Son las 18 hs del martes 9 de octubre. Hace una hora que me despedí del preso político Amado Boudou en la cárcel de Ezeiza.

AMADO CON GALLETITAS

Por Francisco "Paco" Olveira

Ninguno de los dos habíamos comido, Amado porque había tenido visita de compañeros de la Cámpora y yo porque venía de visitar a Esteche y De Vido presos políticos en Marcos Paz.
Comimos unas galletitas (a palo seco ya que en Ezeiza no permiten un mate para bajarlas, tampoco que las que sobraran se las pudiera llevar) y charlamos mucho.

Por Francisco “Paco” Olveira

 

Son las 18 hs del martes 9 de octubre.

Hace una hora que me despedí del preso político Amado Boudou en la cárcel de Ezeiza.

Es la segunda vez que voy a visitarlo y no quiero que me pase lo de la primera vez que por tiempos no pude compartir el encuentro.

Ninguno de los dos habíamos comido, Amado porque había tenido visita de compañeros de la Cámpora y yo porque venía de visitar a Esteche y De Vido presos políticos en Marcos Paz.

Comimos unas galletitas (a palo seco ya que en Ezeiza no permiten un mate para bajarlas, tampoco que las que sobraran se las pudiera llevar) y charlamos mucho.

Como en nuestro primer encuentro antes de que yo abriera la boca me estaba preguntando por la gente de la Isla Maciel, por como andábamos sobrellevando la situación.

Esta vez además me pregunto si Mónica su pareja me había llamado para darme su solidaridad por mi alejamiento de la Isla por indicación del Obispo de Avellaneda.

Se supone que el cura ha de animar al preso pero yo no estoy en mis mejores días tras el triunfo de Bolsonaro (y otres previos…no olvidemos que Carrió obtuvo un 52% de votos! Madre Santa!!), más bien diría que mi visión sobre la humanidad anda bastante pesimista.

Encontrarme con Amado me hizo recuperar optimismo: anda estudiando y proponiendo toda una batería de propuestas para tener un país que sea para todas y todos.

No sólo no se queja de su situación sino que se emociona hasta las lágrimas cuándo le leí un mail de un amigo que le agradecía que gracias a sus políticas él pudo jubilarse y ahora va a tener una vejez con dignidad.

Amado se hace querer y alimenta la esperanza de que otro mundo es posible.

Rezamos por el eterno descanso de su papá, por su fortaleza y la de todxs lxs presxs políticos

(Yo por lo bajo para que ganemos las elecciones en el 2019 y se acabe esta pesadilla).

Me agradeció el visitarlo.

El agradecido claramente soy yo.

 

Francisco “Paco” Olveira

Cura en Opción por los Pobres