Los hechos insurreccionales de de grupos de las clases medias urbanas de Caracas, estuvieron promovidos por el vicepresidente de EEUU en mensaje directo al pueblo venezolano

EL APOYO DEL GOBIERNO AL GOLPE EN VENEZUELA NOS METE EN UNA GUERRA

Al reconocer el gobierno argentino como Presidente de Venezuela a Guaidó  e intervenir en sus asuntos internos, introduce a Argentina en la estrategia político militar norteamericana que procura el control de la reserva de petróleo más importante del mundo, tal como hizo en Irak, Libia y de alguna manera en Siria.

Movimiento Octubres

Gastón Harispe

Secretariado Nacional

Al reconocer Macri como Presidente a Guaidó de Venezuela e intervenir en sus asuntos internos, introduce a Argentina en la estrategia político militar norteamericana que procura el control de la reserva de petróleo más importante del mundo, tal como hizo en Irak, Libia y de alguna manera en Siria.

Los hechos insurreccionales de una parte de la población venezolana, sobre todo de grupos de las clases medias urbanas de Caracas, estuvieron promovidos por el vicepresidente de EEUU; Mike Pence, en mensaje directo al pueblo venezolano https://www.elnuevoherald.com/opinion-es/article224976730.html.

Lo mismo hace Bolsonaro con Brasil y otros Presidentes latinoamericanos, aunque la inmensa mayoría de los países del mundo reconocen a Maduro, electo en las urnas.

Esta camada de Presidentes se caracterizan por su alineamiento automático con los intereses norteamericanos.

No hay que olvidar que Macri fue rescatado dos veces el año pasado de la caída de su gobierno ante el default o imposibilidad de pagar la Deuda Externa con el FMI.

Trump fue el único presidente que estuvo de acuerdo con poner toda la que había que poner para su salvataje del infierno de salir corriendo ante el incendio de las finanzas internacionales de Argentina.

Eso se llama Dependencia Económica, la cual conlleva a ataduras colonialistas autoinflingidas por un dirigente político que no gobierna para su pueblo, sino para los bancos y los norteamericanos.

Macri nos quiere llevar a la guerra.

Una conflagración extraterritorial donde potencias y países extranjeros como EEUU, Rusia, China, Israel, Brasil, Colombia, Turquía, Irán, entre otros, tienen posiciones manifiestas e intereses en la región.

Sólo un agente de intereses extranjeros puede poner la agenda de la guerra y el intervencionismo en asuntos internos de países soberanos, por encima de la voluntad de su pueblo de vivir en paz y en armonía con los hermanos pueblos latinoamericanos.

Hay un imperio, que quiere petróleo.

Como todo imperio, que a lo largo de la historia de la humanidad, persiguieron recursos naturales, atacando a otros pueblos, construyendo divisiones en la sociedad.

Ya lo decía el Martín Fierro argentino: “Si entre hermanos se pelean, los devoran los de afuera”.

No opinamos sobre la calidad institucional de Venezuela porque no nos corresponde.

Que no debe ser peor que la que tenemos en Argentina, con jueces amigos de Macri que persiguen opositores, que condenan pobres y benefician a los ricos y los negocios de los bancos, seguro.

Con medios de comunicación que esconden la pobreza y la corrupción de los funcionarios que benefician la corrida bancaria, el endeudamiento y el saqueo del Estado.

Nos hermana un espíritu latinoamericanista de paz y hermandad con su pueblo desde siempre, pero especialmente desde que Néstor Kirchner, Hugo Chavez, Lula (preso de Bolsonaro) y Evo Morales cimentaron una unidad latinoamericana.

Esta unidad con crecimiento económico, distribución de las riquezas y soberanía política, que los Estados Unidos, los medios de comunicación, jueces y las oligarquías locales, aliadas del imperio norteamericano, se encargaron de socavar.

Es hora de acción: hay que frenar la guerra imperialista, traerá muchas muertes.

Quieren imponerla.

Estamos a pocos pasos.

Debemos estar alertas.

 

MOVIMIENTO OCTUBRES

Secretariado Nacional