Una evocación de la inmortal historieta de Héctor Oesterheld, el escritor desaparecido durante la Dictadura, estuvo presente este martes en las redes sociales en medio del conflicto por el paro total de subtes en Buenos Aires.

LOS METRODELEGADOS Y EL ETERNAUTA

Algunos usuarios de Twitter y Facebook compararon la escena que protagonizaron los policías al reprimir a los trabajadores del subte, con la persecución que realizaban “Los Manos” para complacer a “Los Ellos” en la historia del Eternauta.

Vía MisionesCuatro.com

Mayo 22, 2018

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Una evocación de la inmortal historieta de Héctor Oesterheld, el escritor desaparecido durante la Dictadura, estuvo presente este martes en las redes sociales en medio del conflicto por el paro total de subtes en Buenos Aires.

Algunos usuarios de Twitter y Facebook compararon la escena que protagonizaron los policías al reprimir a los trabajadores del subte, con la persecución que realizaban “Los Manos” para complacer a “Los Ellos” en la historia del Eternauta.

Una sinopsis publicada en Wikipedia relata que “Los Ellos” nunca muestran su rostro, ya que no tienen forma. Invadieron y controlan el planeta de los Manos y los obligan a trabajar.

Al nacer le han implantado a cada Mano una glándula artificial del terror, la cual se activa cuando los Manos sienten miedo (por ejemplo, cuando hacen algo contra los Ellos) y segrega un veneno que los mata.

Los Ellos sólo piensan en dominar todo el universo con su alta tecnología.

Los Manos: algunos son benignos, e incluso admiran la belleza y la rebeldía de la cultura humana.

Pero viven extorsionados por los Ellos al tener dentro suyo la glándula del terror, así que obedecen casi incondicionalmente toda orden de los Ellos.

Son la oficialidad de la invasión.

Controlan a los hombres-robot, a los cascarudos y los Gurbos con los teledirectores.

A lo largo de la historia se ve morir a varios de estos seres.

En el momento final casi todos recuperan alguna dignidad y mueren cantando una canción ancestral.

A veces la realidad se parece mucho a la ficción.

A vos, ¿qué te parece?