"La democracia degradada garantiza injusticia social, pérdida de soberanía y sometimiento al pueblo" (JR)

LA DEMOCRACIA “BERRETA”

Por Jorge Rachid

¿Dónde se defienden las Malvinas, los recursos naturales, los derechos humanos, la accesibilidad a los medicamentos y a la educación, cuando la Democracia se degrada? En ningún lado, porque la amenaza, la extorsión, la cooptación y el soborno, invaden los espacios democráticos de las instituciones.

Por Jorge Rachid
SIN MORDAZA
23/4/18

¿Cuál es la diferencia para el pobre entre una dictadura militar y una democracia degradada?

Ninguna.

Porque la pérdida de sus derechos laborales, desde despidos a pérdida de poder adquisitivo del salario, no tienen ventanillas donde reclamar.

Para el indigente peor aún, con una Justicia que culpabiliza por color de piel, inserción social, edad, para la cual todos los pobres son ladrones, los inmigrantes son ilegales, en un campo donde imperan la xenofobia y el racismo, como lo demuestran las cárceles, llenas de jóvenes pobres, marginales sin condena.

¿Dónde se defienden las Malvinas, los recursos naturales, los derechos humanos, la accesibilidad a los medicamentos y a la educación, cuando la democracia se degrada?

En ningún lado, porque la amenaza, la extorsión, la cooptación y el soborno, invaden los espacios democráticos de las instituciones.

¿Se pueden endeudar generaciones futuras que aún no nacieron? Si se puede, como dice el slogan de campaña del gobierno predador, colonizado y sumiso que cree que el país, es una empresa, un negocio, en donde los argentinos, antes que compatriotas, somos los parásitos a domesticar, controlar, exigir y condicionar.

Podrán esconder bajo la alfombra de la complicidad hegemónica de los medios, los negociados espureos que hacen a la luz del día, pero que desaparece en la información publicada, pero no podrán cerrar el boca a boca, ni la sensación de vida de un pueblo, ya ejercitado en ser usado como variable de ajuste.

Bauman pensador europeo, definió esta situación como “la democracia líquida”, en un ejercicio intelectual que pretendió pintar el mundo actual, pero con los mismos fundamentos podría haberla llamado: estallada, desagiada, lastimada, herida, falsa, mentirosa, oligárquica, autoritaria, corrupta, hipócrita, falaz o como decimos hoy degradada.

Deberíamos pensar si sigue siendo el concepto de democracia, que desde los griegos viene siendo el gobierno de los pueblos o si por lo contrario, el poder establecido del dinero, de éste capitalismo salvaje que denuncia Francisco, no ha arrasado los fundamentos mínimos democráticos, al condicionar sus instrumentos de ejecución.

Veamos sino la Justicia convertida en el foco de corrupción más claro de la degradación de las instituciones, al convertirse en Partido Judicial al servicio del gobierno y del poder. Gobierno que ejerce el elegido y poder que ordena la embajada de EEUU, como en toda Latinoamérica, como castigo correctivo, por avanzar en la Patria Grande, desde el UNASUR.

El Parlamento es quizás la expresión más patética de una democracia cada día más flaca, más débil, sin musculatura ni fuerzas como para resistir el avance del enemigo neoliberal, en su cruzada sobre los derechos adquiridos del pueblo.

Un Parlamento que “alegremente” además el pago a los Buitres y firmar los DNU de los derechos laborales, votó contra los jubilados, por abandonar Malvinas y otros lastres peores.

Pero el Pueblo argentino tiene memoria histórica, tiene la fortaleza de la conciencia nacional que nos viene del fondo de la historia, que nunca fue oligárquica y nunca fue antinacional, por lo contrario abonó la Patria Grande, con sangre compartida entre los pueblos de esa América Profunda, a la cual pretende desconocer esta caterva de saqueadores seriales, que vienen a entregar al país.

El pueblo en la calle tiene la respuesta y la ejercerá, porque la Patria siempre vence a la invasión.

A %d blogueros les gusta esto: