... Cuando regresé no imaginé que tanto habría de ser mi padecimiento al final de mi vida, todo resulta más doloroso. No en lo físico, sino en el espíritu.

ESA CARTA DE PERÓN

Por Juan Domingo Perón

Compruebo a diario como se ha distorsionado, cómo se ha bastardeado todo cuanto se ha hecho y que no es un esfuerzo solamente mío. Ciento de miles de Peronistas han ofrendado todo en pos de hacer una Gran Argentina. No ha fallado el Pueblo. Los que has defraudado son los Dirigentes que no han sabido estar a la altura de las circunstancias.

 

… Cuando regresé no imaginé que tanto habría de ser mi padecimiento al final de mi vida, todo resulta más doloroso.

No en lo físico, sino en el espíritu.

Compruebo a diario como se ha distorsionado, cómo se ha bastardeado todo cuanto se ha hecho y que no es un esfuerzo solamente mío.

Ciento de miles de Peronistas han ofrendado todo en pos de hacer una Gran Argentina.

No ha fallado el Pueblo.

Los que has defraudado son los Dirigentes que no han sabido estar a la altura de las circunstancias.

Cada uno ha jugado su propio partido y poco o nada les ha interesado el País o el Pueblo…

Poco es el tiempo que me queda.

Quisiera poder cerrar mis ojos con tranquilidad, pero, imagino que diariamente aumentarán las angustias ante el acoso de quienes ya festejan mi desaparición y hacen planes para repartirse lo que puedo dejar.

Quisiera que al morir, mis restos fueran depositados en algún lugar de esa abandonada Tierra Patagónica, donde disfruté mi niñez.

Quizá, desde ese lugar a donde no llegan tantos que esconden tras su supuesta lealtad, toda la falsedad, bajo la luz de las estrellas, en esas noches frías, pueda hallar la tranquilidad que todo guerrero ansía.

Pero ni en la muerte habrán de dejarme tranquilo.

JUSTIFICARÁN SU APARENTE IDENTIFICACIÓN DIVULGANDO Y NO PROMOVIENDO LO QUE HA SIDO Y ES NUESTRO PROYECTO, colocando bustos en plazas o paseos, o bien poniendo mi nombre a calles, edificios.

Con eso PRETENDERÁN JUSTIFICARSE ANTE LAS FACILIDADES QUE ENCONTRARÁN PARA ENGATUSAR CON FALSAS PROMESAS y asumiendo una posición que JAMÁS TUVIERON  a masas que confían y creen aún en esos hombres.

Usted lo habrá de comprobar.

No pasará mucho tiempo.

Son contados los amigos leales que he tenido.

Se verán a los desleales y no dudo que SENTIRÁ BRONCA AL ESCUCHARLOS. pero, como siempre he dicho, LA MENTIRA TIENE PATAS CORTAS.

Ellos mismos caerán por el propio peso de SUS PECADOS y pagarán las consecuencias, sintiendo el repudio de todo un pueblo.

 

JUAN DOMINGO PERÓN.

 

Carta dirigida al Compañero Pedro Michelini.