronismo logró la industrialización parcial de la Argentina, pero no pudo crear un sector industrial con el suficiente poder como para enfrentar al tradicional sector terrateniente.

La industria automotriz en Córdoba
El surgimiento de la industria automotriz argentina, que tuvo su principal origen en la ciudad de Córdoba, puede entenderse en el contexto de los cambios en la política económica del peronismo de principios de la década de 1950. El rumbo adoptado tendió a superar el estancamiento de la economía, que se advertía desde fines de los ’40 y que se agudizó con la crisis agrícola de los años 1951 y 1952.

Uno de los rasgos de la nueva política económica fue el cambio de actitud con respecto al capital extranjero, que había permanecido excluido de los programas de desarrollo del peronismo. Ese cambio de actitud se expresó, por ejemplo, en la ley 14.222, de 1953, de radicación de capitales extranjeros, tendiente a promover inversiones en la industria y la minería. Esa ley fue el marco jurídico para la instalación, en Córdoba, de FIAT (1953), de origen italiano, y de Kaiser (1955), norteamericana, para producir grandes motores y automotores destinados a cubrir una amplia franja insatisfecha del mercado consumidor argentino.

En la radicación de ambas empresas tuvo una participación muy importante e IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) -ex Fábrica Militar de Aviones, localizada en Córdoba desde 1927-, que a partir de 1952 se orientó a la producción de bienes con fines civiles (tractores, motocicletas, camiones livianos, herramientas y automóviles). Por otra parte, el gobierno facilitó las radicaciones con exenciones impositivas y con créditos de fomento, otorgados por el Banco Industrial, Por ejemplo, a la sociedad mixta de Industrias Kaiser Argentina (IKA) se le concedió un préstamo de 200 millones de pesos para la construcción de la planta.

¿Por qué en Córdoba?
Además de responder al propósito de descentralizar la producción y fomentar las economías regionales, la instalación de las empresas “terminales” FIAT e IKA en Córdoba obedeció a diversos motivos: la abundancia de energía eléctrica en esta provincia, en un momento de déficit a nivel nacional, y especialmente en el Litoral; la proximidad del IAME, que no sólo participaría en la fundación de las empresas, sino que también las proveería de mano de obra calificada (contaba en 1953 con unos siete mil operarios con formación técnica); la posición geográfica central de la provincia y la existencia de una infraestructura de comunicaciones, que la vinculaban a los principales centros de población y a los puntos de abastecimiento de materias primas y de colocación final del producto.

Esta ubicación también fue considerada desde un punto de vista estratégico-militar sustentado por las Fuerzas Armadas, que consideraban que este tipo de industria debía estar protegido en el interior del país.

El 30 de Noviembre de 1951 el entonces presidente Juan Domingo Perón firma el decreto nº 24.103 para la fundación de la Fábrica de Motores y Automotores. Al año siguiente se crea IAME (Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado) en reemplazo del Instituto Aerotécnico, con la intención de producir aviones, tractores, motocicletas y automotores. La empresa comienza sus actividades dentro del ámbito de la Fábrica Militar de Aviones en la Provincia de Córdoba. La intención presidencial era comenzar con la producción seriada de automotores el 1 de Noviembre de 1952.

FIAT inició su actividad en 1954 con la producción de tractores, a la que agregó, poco después, las de motores para uso industrial, de material ferroviario, de vehículos de transporte de pasajeros y, más tarde, de automóviles.

Mientras tanto, IKA se dedicó a la fabricación de automóviles: las primeras unidades (2.481) salieron al mercado en 1956, y en 1962 su producción rondaba las 40.000 unidades. La superficie construida por ambos complejos industriales se fue incrementando desde el momento de su instalación: en el caso de FIAT, se pasó de 42.000 m2 cubiertos en 1954 a 179.000 m2 en 1962; en cambio, las construcciones de IKA aumentaron de 73.000 m2 en 1956 a 166.000 m2en 1962.

¿Qué cambios introdujeron la implantación y el desarrollo de la industria “pesada” del automotor en Córdoba?
Durante la década del ’50 se produjo un cambio sustancial en la estructura del sector manufacturero. La expansión de las industrias dinámicas, centradas en la producción de vehículos y maquinarias, configuró lo que algunos llamaron una “revolución industrial”. Esto, no sólo ocurrió por los cambios tecnológicos que se introdujeron en la producción, sino por el proceso que esa expansión desencadenó.

Las instalaciones de FIAT y de IKA, sumadas al desarrollo del IAME en la ciudad de Córdoba, produjeron un enorme impacto en la estructura económica, social y demográfica de la región y actuaron come el “motor” de su crecimiento económico en la década del ’50. Por ejemplo, se multiplicaron los establecimientos medianos y pequeños dedicados a la fabricación de las piezas o “partes” para el armado del automotor, principalmente en el ámbito de la ciudad. Ese proceso fue paralelo a la progresiva sustitución de las partes importadas por las de fabricación nacional.

Las mismas empresas “terminales” alentaron la instalación de fábricas y talleres, que en muchos casos producían sólo para ellas, lo que as transformaba en “subsidiarias” y as colocaba en una situación de dependencia y debilidad.

No obstante, a expansión de la pequeña y mediana industria constituyó un hecho nuevo al transformar y complejizar la estructura económica y social de Córdoba. El desarrollo industrial y de actividades conexas (por ejemplo, entre 1954 y 1962 se construyeron más de 500.000 m2 con destino industrial) operó a la vez como polo de atracción de mano de obra, generando movimientos migratorios hacia la ciudad de Córdoba, principalmente desde el interior de la provincia.

Así, mientras población de la ciudad crecía de manera explosiva -el 52% en el período intercensal 1947-1960-, en varios departamentos del interior se produjo un proceso de despoblamiento. Por ejemplo, ciertas zonas del norte y del sur provincial tuvieron más del 40% de emigración neta en el mismo período. El desarrollo industrial y el crecimiento demográfico que lo acompaño se expresaron en una acelerada urbanización de zonas periferia; particularmente en torno a las empresas terminales, ubicadas al sur de la ciudad.

Durante la década del ’50 se produjo un cambio sustancial en la estructura del sector manufacturero. Las industrias tradicionales (fabricación de cerveza, elaboración de harina, manufactura del cuero) perdieron su importancia ante el creciente desarrollo de las industrias dinámicas centradas en la producción de vehículos y maquinarias, como se observa en el siguiente cuadro:

PRODUCCIÓN DEL SECTOR MANUFACTURERO DE LA CIUDAD DE CÓRDOBA
IMPORTANCIA RELATIVA DE LAS INDUSTRIAS (%)
 
Industrias 1946 1953 1957 1959 1961
Tradicionales 88.9 62.9 26.9 15.9 13.6
Intermedias 9.0 11.4 6.2 5.1 3.6
Dinámicas 2.1 25.7 66.9 79 82.8
Totales 100.00 100.00 100.00 100.00 100.00
           

Nace el Rastrojero: Al mismo tiempo se desarrollaba un pequeño vehículo utilitario que contaba con una cabina metálica de chapas perfiladas o moldeadas y una caja de madera con capacidad de carga para media tonelada. Estaba equipado con un motor naftero de origen norteamericano derivado de unos tractores adquiridos como material sobrante de la guerra.

IAME presentó en 1953 el automóvil deportivo “Justicialista” con carrocería de plástico.
Además de autos se fabricaban las motos Puma (abajo) y los tractores Pampa.(abajo)

Moto “PUMA”

Tractor “PAMPA”

Con la llegada de la Junta Militar en 1976, con Martínez de Hoz a la cabeza del Ministerio de Economía y debido a su política anti industrial  cierra definitivamente IME S.A por decreto 1448/80 del 11 de abril de 1980. En el momento de su cierre, la empresa contaba con más de 70 proveedores, 100 concesionarios en todo el país y más de 3000 empleados. Su vehículo más popular, el Rastrojero Diesel, dominaba cómodamente el mercado de pick ups diesel con el 78 % de participación.