Yo estoy hablando de la actitud de un Embajador que es un verdadero imbecil diplomático

UN IMBÉCIL AL FRENTE DE UNA EMBAJADA ESTRATÉGICA

Por Lorenzo Pepe

El embajador argentino en Londres Renato Carlos Sersale Di Serisano, como un nuevo estilo diplomático que tiene nuestra Cancillería y obviamente el Gobierno Nacional, se arrodilló, literalmente hablando desde la política, frente al imperio colonial. Imperio contra el que soldados argentino dieron su vida, otros luego se suicidaron y muchos quedaron inhabilitados por el resto de lo que la vida les de.

Por Lorenzo Pepe

 

El embajador argentino en Londres Renato Carlos Sersale Di Serisano, como un nuevo estilo diplomático que tiene nuestra Cancillería y obviamente el Gobierno Nacional, se arrodilló, literalmente hablando desde la política, frente al imperio colonial. Imperio contra el que soldados argentino dieron su vida, otros luego se suicidaron y muchos quedaron inhabilitados por el resto de lo que la vida les de.

Todos ellos muy valientes y para sorpresa del mundo, heroicos en la guerra en la que por muy poco y por errores de quienes la conducían no salimos triunfadores.

Algunos dirán Lorenzo esta totalmente “mal del mate”. No lo estoy.

Está dicho por los estrategas militares internacionales. Si hubiéramos tenido el aeropuerto en condiciones de aterrizaje de nuestros Mirage y si hubiera sido reacondicionado previamente a la declaración de la guerra a Gran Bretaña otro hubiese sido el cantar.

La valentía de nuestros pilotos tantos los de la Armada como de la Fuerza Área y la enorme inteligencia para llegar lo mas cerca posible al blanco buscado y de ahí dispararle un “Exocet” que tiro al fondo del mar casi una media docena de naves importantes inglesas, como la fragata HMS Sheffield que fue construida para la época con la última tecnología de guerra. No pudieron contra la voluntad, la valentía y el arrojo de nuestros hombres, alguno de ellos queridos amigos y compañeros de apenas 18 años.

Pero yo siento esa guerra como propia y la comparo como las grandes gestas que la Patria tuvo como la independencia y la libertad de Sudamérica del imperio español.

Es mucho dirán algunos.

No, no es mucho.

Es poco para el homenaje mas grande que le podemos hacer a este millar de jóvenes oficiales, muy jóvenes suboficiales y soldados que fueron porque la ley del servicio militar obligatorio así lo señalaba.

Yo estoy hablando de la actitud de un Embajador que es un verdadero imbecil diplomático, que no debió haber quedado un solo minuto en el cargo donde habló y saludó a Eduardo Eurnekián un “olfa” del poder, de todos los poderes que hubo desde que apareció en la escena empresarial.

Ese “olfa” fue recibido, al decir textualmente por el embajador argentino en Inglaterra, “POR LAS MÁS ALTAS AUTORIDADES DEL GOBIERNO DE MALVINAS”.

Este imbecil habrá leído alguna vez un librillo pequeño que explica rápidamente que la Constitución Nacional no reconocerá nunca jamás ninguna autoridad impuesta, como fue impuesta a la inglesa sobre tierra malvinense que es como decir en un pedazo de nuestro suelo argentino.

Yo espero que le den el “raje”, que lo expulsen de la diplomacia a Renato Carlos Sersale Di Serisano por cipayo o entrega patria o simplemente alcahuete del Imperio.

Como verán estoy muy enojado y muy desacomodado espiritualmente, porque yo estuve muy cerca y lo sigo estando de los queridos combatientes hombres y muy pocas mujeres, pero también las hubo, como correspondió haciendo su tarea de enfermera o de ayudante de quirófano para operar con urgencia a nuestros soldados mal heridos. Me da mucho bronca un Gobierno entreguista en todo en lo económico, en lo político y también en lo diplomático.

Quieren quedar bien con el mundo y el poder ejecutivo dice que nos hemos abierto al mundo. Lo que nos han abierto duramente y con dolor es otra cosa a cada uno de los argentinos y tenemos todo el derecho a la protesta y decir que menos mal que se va este año de mierda que ha sido el año 2018 cargado de vejámenes para los que menos tienen, para los mas pobres trabajadores, para los chicos, para los pibitos y para los viejos muriéndose de cáncer sin la píldora oncológica esperanzadora de una vida que el viejo sabe que se le acaba.

Malditos los que no piensan en los ciudadanos comunes, que ahora se dice los ciudadanos de a pie. Estoy muy enojado y quiero condenar con todas mis fuerzas al Embajador indeseable e idiota que tenemos en Londres, Inglaterra, y a un canciller que ni siquiera abrió la boca para decir ¡ay me duele! y ni hablemos del Gobierno. ¿Equivaldría un insulto mas? bueno si esto los deja conformes también me acuerdo muy mal de la madre que los parió a todos ellos.

En fin, viva la lucha por la recuperación de Malvinas y viva y muy en alto la bandera azul y blanca de la Patria.

 

Lorenzo Pepe