Hoy en la Argentina más del 50% de la población vive en la pobreza. Son millones de personas, de todas las edades.

TERCERA CARTA PÚBLICA AL PRESIDENTE MACRI

Por Mempo Giardinelli

Sr. Presidente: hoy cumple usted tres años en el máximo cargo republicano, y aunque seguramente no leerá estas líneas (es fácil deducir que usted no lee) yo quiero decirle que en mi opinión es usted un traidor a la Patria y un inepto absoluto. Los demócratas, que somos mayoría de este país, aceptamos los resultados de 2015 con serenidad, y muchos –aunque no fue mi caso– con esperanza. E incluso los que sospechamos que hubo fraude, no alzamos la voz. Por la paz de la república.

Por Mempo Giardinelli

Página12/ EL PAÍS

10 de diciembre de 2018

Opinión

 

Sr. Presidente: hoy cumple usted tres años en el máximo cargo republicano, y aunque seguramente no leerá estas líneas (es fácil deducir que usted no lee) yo quiero decirle que en mi opinión es usted un traidor a la Patria y un inepto absoluto.

Los demócratas, que somos mayoría de este país, aceptamos los resultados de 2015 con serenidad, y muchos –aunque no fue mi caso– con esperanza. E incluso los que sospechamos que hubo fraude, no alzamos la voz. Por la paz de la república. Y porque jamás pensamos que el cinismo y el racismo, el robo empresarial y la vocación colonialista serían tan enormes como fueron en estos tres años. Hubiese yo querido empezar estas líneas acusándolo de políticas equivocadas, pero la realidad me supera: usted ha arruinado a conciencia este país. Ha condenado a millones de compatriotas a una vida miserable y encima los pisotea a diario con su repertorio inagotable de mentiras y de medidas antipopulares, antisociales, violentas y embrutecedoras.

Hoy en la Argentina más del 50% de la población vive en la pobreza. Son millones de personas, de todas las edades. Y la mitad son niños con hambre, y carentes, además y vertiginosamente, de un buen futuro escolar y sanitario.

Ni sus publicistas y encuestadores lo pueden ocultar. Y por eso los repugnantes ejércitos de trolls que ustedes mantienen –y niegan cobardemente– hacen silencio al respecto.

Los pobres absolutos, los marginados, los sin trabajo, los sin casa, están constituyendo el paisaje más infame de este país que usted y su funcionariado ocultó a los mandatarios del G–20, que por supuesto aceptaron gustosos el engaño, circunscriptos a 30 manzanas del centro porteño, glamorosas y vacías.

Yo digo que no se dio cuenta, usted que no se da cuenta de nada que no sean sus negocios y sus intereses, de la farsa que fue esa reunión que costó una absurda millonada de dólares y no sirvió para absolutamente nada. Y al contrario, agravó dramáticamente las condiciones de la neocolonización que usted gerencia. En todo el país, en todas las ciudades colmadas de pordioseros y linyeras que duermen en veredas y defecan en los parques, la vida fue y es otra cosa. Y por eso a quienes tenemos ojos y corazón, y vemos y nos duele lo que sucede en las calles porque las caminamos sin temores ni prejuicios, nos impactaron las estupideces de su gente, sus diarios y su tele: desfiles de modas de primeras damas tan machistas como usted, comilonas en palacetes fastuosos, careteos y una militarización feroz en las calles porteñas. Por eso todo el vasto interior del país, sépalo, pasó olímpicamente del G–20. Y mucho más de la mitad de la ciudadanía acordándose ominosamente, si bien cantando, de su señora madre.

Su gobierno, en sólo tres años, ya es considerado por la prensa mundial y lo que queda de la verdaderamente nacional, como el peor de toda la Historia Argentina, genocidio dictatorial aparte, desde luego, si bien es repudiable que usted y los suyos protegen a asesinos, ladrones y apropiadores de niñ@s.

Y digo el peor gobierno de la historia en términos institucionales, económicos y sociales. Porque usted ha destruído a conciencia la industria argentina, que casi no existe más. Usted protege a los destructores del agro, los que arrasan bosques nativos, los sojeros que queman la tierra, envenenan el agua e inundan los mejores campos de este país que fue envidiado en el mundo. Usted protege a los que se apoderaron de todos los puertos argentinos, y a los que ahora monopolizan hasta las semillas. Su gobierno viene privatizando velozmente la educación y la salud, cerrando escuelas e institutos, y no hay certezas de que continúen las 60 universidades públicas argentinas gratuitas, ejemplares y de calidad, y productoras de talentos apreciados en el mundo entero.

Y por si fuera poco usted terminó de arruinar la confianza en la Justicia, y es fácil sospechar que lo hizo con dinero, espías y amenazas.

Y dejo para el final la corrupción de su gobierno. Tod@s sabemos que la dictadura cívico–militar–empresarial–eclesiástica que se llamó a sí misma “Proceso” fue la madre de la corrupción consustancial al sistema político y económico argentino. Pero le diré dos cosas, señor: una es que comparados con estos tres años de su gobierno, todos los otros casos de corrupción –desde Alfonsín al kirchnerismo y pasando por el menemismo y la Alianza– fueron, dicho sea irónicamente, juegos de niños en comparación con el robo, el nepotismo, la naturalización de la inmoralidad, los usos y costumbres arbitrarios e incontrolados, el acomodo, el sistema de coimas y el cinismo y la podredumbre moral que imperan en su gobierno. Que además terminó de pudrir lo que llamábamos Justicia y arrasó con lo que se llamaba libertad de prensa, de expresión, de libre comunicación o como fuera.

Señor: su gobierno, sus amigos, sus familiares, empatotados cual infame caterva sin patria, sin honores, sin historia, sin afectos sinceros y creíbles, puestos a hacer negocios y a sacar fortunas del país (que muchos no dudamos que guardan en Panamá, Bahamas, Suiza y quién sabe dónde más) lo que han hecho en tres años es destruir lo mejor de nuestro pueblo: el trabajo y la investigación tecnológica y científica, la educación, la salud, la previsión social, la soberanía y la autodeterminación, la solidaridad, las tradiciones y la historia nacional, e incluso nuestro territorio que hoy es entregado a manos extranjeras junto con los restos de toda moral y esperanza. Usted encabeza un gobierno que desprecia y castiga a los que menos recursos tienen. La criminalización de la pobreza es para ustedes política de Estado. Y la entrega de los fabulosos recursos naturales de la Argentina son el peaje que ustedes pagan por el aplauso de imperios y ricachones y por la impunidad que ellos les garantizan.

A nosotros nos llevará un tiempo todavía recuperar el gobierno. Hombres y mujeres honrad@s, trabajador@s, estudios@s y con renovado espíritu patriótico recuperaremos el gobierno. Ya lo va a ver. Y el Sol de nuestra bandera volverá a sonreir, cuando ustedes se vayan para no regresar jamás.

He escrito todo esto cuidándome de las consecuencias de mi propio, inmenso dolor. Lo saludo, por eso, con el menor de mis respetos.