¿Por qué los especuladores desconfían de una conducción monetaria gobernada por “los suyos”, mesadineristas de la banca internacional?

EL DERRUMBE

Por Raúl Dellatorre

¿Por qué los capitales no apuestan por un gobierno que respeta a rajatablas los mandamientos sagrados del neoliberalismo? ¿Qué más podría hacer que entregarle las riendas al FMI como muestra de fe?
En el estrecho marco de análisis que se ha planteado a sí mismo el gobierno de Mauricio Macri, y su equipo económico, el conflicto no tiene solución.

 

Por Raúl Dellatorre

Motor Económico

 

De la desconfianza al derrumbe

¿Por qué los especuladores desconfían de una conducción monetaria gobernada por “los suyos”, mesadineristas de la banca internacional? ¿Por qué los capitales no apuestan por un gobierno que respeta a rajatablas los mandamientos sagrados del neoliberalismo? ¿Qué más podría hacer que entregarle las riendas al FMI como muestra de fe?

En el estrecho marco de análisis que se ha planteado a sí mismo el gobierno de Mauricio Macri, y su equipo económico, el conflicto no tiene solución. Un grupo de financistas y administradores de grandes fortunas saltó de la banca privada al gobierno, generó las condiciones para que sus pares hicieran negocios millonarios, pero ahora se sorprende cuando sus compinches los abandonan. ¿En qué le fallaron? En que, por estar en el gobierno, olvidaron la lógica con que se manejan esos capitales: la de obtener máxima rentabilidad. Y un deudor riesgoso, con muchos frentes políticos abiertos, y débil, no garantiza rentabilidad, por alta que sea la tasa de rendimiento que ofrece.

La semana que hoy se cierra reveló múltiples elementos del deterioro de la confianza en el deudor, el gobierno argentino, y en su garante, el FMI. Las tasas en pesos, a través de las Lebac, no pueden bajar del estante cercano al 50 por ciento al que se instalaron. El Tesoro colocó títulos en dólares, Letes, a una tasa del 5 por ciento, muy superior a la previa (del 3,76 por ciento), a sólo seis meses (no pudo colocar a un año), y por sólo 430 millones (contra vencimientos que esperaba renovar por 800 millones). Los prestamistas no confían en el peso (batalla perdida por Luis Caputo), sólo confían en la deuda en dólares por un plazo corto (vencimiento en febrero de 2019). Y se lo cobran caro.

La tensión política crece. Socios del Gobierno, muy diferentes entre sí, empiezan a señalar que “es insoportable seguir con tasas del 45 por ciento”. Daniel Pellegrina (Sociedad Rural), Jorge Schiaretti (gobernador de Córdoba) y dirigentes de la UIA tuvieron un lenguaje común para reprochar una de las pocas herramientas que les quedan a las autoridades. Todos coinciden en que estas tasas prolongarán una recesión que ya casi nadie niega.

Ya corren los tiempos políticos. Y a la turbulencia financiera se le suman las turbulencias políticas que el propio gobierno agita. La operación “cuadernitos Gloria”, los presos políticos por encargo (Amado Boudou) y otras expresiones del forum shopping (manipulaciones judiciales varias) alejan a los especuladores, porque no ven claro en qué terminan. Dudan de que sea una vía de fortalecimiento para el Gobierno, y sospechan de lo contrario.

La respuesta: hace 48 horas se inició otro capítulo de la corrida cambiaria. Y en cada etapa, la salida de fondos le provoca más daño al Gobierno que en la anterior. El FMI, por error de diagnóstico, no le arrimó una solución, sino que le quitó armas de defensa. No faltan expresiones desquiciadas que le propongan al Gobierno meterse más en el pozo hundiéndose en una dolarización.

A quienes tengan alguna responsabilidad en este escenario político, más les valdría ir pensando cómo evitar una catástrofe. No hay posibilidad de sentarse a disfrutar del derrumbe del adversario. Es la economía en la que vivimos la que se resquebraja.

(*) Fuente: Página 12