Análisis de la edición de ayer de Curtis Blackhouse, analista económico del Wall Street Journal: Nadie trae un dólar y el FMI le va a dar 3 o 4 mil de swap y adiós. No habrá segundo desembolso.

EL WALL STREET JOURNAL Y LA ECONOMÍA ARGENTINA

A diferencia del 2001 para empujar el default ahora tienen que pulverizar el peso subiendo la cotización del dólar para que Argentina no tenga los pesos para comprar los dólares que le eviten entrar en default.
El gobierno argentino imprimió 200 mil millones de pesos este mes para cubrir gastos sin decirlo aunque todos lo saben.

 

Análisis de la edición de ayer de Curtis Blackhouse, analista económico del Wall Street Journal:

“Como saben Standard & Poor’s acaba de cambiar la calidad de la deuda argentina que pasó de normal a negativa y el dólar futuro que le ofrecieron hoy a Templeton para no pagarle en pesos al contado fue de 45 pesos por dólar al 20 Septiembre.

Mientras tanto Black Rock le vendió los botes a Singer a 56 con un acuerdo privado de recuperación judicial por default de fifty fifty y las acciones del Banco de Galicia cayeron 15 puntos en dos días, con las Lebacs en secundario al 88 por ciento de tasa, por lo que se puede encaminar muy probablemente a una hiperinflacion.

Técnicamente ya es un hecho que la inflación 2018  tiene un piso de 60%.

A diferencia de 2001 donde había control de cambios  (la convertibilidad lo era) ahora hay flotación libre y todos los tenedores de títulos en pesos (60 mil millones de dólares más o menos) quieren vender esos títulos y pasarse a dólares para irse a New York , y por otro lado el fondo de Paul Singer empezó a comprar bonos lo que implica que empuja el default para cobrar en litigio buitre.

A diferencia del 2001 para empujar el default ahora tienen que pulverizar el peso subiendo la cotización  del dólar para que Argentina no tenga los pesos para comprar los dólares que le eviten entrar en default.

El gobierno argentino imprimió 200 mil millones de pesos este mes para cubrir gastos sin decirlo aunque todos lo saben.

Este aumento exponencial de la masa monetaria sumada a los bonistas que quieren dólares sumado a los exportadores de granos que no tienen obligación de liquidar, sumado a las empresas que pueden girar libremente a sus casas matrices, sumado a la posibilidad de declarar depósitos  extranjeros  sin  traerlos, hace que haya una demanda  estimada para mantener el dólar a 40 desde ahora hasta mayo del año que viene, que está en el orden de los 100 mil millones de dólares porque para mantener este valor necesitan por lo menos 10 mil millones por mes más los vencimientos (500 millones por día para el tipo de cambio + 9  mil millones de vencimientos de deuda pública mas 15 mil de bonistas good)

Nadie trae un dólar y el FMI le va a dar 3 o 4 mil de swap y adiós.

No habrá segundo desembolso.

Ellos van a imprimir sin parar para pagar gastos corrientes y usarán las reservas para evitar que el dólar se desboque.

No lograrán ninguna de las dos cosas.

Ni evitar el aumento del dólar ni detener la inflación.