¿Aprenderemos de la Historia, o nos veremos obligados una vez más a repetirla?

FAKE NEWS, BIG DATA, FACEBOOK, WATSAP, 2.0

Por Luis Britto García

En esta guerra en todos los niveles, en los últimos tiempos la delincuencia informática acarreó victorias electorales inexplicables en la que fue primera potencia del mundo y en la que sigue siendo primera potencia de América Latina. Al parecer, mediante el espionaje informático sobre el electorado, la fábrica de falsedades y de promesas contradictorias y su difusión saturativa

Por Luis Britto García

Aporrea

25/11/2018

 

1 ¿Aprenderemos de la Historia, o nos veremos obligados una vez más a repetirla?

2 En cinco frentes progresa la arremetida delincuencial contra los gobiernos progresistas.

1) Fechoría golpista: asonadas contra Chávez, Correa, Mel Zelaya e intento de secesión contra Evo.

2) Bandidaje tribunalicio: judicialización contra Lugo, Dilma, Lula y Correa.

3) Hamponismo terrorista: movilizaciones violentas e infiltración paramilitar contra Venezuela y Nicaragua, intento de magnicidio contra Maduro.

4) Sicariato económico: bloqueo, agresión contra la moneda y mercado negro contra todos.

5) Gangsterismo informático. Fake news, big data, bots, Facebook, WhatsApp, twitter contra Haddad y contra todo el mundo.

3 Nuestra respuesta se ha limitado a la defensiva. Los progresismos no han aplicado estas tácticas, y sólo algunos han logrado sobrevivir a ellas apelando a la voluntad popular. En Venezuela, golpe abortado mediante movilización masiva, terrorismo apagado con Asamblea Constituyente y magnicidio frustrado. En Bolivia, secesión conjurada mediante referendo. Los progresismos desgastan en combatir estas ofensivas criminales el esfuerzo que podrían dedicar a las reformas sociales.

4 En esta guerra en todos los niveles, en los últimos tiempos la delincuencia informática acarreó victorias electorales inexplicables en la que fue primera potencia del mundo y en la que sigue siendo primera potencia de América Latina. Al parecer, mediante el espionaje informático sobre el electorado, la fábrica de falsedades y de promesas contradictorias y su difusión saturativa por emisores ficticios y por esos nuevos partidos políticos sin calle que son las redes sociales, se tiene la fórmula mágica para hacer que las masas voten contra ellas mismas y quitarle a los progresismos su arma principal: el respaldo popular.

5 Para orientar el voto, conocer a los votantes. Marcos Paz cita encuestas de Latino barómetro que entre junio y julio ya dejaban presentir la sorpresa electoral en curso. El 90% de los interrogados consideraba que Brasil era gobernado por “un grupo poderoso en su propio beneficio”. El 44% pensaba que la democracia no es el mejor sistema de gobierno; el 41% expresó que le daría lo mismo vivir bajo un sistema no democrático, un 14% prefería un sistema autoritario, sólo 8% consideraba justa la distribución de la riqueza.
( http://www.adnagencia.info/index.php?option=com_k2&view=item&id=15229:el-neoliberalismo-está-llenando-un-vacío-ideológico )
Si Latino barómetro sabía eso de los brasileños, imagínense lo que mediante el Big Data conocería Steve Bannon, el asesor que aseguró la victoria de Trump. Le bastó mentir a través de las redes sociales para forzar la de Bolsonaro.

6 Pues la mentira se ha vuelto la moneda de curso legal en los procesos electorales de la postverdad. Víctor Sampedro contabiliza en Publico.es  que Barack Obama en su campaña de 2012 emitió un 25% de informaciones comprobadamente falsas; Hillary Clinton en 2016 un 30% de embustes y su rival Donald Trump un apoteósico 70% de mentiras descaradas. Estos deslaves de farsas son “viralizados” por Bots, emisores robots que infestan las redes sociales pretendiendo ser humanos, con embustes diseñados a la medida para cada grupo identificado por los Big Data. Uno de cuatro mensajes favorables a Trump en twitter fue generado por máquinas.

Mentir ya no es un arte, sino un programa. ( http://www.other-news.info/noticias/2018/11/noticias-falsas-algoritmos-basura/ )

 7 Los progresistas estamos obligados a comprender y neutralizar creativamente esta nueva fase de la delincuencia comunicacional. En Venezuela la televisión por suscripción ya acapara más de 70% de la audiencia, y hay más teléfonos celulares que habitantes. No sabemos cuántos usuarios de Facebook, de Wasap y de otras redes entregan sin saberlo información sobre sí mismos a los asesores electorales del Imperio. Teníamos GIS XXI (Grupo Nacional de Investigaciones Sociales del Siglo XXI), un espléndido instrumento para encuestas: lo descontinuamos. Chávez y Maduro accedieron al twitter.  Apenas Miguel Ángel Pérez Pirela trabaja sistemáticamente el nuevo campo de batalla de  las plataformas 2.0. Las izquierdas son por definición la vanguardia: no podemos estar en la retaguardia en la confrontación que quizá nos costará la vida.

PD: Adiós a Alí Rodríguez, salvador de la OPEP y de PDVSA, presidente de UNASUR. Rescató organizaciones internacionales y países, y nunca se supo de un acto deshonesto suyo en el ejercicio del poder.

Cuánto lo necesitamos.