En medio del escándalo de Cambridge Analytica y tras el informe de AI, el periodista Santiago O´Donnell reveló que Mauricio Macri era uno de los clientes principales de “Messina Group”, una firma que facilita servicios análogos a los de CA.

MANIPULACIONES. CÓMO MACRI Y MARCOS PEÑA NOS COMEN LA CABEZA

Por Rodrigo Lugones

El 19 de marzo de 2018, Mauricio Macri, a través de un DNU, creó la “Unidad de Opinión Pública”, que responde directamente a la Jefatura de Gabinete de Ministros, a cargo de Marcos Peña Braun. En el artículo número dos del decreto, pueden conocerse con exactitud los objetivos de esta “unidad ejecutora especial temporaria”, tal como la denomina el documento

 

FILTRACIÓN DE DATOS Y “NUEVA DERECHA DEMOCRÁTICA”

Alexander Nix. Se fue de boca.

Por Rodrigo Lugones

Juan José Salinas

Pájaro Rojo

12/04/2018

Alexander Nix, CEO de Cambridge Analytica (CA), Mark Turnbull y Alex Taylor (directivos subalternos de la misma) fueron sorprendidos, en varias cámaras ocultas, por el Channel 4 de Inglaterra, confesando los verdaderos objetivos que perseguía la firma británica sobre el uso masivo de datos. El video se esparció como reguero de pólvora. Multi-viralizado, provocó diversos efectos políticos y financieros que incluso llegaron a regar las costas argentinas.

Un falso agente de Sri Lanka, que buscaba asesoramiento en una futura campaña política fue el anzuelo. Así, un periodista del Channel 4 pudo concretar una serie de encuentros en lujosos hoteles londinenses con los directivos de CA. El informe reveló la trama que esconden las empresas de consultoría política que analizan y cruzan datos de usuarios de redes sociales a gran escala para manipular, entre otras cosas, procesos electorales.

Tras el escándalo las acciones de Facebook en Wall Street se desmoronaron. La empresa de Zuckerberg perdió, en diez días, 100 mil millones de dólares. Alexander Nix fue expulsado de la compañía que dirigía acusado de malversar datos de usuarios de Facebook, y Facebook no tuvo más remedio que reconocer que lo habían hecho.

“I’m really sorry that this happened” (“realmente siento que esto haya pasado”), le dijo a CNN un sobreactuado Zuckerberg.

En los videos, Nix, Turnbull y Taylor exponían los servicios que su compañía brindaba sacando provecho de la información proveniente de las redes sociales. En simultáneo, explicaban el tipo de trabajo que podían ofrecer en campañas electorales.

“Podemos mostrarle al electorado lo que quiere ver, en el momento justo, en el lugar indicado. Mientras más información puedas conocer y más datos obtengas, mejor podrás manipularlo”, dice Alex Taylor, directivo de CA, en uno de los videos. Mark Turnbull, también directivo de CA, compleTa: “Podrás saber quién es la oposición, sus secretos, sus tácticas…”.
Nix, por su parte, en otro tramo del informe, plantea algunas maniobras para condicionar a las fuerzas políticas opositoras como: “ofrecer un trato demasiado bueno para ser verdad y asegurarse de que esté grabado en video”, o: “enviar algunas chicas a la casa del candidato opositor y registrarlo en video”, con el objetivo de ensuciarlo, desde luego.

Alexander no desconoce el poder de las creencias, y sobre todo, el poder de los medios de comunicación masivos para condicionar o dirigir opiniones y elecciones: “Suena horrible decirlo, pero estas son cosas que no necesariamente necesitan ser ciertas, siempre y cuando se crean”, sentenció.

Es un escándalo

Se destapó, así, el escándalo por fuga o uso indebido (y sin permiso) de datos masivos más grande de la historia de Facebook. Zuckerberg debió reconocer que, de ser necesario, iría a declarar ante la justicia y junto con Nix eligió desviar la atención y exponer al psicólogo británico Aleksandr Kogan, a quien la marca estadounidense entregó datos sobre 57 millones de “amistades” de todo el mundo.

Kogan es experto en análisis psicométricos, psicología cognitivo conductual y pionero en entrecruzamiento de datos de diverso origen. Es el creador del test digital thisisyourdigitallife, una aplicación que permitía, cuando el o la usuarios la usaban, acceder a la información personal de quien rellenaba el test y de todos sus contactos (recabando información personal de todo tipo que, analizada, era utilizada para diseñar estrategias de comunicación política; la creación de mensajes dirigidos hiper-individualizados para lograr una comunicación más efectiva).

Según Zuckerberg, Kogan lo engañó y usó la información con fines no confesados previamente, comprometiendo a la firma estadounidense. Diseñó la aplicación, la vinculó a Facebook, obtuvo toda esa información y la vendió a CA. La dinámica de la venta de datos realizada por Kogan fue expuesta en una entrevista para The Guardian que realizó un ex trabajador de CA, Christopher Wylie.

Algunas semanas después de que estallara el escándalo, la suma de usuarixs afectadxs por la filtración escaló de más de 50 a 80 millones (luego se terminó de saber que el hecho afectó a 2200 millones de usuarixs, es decir, la totalidad de usuarios de la mayor red social del planeta). Facebook, en un gesto tardío por recuperar credibilidad, se vio obligada a rediseñar su política de privacidad. Zuckerberg fue convocado a declarar en el parlamento estadounidense. Su empresa está sumida en la crisis más importante desde su creación.

Por otra parte, luego de la popularidad que obtuvo la cámara oculta de Channel 4, CA expresó: “Rechazamos cualquier alegación de que Cambridge Analytica o cualquiera de sus afiliados use trampas, sobornos o las llamadas ‘trampas de miel’ (encuentros sexuales que funcionan como chantaje) para cualquier propósito. Rutinariamente llevamos a cabo conversaciones con potenciales clientes para tratar de desentrañar intenciones poco éticas o ilegales. Cambridge Analytica no utiliza material no evaluado para ningún propósito.”

El cambridgegate expone la utilización de la minería masiva de datos para consultoría política y la manipulación de creencias para condicionar elecciones políticas y económicas, siempre al servicio de las fuerzas políticas más reaccionarias del planeta. Aquellas que responden a programas económicos neo-liberales. La blackmirrorización de la consultoría política es el realismo de las encuestas y predicciones ocultas (y utilizadas para fines oscuros) del siglo XXI.

Datos masivos y neoliberalismo

El data mining o la minería masiva de datos, explicada muy velozmente: es un conjunto de técnicas y tecnologías que permiten explorar grandes bases de datos, de manera automática o semiautomática, con el objetivo de encontrar patrones repetitivos que expliquen el comportamiento de estos datos (fuente: https://www.iebschool.com/blog/data-mining-mineria-datos-big-data/ ).

El análisis masivo de datos, su entrecruzamiento y las conclusiones que pueden extraerse de las operaciones conocidas como “Data Mining” han quedado expuestos en el cambridgegate. En Argentina la alianza Cambiemos viene desarrollando un uso polémico de éste tipo de prácticas hace tiempo. Durán Barba es la cara visible de toda esta ingeniería social puesta al servicio de las victorias electorales de lo que un sector del periodismo denominó “nueva derecha democrática”.

El 19 de marzo de 2018, Mauricio Macri, a través de un DNU, creó la “Unidad de Opinión Pública”, que responde directamente a la Jefatura de Gabinete de Ministros, a cargo de Marcos Peña Braun. En el artículo número dos del decreto, pueden conocerse con exactitud los objetivos de esta “unidad ejecutora especial temporaria”, tal como la denomina el documento:

“ARTÍCULO 2°.- La UNIDAD EJECUTORA ESPECIAL TEMPORARIA ‘UNIDAD DE OPINIÓN PÚBLICA’ tendrá como objetivos:
a. Elaborar un plan de seguimiento de la opinión pública que permita monitorear la gestión del gobierno y conocer las demandas de la población como insumo para el diseño y la implementación de las políticas públicas.
b. Recabar información sobre las principales demandas y problemáticas de los ciudadanos.
c. Evaluar el nivel de conocimiento por parte de la ciudadanía de las políticas del Gobierno Nacional.
d. Coordinar la implementación de los estudios de opinión pública que se lleven a cabo en la Administración Pública Nacional y asistir y asesorar en la materia a los Ministerios y organismos que lo requieran.
e. Generar información cuantitativa que facilite el diagnóstico de situación y posterior implementación de medidas del Gobierno Nacional.”
Un dato llamativo es que la unidad en cuestión se disolverá el 31 de diciembre de 2019, el último día del que sería, hasta el momento, el último año de gobierno de Macri.

Un día después de la creación, por medio de un decreto de necesidad y urgencia, de la “Unidad de Opinión Pública”, Amnistía internacional publicó un informe donde demostraba, con datos concretos, la existencia de una cybertropa (que operaba con bots y mostraba comportamientos no humanos similares en diferentes cuentas de Twitter), que ataca a opositores o periodistas que plantean algún nivel de disidencia con el gobierno de Mauricio Macri.

Mora Yazbeck Jozami, la cara visible del emprendimiento non sancto.

En medio del escándalo de Cambridge Analytica y tras el informe de AI, el periodista argentino Santiago O´Donnell reveló que Mauricio Macri era uno de los clientes principales de “Messina Group”, una firma que facilita servicios análogos a los de CA. En su sitio web lo contaban entre nombres como Barack Obama, Enrique Peña Nieto, Theresa May, Matteo Renzi, Sigmar Gabriel, Mariano Rajoy y David Cameron.

Luego de que se hiciera pública, The Messina Group decidió sacar la foto de Mauricio Macri de su sitio web. Macri, por su parte, negó ser cliente de Messina Group y Cambridge Analytica (Alexander Nix había mencionado a Argentina como otro de sus clientes, junto a Kenia, la India, Estados Unidos y China).

La “Unidad de Opinión Pública” es un Cambridge Analytica hecho por, para y desde el Estado. El gobierno de Mauricio Macri montó una ingeniería de análisis y de minería masiva de datos de usuarios de redes sociales desde el Estado para condicionar emociones, pensamientos, elecciones y acciones con la información que cada uno de nosotros vuelca todos los días en internet.

El periodista Nicolás Adet Larcher, vía Whats App, me hizo llegar a una intervención que Santiago O´Donnell realizó en un medio mexicano a propósito de la triada que conforman Cambridge Analytica, Amnistía Internacional y la Unidad de Opinión Pública:

Proceso.com.mx.: -–¿Se están cruzando los perfiles elaborados a partir de datos personales en las redes con información de las bases de datos de organismos oficiales? –se le pregunta a Santiago O’Donnell.

Santiago O’Donnell.: –Yo lo que te puedo decir es que en julio de 2016, tres meses después de la reunión del jefe de gabinete con el Messina Group, la base de datos de la ANSES pasa a la órbita y el control de la Jefatura de Gabinete. Y a partir de ahí se crea esta Unidad de Opinión Pública, para manejar estos datos.

La conclusión es evidente: nos están utilizando. Están utilizando nuestra información. Incluso cuando rellenamos un gracioso test para saber a qué personaje de Dragon Ball Súper nos parecemos. Aportando algunos datos de nuestra personalidad, estamos proveyendo de información a éstas usinas de manipulación de información y creencias.

De allí extraerán lo que necesitan para condicionar nuestras elecciones, pensamientos, acciones y emociones. Todo esto es utilizado por consultoras políticas para decidir cómo diseñarán la comunicación política que mejor se ajuste a cada público para que se acepten planes económicos regresivos, disociando por completo las decisiones que tomamos del impacto que pueden tener estas políticas en nuestras vidas.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: