Finalmente se concretó el sueño de Héctor Magnetto: quedarse con Telecom de manera definitiva y fusionarlo con Cablevisión

MACRI LE APROBÓ A MAGNETTO LA FUSIÓN DE CABLEVISIÓN Y TELECOM: CLARÍN YA ES LA EMPRESA MÁS GRANDE DEL PAÍS

Ese sueño fue el que marcó el inicio de la guerra entre Clarín y el gobierno de Cristina Kirchner en 2008 al negársele en aquel momento. El Grupo Clarín ahora tendrá el control de gran parte de la prensa gráfica de la Argentina, infinidad de radios y canales de TV en todo el país, casi la totalidad de redes de cable y ahora también telefonía e Internet.

Kontra Info

29 junio, 2018

Finalmente se concretó el sueño de Héctor Magnetto: quedarse con Telecom de manera definitiva y fusionarlo con Cablevisión, convirtiendo al Grupo Clarín en la empresa más grande de toda la Argentina, con un capital de alrededor de U$S 11.000 millones de dólares. Ese sueño fue el que marcó el inicio de la guerra entre Clarín y el gobierno de Cristina Kirchner en 2008 al negársele en aquel momento. El responsable de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), el organismo del gobierno macrista encargado de definir la autorización para la fusión, afirmó con cinismo: “Estamos convencidos de que este dictamen asegura condiciones en el mercado de las comunicaciones para ofrecer a las empresas y a las personas las mejores opciones posibles”. Cuesta entender cómo un cuasi monopolio de las telecomunicaciones pueda ser beneficioso. Solo competirá en algunos rubros con Telefónica y Claro. El Grupo Clarín ahora tendrá el control de gran parte de la prensa gráfica de la Argentina, infinidad de radios y canales de TV en todo el país, casi la totalidad de redes de cable y ahora también telefonía e Internet.

En diciembre pasado, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM) había avalado la fusión de la compañía del Grupo Clarín y del fondo Fintech con el objetivo de constituir una nueva empresa que brinde el servicio conocido como cuádruple play, es decir una combinación de telecomunicaciones fijas y móviles, distribución de video e internet.

El 60 por ciento de Cablevisión está en manos de los principales accionistas de Clarín: Marcela y Felipe Noble Herrera, Héctor Magnetto, José Aranda y Lucio Pagliaro. El otro 40 por ciento le pertenece a Fintech, un fondo que pertenece al millonario mexicano David Martínez, dueño también del 40 por ciento de Telecom.

Los directorios de Cablevisión SA y Telecom Argentina habían anunciado hace ya un año que fusionarían sus estructuras societarias y operacionales con el fin de “constituir una nueva empresa que brindará el cuádruple play”.

Las limitaciones que la CNDC le impuso a la nueva megaempresa fueron pocas. Desprenderse de 80mhz del espectro de telefonía móvil y, como la fusión habría generado problemas de competencia en 28 pequeñas localidades donde Cablevisión y Telecom eran las únicas empresas, deberá también prescindir de usuarios residenciales en algunas ciudades de las provincias de Córdoba, Buenos Aires, Entre Ríos, Misiones y Santa Fe. El paquete de usuarios, de unos 140.000 clientes en total, deberá ser vendido a otra empresa operadora. Algo que no excede en el caso de Arnet el 9% de sus clientes.

¿Quedará algo más que Magnetto le pueda pedir a Macri? De la respuesta a esa pregunta también dependerá si Clarín comienza a desgastar al gobierno saliente, como ha hecho históricamente, o si le seguirá brindando oxígeno con su cerrado blindaje mediático.