Cuando la historia dice que “descubrieron América”, están ocultando la colonización y el genocidio de los pueblos originarios. (JR)

EL DESCUBRIMIENTO, EL GENOCIDIO

Por Jorge Rachid

Sin embargo la identidad americana se mantuvo integrando las nuevas realidades, desde lo religioso asumiendo viejas creencias al catolicismo, desde lo poblacional con la mezcla de razas que dio origen a los zambos, los mulatos, desde los cultural fueron fusionando costumbres e historias que dieron lugar al sincretismo de las subjetividades de todos los pueblos, los negros esclavos incluidos y los inmigrantes.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

10/10/18

Sin dudas el mundo cambió en ese fin de siglo de 1492, se amplió al oeste, con un mar desconocido por europeos, el Atlántico, pero transitado y ocupado por millones de seres humanos, a los cuales no se les reconoció como tales.

Hasta entonces los centros de desarrollo y comercio eran hacia Oriente, hacia los países árabes, mongoles, chinos, turcos y todos aquellos que eran camino de la ruta de la seda y el opio. Pekín era la ciudad más poblada y Damasco, Constantinopla, Trípoli, Bagdad y otras los centros urbanos y científicos más desarrollados.

Nápoles era el puerto más importante de Europa, atrasada y feudal, ya que permitía la ruta al Oriente en el comercio, las especies, y los avances tecnológicos desde la escritura a la imprenta, desde el acero y las armas.

Esos logros se usan hasta estos días como los números arábigos y los que permitieron la revolución industrial inglesa con el acero chino.

Pero Occidente escribió la historia del Descubrimiento como un hecho paradigmático que cambió un mundo que ya existía, pero que la ignorancia occidental desconocía.

Los pueblos originarios vieron asomar en su horizonte, a quienes les impondrían desde su cultura hasta su religión, a sangre y fuego, en busca de los nuevos becerros de oro, para ofrendar a sus reyes y sus arcas.

No dudaron durante 500 años en intentar borrar la historia de los pueblos, arrasaron, violaron, enterraron conocimientos, mientras evangelizaban religiosamente y explotaban con la Mita y la Encomienda a los hombres en la explotación del saqueo.

Como hoy la historia se repite desde borrar la historia hasta la neo colonización cultural y económica.

Se podrá decir que los Jesuitas fueron quienes adoptaron formas más integradoras, pero siempre desde una posición de poder.

Trasladaron conocimientos y fueron abiertos a los que ofrecía 10 mil años de historia, de conocimientos que se mantienen hasta nuestros días, como en la fitoterapia y los medicamentos, desde las plantas medicinales.

América solucionó el hambre europeo con las papas y las batatas, el chocolate, el maíz, todos alimentos conocidos desde siglos por pueblos, que durante años, el Occidente se negó a reconocer como humanos.

Fray Bartolomé de las Casas lo denunció al observar las atrocidades cometidas por el conquistador.

Sin embargo la identidad americana se mantuvo integrando las nuevas realidades, desde lo religioso asumiendo viejas creencias al catolicismo, desde lo poblacional con la mezcla de razas que dio origen  a los zambos, los mulatos, desde los cultural fueron fusionando costumbres e historias que dieron lugar al sincretismo de las subjetividades de todos los pueblos, los negros esclavos incluidos  y los inmigrantes.

Esa es hoy la identidad de una conciencia nacional latinoamericana que el Imperio dominante, con su cultura neoliberal no puede tolerar y agrede en forma brutal e inhumana, desconociendo a los seres humanos como ejes de la construcción social e imponiendo por la fuerza la concepción macro económica de los nuevos paradigmas neoliberales, que matan.

Pero esa conciencia nacional de Patria Grande, está presente y se hace ver en cada período histórico en que el pueblo vuelve a ser protagonista.

Desde el fondo de la historia se repite la fuerza incontenible de esa conciencia identitaria de Patria, que siempre logra vencer a las fuerzas “invasoras”.

Pero los tiempos de los pueblos son históricos, los tiempos y ansiedades de los hombres, son biológicos.

Cuando coinciden surgen los liderazgos entre la conciencia anidada y quienes lo interpretan, eso fue Perón y Evita.

Hoy un solo liderazgo surge nítido y por eso es que lo quieren destruir: Cristina.