Sus nombres y sus firmas, sin adulteración alguna, son los que lideran esas corporaciones destinadas al crimen económico.

EMBAJADA: BONADÍO NO ES MACRI

Por Gabriel Fernandez

Para nuestro país, el problema se asienta en la presencia directa del presidente Mauricio Macri entre los autores del delito. Macri y varios de los miembros de su familia y del gabinete de ministros –algunos ahora, secretarios de Estado- no se encuentran “sospechados” sino que son parte del directorio de firmas instaladas en paraísos fiscales con el objetivo de fugar, evadir y blanquear. Sus nombres y sus firmas, sin adulteración alguna, son los que lideran esas corporaciones destinadas al crimen económico. Los Blaquier (FOTO)

Por Gabriel Fernandez *
LaSeñalMedios

07/10/2018

La existencia de paraísos fiscales es un dato de la realidad económica internacional: numerosos empresarios y personas acaudaladas en general blanquean sus dineros de origen irregular y evaden cargas impositivas mediante depósitos en instituciones que operan por fuera de la reglamentación financiera que rige al interior de cada nación.

La acción, delictiva en sí misma, evidencia la cumbre de un esquema rentístico en el cual lo único importante es la ganancia rápida y deja de lado cualquier intento de utilización material de esos recursos para mejorar la actividad económica productiva de una región.

Si los privados deben dar respuesta por esa deshonestidad, los funcionarios públicos se merecen una punición especial, más intensa.

Esto se debe a que los mismos manejan fondos públicos, por un lado, y a que se encuentran al frente de organizaciones estatales que se encargan de garantizar el funcionamiento legal de sus sociedades y recaudar los impuestos de las mismas.

Si los responsables evaden, fugan y blanquean, ¿qué pueden exigir a sus pueblos?

De allí la trascendencia internacional del problema.

Ahora bien, se ha denominado Panama Papers a la difusión pública de documentos de la firma de abogados Mossack Fonseca, con sede en Panamá.

Una fuente anónima entregó la voluminosa información al diario alemán Süddeutsche Zeitung, que lo hizo llegar al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

Estos materiales dan cuenta de una gran lista de dirigentes, empresarios y personalidades que vienen ocultando propiedades de empresas, activos, ganancias y tributos.

Lo hacen por los únicos motivos que fundamentan la creación de entidades off shore: la evasión impositiva y el blanqueo de capitales de origen ilegal.

Los involucrados contratan a la empresa de abogados consultores Mossack Fonseca –y a otras- para crear compañías que les faciliten –fuga mediante- conservar y “legalizar” sus ingresos sin hacer frente al pago de los gravámenes correspondientes ni dar explicaciones ante los poderes judiciales locales sobre el modo de adquisición de los mismos.

Los primeros resultados fueron presentados el 3 de abril de 2016 por 109 medios de comunicación (periódicos, canales de televisión y plataformas digitales) en 76 países.

El 9 de mayo de 2016 el ICIJ publicó la base de datos completa, que funciona bajo licencia Open Database License (ODbL, v1.0) y sus contenidos fueron liberados.

Ese mismo 3 de abril la información fue publicada por nuestro medio, La Señal Medios, en este artículo:

http://laseñalmedios.com.ar/2016/04/03/lavado-y-evasion-macri-en-los-panama-papers/

Desde ese momento hemos realizado 24 notas, sin contar la presente, con datos certeros y claros al respecto, que pueden hallarse recorriendo estas páginas o colocando en google la simple fórmula Panamá Papers + La Señal Medios.

Mientras la mayor parte de los espacios periodísticos, incluyendo algunos involucrados en el ICIJ, difuminaron el vector informativo aprovechando el volumen mundial de las revelaciones y remitiendo a páginas interiores, desde aquí señalamos que para nuestro país el problema se asienta en la presencia directa del presidente Mauricio Macri entre los autores del delito.

Efectivamente, Macri y varios de los miembros de su familia y del gabinete de ministros –algunos ahora, secretarios de Estado- no se encuentran “sospechados” sino que son parte del directorio de firmas instaladas en paraísos fiscales con el objetivo de fugar, evadir y blanquear.

Sus nombres y sus firmas, sin adulteración alguna, son los que lideran esas corporaciones destinadas al crimen económico.

Junto al actual presidente argentino están involucrados, en situaciones equivalentes:

  • Mauricio Macri
  • Héctor Magnetto (CEO del Grupo Clarín),
  • Amalia Lacroze de Fortabat (1921-2012), dueña de la empresa de cemento Loma Negra,
  • Carlos Blaquier, Alejandro Blaquier, Carlos Herminio Blaquier, Agustina Blaquier, María Blaquier, Carlos Alberto Blaquier, Milagro Blaquier y María Marta Taquini (empresa Blaquier),
  • Francisco de Narváez (político y empresario colombiano, ex diputado nacional),
  • Luis, Mario y Lilia Pagani (dueños de Arcor),
  • Alfredo Coto (dueño de la cadena de supermercados),
  • Alejandro Roemmers (empresario farmacéutico).
  • Daniel Carlos Garbarino (empresario),
  • Néstor Grindetti, actual intendente de Lanús, y ex ministro de Hacienda de la ciudad de Buenos Aires durante el Gobierno de Mauricio Macri (entre 2007 y 2015),
  • Alejandro Burzaco, (imputado en 2015 por la justicia de los Estados Unidos en el caso de corrupción de la FIFA),
  • Alejandro Daniel Muñoz, fallecido en 2016,
  • Claudio Belocopitt (empresario, presidente del Swiss Medical Group, dueño de América TV y La Red) y
  • Daniel Angelici presidente del Club Boca Juniors.
    Entre otros, como hemos evidenciado texto tras texto.