A título catástrofe todos hablan de la inminente caída del Deutsche Bank, y pronostican que ello tendrá el mismo impacto que la del Lehman Brothers- Citibank en 2008.

BURBUJA FINANCIERA, CRISIS Y OPORTUNIDAD MULTIPOLAR.

Por Walter Formento y Wim Dierkxsens

La caída del Lehman hizo que la crisis financiera, que se venía formando forma desde 1999/2001, se transformara en Crisis Financiera global (CFG) en septiembre de 2008. Hoy nos encontramos dentro del despliegue de esa crisis global. La crisis del Deustche Bank mal podría ser lo mismo que la del Lehman. Entonces ¿de cuál momento de la crisis financiera global podríamos estar hablando?

Por Walter Formento / Wim Dierkxsens

CIEPE

Febrero 2016

A título catástrofe todos hablan de la inminente caída del Deutsche Bank, y pronostican que ello tendrá el mismo impacto que la del Lehman Brothers- Citibank en 2008. La caída del Lehman hizo que la crisis financiera, que se venía formando forma desde 1999/2001, se transformara en Crisis Financiera global (CFG) en septiembre de 2008. Hoy nos encontramos dentro del despliegue de esa crisis global. La crisis del Deustche Bank mal podría ser lo mismo que la del Lehman.

Entonces ¿de cuál momento de la crisis financiera global podríamos estar hablando?

Veamos los hechos:

Deutsche Bank AG fue degradado por la calificadora de riesgo Standard & Poors . S & P le redujo la calificación de los títulos de nivel 1 del banco cuatro niveles por debajo del grado de inversión. Mientras, la agencia de calificación Moody´s, dijo “que el banco puede pagar sus deudas, durante el 2017”. Nuevamente las grandes calificadoras de riesgo (S&P y Moody´s) en el centro de   la   escena   de   la   puja   de   intereses   financieros   transnacionales. El banco alemán el mes pasado registró su primera pérdida para todo el año desde 2008, sus acciones cayeron en más de un 30 por ciento este año . Ahora que los precios de la energía están cayendo en picada y los temores de una recesión económica están aumentando, los inversores están huyendo de las CoCo (Instrumentos de Capital Contingentes Convertibles) por temor a que los bancos puedan dejar de hacer pagos de interés si las pérdidas comienzan a acumularse.

Frente a esto, el Deutsche Bank dijo que iba a volver a comprar $ 5.4 mil millones en deuda garantizada, para demostrar que tiene una “fuerte posición de liquidez.” Este movimiento empujó hacia arriba las acciones del banco hasta el 12%. La oferta pública anunciada es “un modesto ajuste a la estructura de capital que no tiene ningún impacto directo en nuestra evaluación de crédito de la empresa”, respaldo Moody´s.

Por otro lado, el índice de los fletes marítimos de carga seca a granel (Baltic Dry Index) , que reúne hasta 20 rutas marítimas claves de ese régimen en todo el mundo y es administrado por el Baltic Exchange de Londres, ha caído por debajo del índice de 300 puntos por primera vez en la historia (desde 1744), y los números de exportación están cuesta abajo para casi todos los países exportadores importantes de todo el planeta. Esto incluye a China que es el mayor actor en el comercio mundial, por lo que el hecho de que sus importaciones y exportaciones están colapsando ha levantado una enorme bandera roja.

Cuando menos cosas se compran y, se venden y envían a todo el mundo, esto nos dice que la “economía real” se está contrayendo. Se están realizando enormes esfuerzos para tratar de apuntalar los mercados financieros en este momento, pero la economía mundial va claramente a la recesión, y en este momento se está haciendo muy difícil, incluso para los más optimistas negar esta realidad.

Las cifras del comercio para China para enero de 2016, eran una gran decepción. Las exportaciones de China cayeron un 11,2 por ciento interanual y las importaciones disminuyeron un 18,8 por ciento. Las importaciones chinas han caído durante 15 meses seguidos, desde fines de 2014. Estos nuevos números sólo pueden ser descriptos como catastróficos.

El comercio mundial se ha reducido de manera tan dramática que ahora es más barato alquilar un buque mercante de 1.100 pies ($ 1563) que alquilar un Ferrari ($ 5597). Los precios para barcos de la clase Capesize se desplomaron un 92 por ciento.

Lo mismo está sucediendo en el mercado de la vivienda Hong Kong, en enero estaban en camino de registrar el peor mes desde 1991. El precio del petróleo ha caído un 75% en los últimos 18 meses y 17 billones de dólares de riqueza de la bolsa mundial han sido eliminados desde mediados de 2015. Las economías se paralizan, los consumos industriales y personales también, la demanda de materias primas y, bienes y servicios industriales le siguen, todo esto impacta en el transporte de importación y exportación, y también sobre la demanda de petróleo y dinero para financiar la producción y el comercio. Es la economía real lo que vemos. Nos encontramos en medio de un impresionante descenso económico global, y el sistema financiero global toma nota de esto.

Las tasas de interés negativas (a 0%) que permitieron inflar una burbuja financiera, de emisiones de bonos sin respaldo y compra deuda basura, 12 veces mayor a la que estallo en 2008, actúa ahora incluso como una carga, como un impuesto sobre el sistema bancario. Hemos alcanzado realmente el límite de lo que la política monetaria puede hacer. Desde marzo de 2008, las tasas de interés   se   han   reducido   637   veces   en   todo   el   mundo. Se oyen voces en el centro de las finanzas globales que dicen: “Todos vamos a pagar un precio horrible por la incompetencia de los Bancos Centrales “, (CNN Moneys); “llegamos a la fase terminal de la mayor burbuja financiera de la historia y poniendo a todo el mundo a las puertas de la 3ra Guerra Mundial en el Medio Oriente”.

Todos los ojos se centran en el Deutsche Bank (DB). Pero no se trata sólo del DB, es todo el sistema bancario occidental en su conjunto el que se encuentra en crisis. Nadie dijo que Morgan Stanley cayó más del 7% también. Que el Bank of América el 5,4%, el Goldman Sachs cayó el 6% y el JPMorgan otro tanto. Hoy Credit Suisse está siendo golpeado por una caída del 7,7%. Todos tienen en común el excesivo alto grado de exposición. Sin excluir de esta lista al Santander, RBS y Barclays.

En entrevista con Bloomberg TV para discutir el futuro de Deutsche Bank, John Mack, Morgan Stanley, dijo “Deutsche Bank está muy bien.” La posibilidad de que no pueda realizar el pago de sus intereses, es simplemente absurdo. El Gobierno de Alemania no va a permitir que eso ocurra”. De lo contrario, será rescatado. Luego de estas palabras, las acciones de Deutsche Bank subieron más que en los últimos siete años.

Advirtiéndonos que el problema no se resuelve desde lo económico, nunca los problemas de esta escala se analizan ni se resuelven desde lo económico solamente. La solución siempre incluye a la política y a lo político estratégico, sin lo cual estos gigantes financieros nunca hubieran alcanzado tal tamaño. Después de todo el DB solo tenía una exposición nacional bruta a los derivados de aproximadamente $ 60 billones de 2014, 3,4 veces mayor que el PIB de Europa y 16 veces que el PIB alemán.

Con la corrida financiera global de junio de 2013 , iniciada por la Reserva Federal de EEUU, se da inicio a una crisis que nos lleva a la desaceleración de la economía real y a la crisis de los grandes bancos (“demasiado grandes para dejarlos caer”) que observamos hoy.

La FED al anunciar que iba a aumentar la tasa de interés de 0,25 al 2,5% y a dejar de emitir dinero sin respaldo (tapering), genero una salida violenta de los capitales financieros invertidos en las 22 principales economías emergentes (EE) (Brics). Una salida de dinero que no fue a parar a las economías centrales (EC) como esperaban Bernanke y la gran banca financiera de EEUU (JPMorgan, BofA, Goldman Sachs, etc.) para potenciarlas. Esto sucedió por la imposibilidad registrada de la economía de EE.UU. de resolver el conflicto entre las transnacionales financieras que pujan en su economía y que se expresa como imposibilidad de crecer en forma sostenida y ofrecer una tasa de ganancia mínima con una tasa de inflación acorde a esa puja, por ello nunca pudieron cumplir lo anunciado y la tasa está aún en 0,50%, es decir 0% negativa. Este hecho golpeo de tal manera a la Economía Mundial en general y a China en particular, que produjo el inicio de la desaceleración de la economía real global que hoy observamos, la crisis del petróleo y las guerra de materias primas, la guerra de monedas y la crisis financiera global. Todo esto nos aparece en el anuncio de la calificadora de riesgo S&P sobre la “Caída del Deustche Bank”, “una caída como la del Lehman Brothers”, etc.

Todas las grandes bancas financieras que ya mencionamos se encuentran financiadas, desde febrero de 2009, sostenidas por las “emisiones flexibles de bonos sin respaldo, a una tasa de 0% y con recompra de sus bonos basura”. En un primer momento, 2009-2013, a través de la emisión de la Reserva Federal se iniciaron los planes de cooperación para impulsar el crecimiento global por la vía de la demanda, que pronto comenzaron a ceder terreno a los planes de corrección monetaria con ese armamento de grueso calibre que va desde la flexibilización cuantitativa a la intervención de divisas y los controles  de capital. Para el 27 de septiembre de 2010 ya se planteó que la economía se encontraba en una guerra mundial de divisas. Las acciones políticas de los diversos líderes del mundo se fueron reformulando en términos de este campo de  batalla.  Este  proceso  recorrió  a  todos  los  grandes  bancos   centrales.

¿Si todas las grandes bancas financieras se encuentran en la misma situación, con bonos de deuda que superan varias veces su capacidad de pago, por qué se pone en el centro al Deustche Bank? La respuesta nada tiene que ver con la economía y las finanzas ya que la crisis atraviesa a todos. Por lo tanto, la respuesta debemos buscarla en la política y lo político-estratégico.

La calificadora de riesgo S&P, instrumento del esquema de las transnacionales financieras globales a partir de las citis financieras Londres-WallStreet- HongKong, ya ha producido hechos de corridas financieras como estas, en la crisis  Europea de        octubre-diciembre       de    2009:

“el 9 de diciembre de 2009, luego de la crisis en Dubai y de que el semanario londinense The Economist apunte los cañones sobre España calificando a dicho país como el gran enfermo de Europa, S&P pasó la perspectiva de calificación de la deuda española de estable a negativa. Un día antes, había cambiado la perspectiva  de  calificación  de  la  deuda  Griega  de  estable  a      negativa, acompañada por la calificadora Fitch quien bajó la calificación de la deuda griega de A- a BBB+. Ni Fitch ni Moody’s (la otra gran calificadora internacional) cambiaron en absoluto la nota española a pesar de manejar los mismos indicadores: un 19% de desocupación, un déficit fiscal del 11%, un déficit de cuenta corriente de 5,4% y una recesión galopante. Por el contrario, mantuvieron la máxima calificación crediticia: AAA. Sobre la baja de calificación de S&P, comenzaron a montarse los ataques especulativos, centrados en las apuestas sobre la cesación de pagos de los seguros de default (credit default swaps).”

Como podemos observar, ni S&P ni Moody´s, es la primera vez que producen y forman parte de corridas y golpes financieros a partir reducción de la calificación de deuda. No es la primera vez que actúan enfrentadas, confrontando una con la otra. S&P favoreciendo movidas de las transnacionales financieras globales (HSBC, Barclays, Lloyd´s, RBS, Santander, Citigroup, etc.), y Moody´s bancando a las transnacionales financieras multinacionales de país central, como JPMorgan, Goldman Sachs, Deustche Bank, Societe Generale- Paribas, etc. Lo hicieron en 2009/10 y lo están haciendo ahora en diciembre de 2015/enero de 2016.

Podríamos decir que, con la “caída” de Deustsche Bank la globalista S&P tiene el objetivo de golpear duro a la UE (Unión Europea). Golpearla duro para que frene su aproximación a la Unión Aduanera Euroasiática-Brics y luego, para debilitarla de tal modo que no pueda no aceptar su incorporación subordinada en el esquema financiero global de Londres/WallStreet/HongKong.

Por tanto, ¿qué está en juego en este movida de S&P y en la contra-movida de Moody´s?

La Unión Europea, Alemania y los grandes jugadores económico-estratégicos de estado continental europeo, alemanes y franceses, se encuentran embarcados en profundizar la relación de articulación con la Unión Aduanera Euroasiática y con la Organización de Cooperación de Shanghay (OCS). Lo cual implica un distanciamiento respecto del tratado de comercio e inversión entre la UE y EE UU (TTIP, por sus siglas en inglés). Un distanciamiento que provoca no solo la pérdida de un actor central y estratégico para el esquema financiero global de poder sino que implica también, con su articulación a los Brics, la consolidación estratégica del esquema multipolar no-financiero de poder.

La movida de junio de 2013 de Ben Bernanque y la Fed ha conducido al estancamiento y la imposibilidad entre las transnacionales financieras de imponer condiciones de vencedores y vencidos desde 1999, nos lleva a este momento donde no solo esta bloqueado el proceso de acumulación capitalista a partir la economía real, producción y comercio, sino que ahora hay indicios de que la acumulación financiera de capital también ha estallado.

Quién pueda imponer las condiciones para la producción y el comercio real, con una moneda sólida y respaldada en el Oro, una alternativa de arquitectura económica financiera y productiva , y un esquema político estratégico alternativo a la guerra militar y a la guerra financiera. Quién pueda imponer estas condiciones de Paz, Producción y Trabajo habrá podido crear las condiciones para construir una gran puerta de salida.

Una Salida a la combinación de guerra/crisis financiera y crisis/guerra militar que se abre en 1999/2001 a partir de la “caída” de ley que bloqueaba a los bancos financieros globales desde 1933 y la “caída” de las torres gemelas del World Trade Center (Centro de comercio financiero mundial) expresando ambos hechos el antagonismo estructural entre las dos fracciones de capitales financieros transnacionales angloamericanos.

La salida a la crisis financiera mundial de 1929 fue la guerra mundial de 1939- 44 y el acuerdo de Bretton Woods, donde EE.UU. impone su fuerza militar a partir de diciembre de 1942 luego de haber dejado desangrarse a “sus aliados” en la guerra, su moneda –Dólar- y su plan Marshall de finanzas y producción, tanto en EE.UU. como a Japón, Gran Bretaña, Alemania y Francia. A todo el bloque occidental.

La crisis financiera global de 2008 está abierta a una solución que no es la del poder de la guerra militar ni la del poder de la guerra financiera. Está abierta a una solución que es el poder de la Paz, de la producción real y un modo multipolar de poder, con miradas que se entretejen y entrelazan entre los productivos-Brics y el ecuménico humanismo con vértice en Francisco.

ALEMANIA

REGISTROS EN SEDES DEL DEUTSCHE BANK POR PRESUNTO LAVADO DE DINERO

La Vanguardia

29/11/2018

Una filial en las Islas Vírgenes Británicas habría atendido a 900 clientes para desviar hasta 311 millones de euros

Furgones a la entrada de la sede de Deutsche Bank en Frankfurt (Boris Roessler / AFP)

La Fiscalía de Frankfurt y diversas autoridades realizan este jueves registros en la sede central y otras oficinas del Deutsche Bank en Alemania por una sospecha de lavado de dinero en relación a los ‘Papeles de Panamá’. Las autoridades apuntan al blanqueo de unos 311 millones de euros de más de 900 clientes solo en 2016, ya que la práctica se extendería a otros años. El banco sufre las dudas de los inversores en los mercados, con caídas de hasta el 5%.

Desde primera hora de la mañana unos 170 funcionarios de la Fiscalía de Frankfurt, de la Oficina Federal de Investigación Criminal e inspectores fiscales y de la Policía han tomado la sede de la entidad en la capital financiera alemana, así como en Eschbron y el Municipio de Groß-Umstadt. El banco ha informado que “cooperará” con la investigación.

El rastro de los ‘Papeles de Panamá’

Los registros devuelven al primer plano informativo el escándalo de los ‘Papeles de Panamá’, una trama de ocultación de capitales que afectó a los más altos niveles de diversos países, incluida España, tras filtrarse 11,5 millones de documentos del despacho Mossack Fonseca, especializado en sociedades opacas.

En este sentido, los datos que proporcionaron los ‘Papeles de Panamá’ crearon la sospecha de que el banco alemán pudo ayudar a clientes a crear empresas tapadera en paraísos fiscales. La investigación gira en torno a varios empleados que habrían participado en tramas off-shore. Se sospecha que solo en 2016 el Deutsche Bank habría colaborado en ocultar 311 millones de unos 900 clientes a través de sociedades en paraísos fiscales gracias a la filial del Deutsche en Islas Vírgenes Británicas.

Las autoridades han requisado diversa documentación tanto en formato físico como digital. La entidad se defiende: “En lo que a nosotros respecta, ya hemos brindado a las autoridades toda la información relevante sobre los ‘Papeles de Panamá’”, dijo el portavoz del Deutsche Bank, Joerg Eigendorf, a periodistas en Frankfurt.

El Deutsche, un reguero de problemas

En concreto, las autoridades investigan a un empleado de Deutsche Bank de 50 años y otro de 46 años, así como otros responsables de la empresa no identificados hasta ahora. Además de ayudar en el lavado, los empleados no habrían reportado operaciones sospechosas de ser constitutivas de delito.

El registro y la investigación sería un nuevo quebradero de cabeza para la entidad, que en los últimos ejercicios se ha anotado pérdidas millonarias, afectado por el entorno de bajos tipos de interés y unos malos resultados comerciales.

Los registros no tienen relación con el banco danés Danske Bank, que está en el ojo del huracán por operativas similares y en las que el Deutsche habría jugado un papel secundario, de apoyo, en una trama que habría movido 200.000 millones desde 2007.

BANCOS

UNIÓN EUROPEA INVESTIGA A DEUTSCHE BANK Y CREDIT SUISSE POR PRESUNTO CARTEL

LR – La República

Colombia

Jueves, 20 de diciembre de 2018

Deutsche Bank aclaró que ha cooperado con el organismo y no anticipa una multa. Credit Suisse también indicó que colabora con la rama antimonopolio de la UE

Diario Financiero

Cuatro bancos, entre los que figuran Deutsche Bank y Credit Suisse, recibieron reclamos antimonopolio como parte de una investigación de la Unión Europea sobre un presunto cartel de bonos supranacionales, soberanos y de agencias de gobierno denominados en dólares estadounidenses que operó entre 2009 y 2015.

La Comisión Europea señaló sin dar nombres que las instituciones financieras pudieron haber intercambiado “información comercial sensible y haberse coordinado sobre los valores” de dichos bonos a través de chats en línea. Deutsche Bank aclaró que ha cooperado con el organismo y no anticipa una multa. Credit Suisse también indicó que colabora con la rama antimonopolio de la UE.

Si bien el poderoso brazo antimonopolio de la UE a menudo se queda muy por detrás de las autoridades financieras de EEUU y Reino Unido a la hora de castigar la colusión entre operadores, sus multas pueden ser un dolor de cabeza. La UE informó sus primeras sanciones, en primera instancia por un valor cercano a US$2.000 millones, en casos ligados a las tasas Libor y Euribor como parte de un acuerdo multibancario en 2016. La comisión también concluye una investigación sobre manipulación del mercado de divisas.

Deutsche Bank “cooperó de manera proactiva con la Comisión Europea en este asunto y no anticipa una sanción financiera”, afirmó en un comunicado enviado por correo electrónico, sin ofrecer más comentarios “ya que esta es una investigación en curso”.

Credit Suisse también precisó que colabora con la indagatoria sobre “conductas pasadas”. El banco no cree que sus empleados hayan sido parte de conductas anticompetitivas y espera disipar las dudas de la UE, que se relacionan solo con las operaciones de un exempleado que dejó el banco a principios de 2016.