Existe una disputa de proyectos estratégicos para subordinar y/o conducir la política económica de gobierno.

MACRI / DÓLAR: CORRIDA CAMBIARIA E INTERNA FINANCIERA

Documento del CIEPE -Centro de Investigaciones en Política y Economía- mayo, 2018.

El gobierno nacional se encuentra en su peor momento, en medio de una profunda crisis que manifiesta la feroz interna de esquemas de poder financiero que lo compone y atraviesa. Detrás de las “fuerzas del mercado” que desencadenaron la corrida cambiaria acompañada de fuga de capitales existe una disputa de proyectos estratégicos para subordinar y/o conducir la política económica de gobierno.

NAC&POP

13/05/2018

El gobierno nacional se encuentra en su peor momento, en medio de una profunda crisis que manifiesta la feroz interna de esquemas de poder financiero que lo compone y atraviesa.

Detrás de las “fuerzas del mercado” que desencadenaron la corrida cambiaria acompañada de fuga de capitales existe una disputa de proyectos estratégicos para subordinar y/o conducir la política económica de gobierno.

Esto se expresa en la puja entre el Banco Central (BCRA) y la Jefatura de Gabinete, entre los intereses del globalismo financiero con centro en Londres/Wall Street por un lado (intereses que expresa Sturzenegger y su maestro Cavallo, así como otros funcionarios de peso) y los intereses del continentalismo norteamericano con centro en Washington por el otro (a quienes representa el principal asesor económico de Peña/Quintana, Vladimir Werning, así como Caputo y otros funcionarios).

La disputa principal es por el control de la política económica, y los intereses (económicos, políticos y estratégicos) que se verán predominantemente favorecidos por ella.

El tipo de cambio juega en ello un papel central, siendo estratégico quién lo controle.

La suba del dólar (a 28/30) le interesa al complejo financiero agroexportador que tiene peso en el ministerio de agroindustria, defensa y seguridad y respaldo en Washington (Ministerio de Economía/Tesoro).

Aunque esto también tendería a proteger el mercado interno para desarrollo pyme, si hubiera política en ese sentido.

Este segundo aspecto no les interesa a los agroexportadores, pero es un efecto secundario, y sí nos interesa a nosotros, al proyecto industrialista nacional popular suramericano.

Al proyecto financiero global, exportador de automóviles por ejemplo, le sirve un dólar a 18 y barreras a la importación-exportación, que bloquee el desarrollo de industria y mercado interno.

Por ello les sirve la Timba con las Lebacs para financiarse por fuera del FMI, directamente a través de sus bancas globales.

Les sirve el gasto en infraestructura, energía y puertos.

Porque ellos producen, ensamblan y venden globalmente.

Los mercados internos nacionales/locales son un obstáculo para ellos.

El Macrismo se habilitó una tercera línea de actores estratégicos que puedan respaldarlo: el multipolarismo BRICS comandado por China/Rusia y sus inversiones crecientes en Argentina desde junio-septiembre de 2017 (continuando los acuerdos de antes de 2015).

El Multipolarismo BRICS es un actor de primera magnitud, que emerge entre 2014/2016 como opción internacional de poder al igual que el multipolarismo humanista conducido por Francisco.

Se encuentra en pleno ascenso y desarrollo, y su estrategia se apoya en la tríada Estado/Producción/Trabajo, con una concepción de Ganar/Ganar, en que todas las partes puedan desarrollar su economía real/industrial/social.

Ante el continuo fracaso para contener la corrida cambiaria y el desequilibrio de la economía, el gobierno apostó al acuerdo con el FMI para comprar tiempo, para llegar con aspiraciones a la reelección en 2019.

El Fondo le impuso un acuerdo duro que fija condicionamientos y revisiones periódicas, subordinando así aún más nuestra economía y cediendo mayores grados de soberanía nacional.

Inmediatamente comenzó a hablarse de la caída de Sturzenegger del BCRA, a pedido del FMI, en donde predominan los intereses del continentalismo yanqui.

Aunque en adelante asoma la interna en el FMI, entre los intereses de Washington y los de China/BRICS, quien tiene un peso cada vez mayor en el organismo y busca disputarlo.

Por todo esto, la crisis de gobierno es estructural, no coyuntural. No va a resolverse rápido ni en el corto plazo, sino que va a tender a profundizarse.

Y eso nos abrirá espacios a quienes militamos, participamos desarrollando organización y conciencia social para que vuelva a emerjer el proyecto nacional popular latinoamericano, recuperando el proyecto de una Patria Grande, justa y soberana.

CIEPE

A %d blogueros les gusta esto: