Este lunes con Osvaldo Papaleo conversamos en "Yendo de la cama al Living" el programa de Martin Garcia, Jorge Pardes y Elizabeth Vega, sobre la impotencia que el Gobierno deja entrever y la necesidad de profundizar la lucha.

OSVALDO PAPALEO : “NO TERMINAN DE ASUMIR EL COSTO DE SU INEFICIENCIA”

El sábado la entrevista de Lanata a Macri, hecha con apuro en Olivos hasta llegó a alterar el consuetudinario descanso del presidente. Ello demuestra su grado de inquietud. Ocurrió porque ya no alcanza con la presencia de Dujovne o Fernando Iglesias en los medios. Fue necesario que no saliera ya a hablar de cualquier cosas como les indica Durán Barba sino de números.

Columna de Osvaldo Papaleo

Yendo de la cama al living

Radio Caput

18-06-18

Este lunes con Osvaldo Papaleo conversamos  de la importancia del encuentro de HAY 2019 en Lomas de Zamora, la impotencia que el Gobierno deja entrever en sus acciones comunicacionales y la necesidad de profundizar la lucha popular.

Nos dijo Osvaldo que la importancia del acto radicó en seguir generando un estado de opinión entre dirigentes políticos, gremiales y sociales en el que se prioriza la idea de unidad antes que la de eventuales candidaturas.

En este sentido el éxito de la convocatoria del viernes se vincula con la consolidación de una estructura a partir de lo  que se hizo en La Pedrera y del encuentro de mujeres de Potrero de Funes.

Lo que seguirá, el 25 de agosto, será la concurrencia de todas las regionales y sectores a la convocatoria prevista en el Estadio de Ferro, que permitirá tener un panorama más certero de cómo serán las elecciones dentro del peronismo una vez que se haya definido el tema judicial del PJ.

El suceder político está adquiriendo un dinamismo importante si pensamos que el acto de Lomas tuvo lugar el viernes y que el sábado fueron removidos 2 ministros del mejor equipo de los últimos 50 años.

El Gobierno pareciera tener expectativas más ajenas  que propias y habla como si estuviera de visita y fuera la gente quien debiera cuidar la suerte de ellos.

El sábado la entrevista de Lanata  a Macri, hecha con apuro en Olivos hasta llegó a alterar el consuetudinario descanso del presidente.

Ello demuestra su grado de inquietud. Ocurrió porque ya no alcanza con la presencia de Dujovne o Fernando Iglesias en los medios.

Fue necesario que no saliera ya a hablar de cualquier cosas como les indica Durán Barba sino de números.

Claro que no faltó el habitual apelación al optimismo o la atribución al peronismo de las dificultades que genera cuando no le aprueba  algunas cosas

No terminan de asumir el costo de su ineficiencia.

El de un fracaso que lleva a algunos comentaristas oficiales diga decir que no se pudo prever lo que iba  a pasar.

Los funcionarios no lo previeron.

Nosotros dijimos hace dos años y medio que los grupos del poder concentrado, los sectores financieros especuladores iban a lleva el país a una debacle.

Cuando salió la Ley de tarifas que el peronismo votó, aún sabiendo que luego sería vetada, las LEBAC estaba en las calles.

Entonces buscan la provocación, sacan segundas líneas como Iglesias o Bárbaro a los medios pero no saben qué explicar porque ya no hay más ocurrencias.

Porque lo cierto es que el ajuste significa hambre para la gente, falta de trabajo, caída de los sueldos, miseria para los jubilados, cosas que ya no se pueden explicar por TV.

Entonces buscan convencer tomando un tema tan serio como el del aborto u otro intrascendente como el del penal errado por Messi para distraer la opinión pública y, mientras, negocian  con el FMI.

Una nota de Clarín, uno de los creadores y beneficiarios de la crisis pregunta  por qué nadie vio venir la crisis argentina.

Causa gracia.

Como si fuera una pregunta para el resto y no para quienes conducen el país.

Están tomados por el temor al punto de que Clarín pone su canal de TV para salir a tapar algún agujero.

El otro día un periodista, Rosales dijo en un panel: “Cuidado con los camioneros que hicieron arrodillar a Temer…

Tuvo que negociar y darles todo”. Hablaba desde el temor por las presiones sociales que se vienen.

No parece que Macri pueda convencer a nadie diciendo que el mundo nos mira o citando la cantidad de turistas que hubo en Semana Santa, algo que parece haber tenido lugar hace 60 años.

Citan a los gobernadores.

Pero los gobernadores no vienen a negociar el ajuste de los argentinos.

No pueden ni quieren hacerlo.

Sólo vienen a ver cómo pueden arreglar de su propio problema, los ha superado.

Miran a Buenos Aires expresando que no les pidan que ajusten más cuando el conflicto lo genera una administración central a cargo de un BCRA que ofrece tasas del 40%.

Por eso, sin dudas, la respuesta sigue estando en las calles, en las luchas del campo popular.