MI calle llora, ama y se enorgullece. La tuya odia, se burla y mata. Mi calle tiene sueños. La tuya miedo, mucho miedo. En mi calle se cultiva la cultura. La tuya se sumerge en la ignorancia.

POR MI CALLE, POR LA TUYA

Del Facebook de Vitino Lu

MI calle tiene cuadros de San Martín, Moreno y Belgrano. La tuya a Roca, Sarmiento y Urquiza.
Mi calle sueña con La Patria Grande. La tuya con Miami y Gran Bretaña.
Mi calle tiene a Malvinas. La tuya a las falklands.

 

 

Del Facebook de Vitino Lu.

 

Por mi calle caminan Fidel y El Che. Por la tuya Batista, Rojas y Aramburu.

En mi calle hablan Evita y Cristina. En la tuya María Julia y “lilita”.

Por mi calle va pensativo Alfonsín, por la tuya sonríe Menem.

En mi calle levanta los brazos Cámpora y la Juventud Maravillosa.

Por la tuya veo los colmillos de Videla y las orejas de Martinez de Hoz.

Por mi calle Néstor cierra un ojo. Por la tuya la mirada celeste cielo de Macri. Por mi calle escribe Rodolfo Walsh y Víctor Hugo.

Por la tuya veo heces del clarín y la nación.

Mi calle tiene un billete con Malvinas. La tuya lo tiene a un guanaco.

MI calle tiene cuadros de San Martín, Moreno y Belgrano. La tuya a Roca, Sarmiento y Urquiza.

Mi calle sueña con La Patria Grande. La tuya con Miami y Gran Bretaña.

Mi calle tiene a Malvinas. La tuya a las falklands.

Por mi calle asoma un satélite. Por la tuya se exhibe un dólar.

Mi calle reclama por los desaparecidos. La tuya por los represores.

Mi calle pide a gritos por Santiago. La tuya, avergonzada, “mata” a un fiscal de la Cia y el Mossad.

En mi calle se abrazan Evo, Rafael, Lula, Dilma, El Pepe, Chávez, Lugo, Néstor y Cristina. La tuya abarrota a los ceos de las multinacionales.

Mi calle lee libros de Cortázar, Gelman y Vinicius. La tuya mira a Vargas LLosa y Aguinis.

En mi calle hay Escuelas y Universidades. En la tuya basura y lebacs.

En mi calle bailan los jubilados y los niños. En la tuya los ancianos se suicidan y los niños no tienen futuro.

Y soy feliz andando por mi calle y lo grito en el viento. Vos no te animas al grito; susurras.

MI calle llora, ama y se enorgullece. La tuya odia, se burla y mata.

Mi calle tiene sueños. La tuya miedo, mucho miedo.

En mi calle se cultiva la cultura. La tuya se sumerge en la ignorancia.

Y así es la historia. Y así pasa la vida. Y esta es la grieta que nació con las invasiones inglesas.

Mi calle echo a los ingleses. La tuya les abría las puertas.

Sé que voy a herirte. Mi intención es otra. Pero yo voy por mi calle, la de la izquierda. Y vos vas por la calle de la derecha.

Y por la ancha avenida del medio van los tibios. Los que no se animan a caminar por alguna de las calles.

Y ya sabemos que a los tibios los vomita Dios y los caga el neoliberalismo.