El magistrado, que ordenó la prisión para Lula, es un personaje de película.

SERGIO MORO, UN JUEZ ADIESTRADO POR EE UU

Por Martín Piqué

Moro conoce los vericuetos de la cooperación con Estados Unidos. Incluso a principios del año pasado había dejado a trascender que en este años podría tomarse un año sabático para estudiar en el país del norte. “Moro es un sheriff de provincia que está cumpliendo con la función que el poder real de Brasil le ha otorgado para sacar del juego a Lula. Detrás de él, es evidente, está el Departamento de Estado estadounidense”, aseguró en diálogo con Tiempo el periodista argentino Diego Vidal, residente en el estado norteño de Sergipe

Por Martín Piqué*

Tiempo Argentino

5 de Abril de 2018

 

Foto  Ángel Mosquito

El 7 de septiembre pasado, principal fecha patria de Brasil y día en que se conmemora algo parecido a la independencia –un príncipe regente que rompe los lazos con las cortes de Portugal sin derramar sangre para conseguirlo- las carteleras de los cines del vecino país exhibieron el poster de un estreno que prometía polémica.

Se trata de la película “Policía Federal. La ley es igual para todos”, un film en el que se contará la acción de esa fuerza de seguridad en el combate a la corrupción.

Uno de los protagonistas de la historia –no el central, pero con bastante incidencia en la trama- es el juez federal Sergio Fernando Moro.

El magistrado de provincias, nacido en Maringá, segunda ciudad del estado de Paraná (junto a Santa Catarina y Río Grande do Sul conforman el próspero sur del país), saltó a la fama y su nombre trascendió las fronteras de Brasil tras condenar al ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva a 9 años y medio de prisión, y por, este jueves, ordenar su detención.

Graduado en Derecho en su ciudad natal, Moro se especializó en el combate a la corrupción ‘trasnacional’ luego de cursar un programa focalizado en la cuestión en la universidad de Harvard.

Desde ese momento –y al igual que otros dirigentes políticos y personalidades del Poder Judicial de Sudamérica-, el juez federal de Curitiba no dejó nunca de viajar periódicamente a Estados Unidos.

De hecho, suele decir que admira a los ex presidentes estadounidenses Theodore Roosevelt (promotor de la doctrina del garrote –‘Big Stick’- para consolidar la primacía estadounidense en el hemisferio) y Abraham Lincoln, ambos republicanos, al igual que Donald Trump.

“Moro fue adiestrado en el Departamento de Estado.

Viaja permanentemente a Estados Unidos.

Moro sabe cómo ganarse la aprobación de Washington”, lo describió en una entrevista de febrero pasado el diplomático brasileño Samuel Pinheiro Guimarães.

Moro, la Embajada y la nueva ofensiva geopolítica de EEUU

Con un padre ligado al Partido de la Social Democracia de Brasil (PSDB, fuerza de centroderecha, más allá de su denominación), Moro es acusado por los dirigentes del PT de tener un doble estándar a la hora de investigar a la dirigencia política.

Le reprochan que a lo largo de su desempeño como juez de las ‘manos limpias’ –en la tradición del mani pulite italiano de los ’90- no puso ningún énfasis en la dirigencia del PSDB, al que pertenecen nada menos que Aécio Neves y Fernando Henrique Cardoso.

Moro, se sabe, es el arquitecto jurídico de la investigación del ‘Lava Jato’, la trama de desvío de fondos, financiamiento partidario, direccionamiento de obras públicas y enriquecimiento personal de algunos dirigentes políticos que se montó sobre los recursos de la empresa más grande de América Latina, la petrolera brasileña Petrobrás.

Una de las claves de toda la persecución judicial de esas maniobras es la utilización de la figura de la “delación premiada”, que prevé reducciones de penas para los supuestos ‘arrepentidos’ que aporten datos sobre hechos de corrupción.

Esta figura jurídica también está siendo usada para investigar los pagos de sobornos por parte de la constructora brasileña Odebrecht, de notable expansión en América Latina durante el último decenio.

Hasta tal punto creció Odebrecht en la primera década del siglo XXI que quedó a cargo del reacondicionamiento del famoso puerto cubano de Mariel.

Con la ampliación del canal de Panamá, Mariel apuesta a convertirse en el principal punto de aprovisionamiento y transbordo para los barcos de gran calado que naveguen por esa parte del Caribe.

Que tanto Odebrecht como Petrobrás hayan quedado bajo la lupa de la Justicia refleja, para algunos analistas, que Estados Unidos resolvió, como prioridad de su política exterior, hacer lo posible para poner un límite a la creciente influencia que Brasil estaba asumiendo en América Latina.

No es casual, en ese sentido, que uno de los cortocircuitos más graves entre la administración de Dilma Rousseff, del PT, y el gobierno de Washington haya tenido lugar en 2013, tras la difusión pública de las filtraciones de documentos secretos por parte de Edward Snowden, el ex contratista de la CIA y consultor tecnológico de la NSA, las agencias de inteligencia más conocidas de EEUU.

Snowden demostró que la NSA había logrado interceptar de modo permanente la red informática privada de Petrobrás.

Así pudo recolectar datos de millones de mails y llamadas telefónicas vinculadas al funcionamiento de la petrolera.

En Brasil, no se descarta que buena parte de esa documentación –obtenida de modo ilegal- haya contribuido de modo determinante a los primeros avances de la investigación del ‘Lava Jato’.

Todo ese proceso coincidió con la llegada a Brasilia de la ex embajadora de EEUU en Brasil, Liliana Ayalde, hija de un médico colombiano radicado en Estados Unidos y reemplazada en enero de este año por otro diplomático, también de carrera, Michael McKinley (se desempeñó en como embajador en Afganistán, Perú y Colombia).

A principios de 2017, Ayalde fue designada Directora Civil Adjunta para Asuntos de Política Exterior del Comando Sur del Ejército estadounidense.

Ayalde supo estar a cargo de la USAID (agencia de cooperación internacional de EEUU).

Sus antecedentes como diplomática generan intriga y cierta sospecha en sectores de la izquierda latinoamericana: mientras estuvo al frente de las embajadas estadounidenses en Paraguay y Brasil se produjeron los derrocamientos, a través de la vía parlamentaria, de Fernando Lugo y la propia Rousseff.

Ayalde había dejado su cargo en Asunción en agosto de 2011, meses antes de la destitución de Lugo en Paraguay.

“Ayalde actuó con gran fuerza durante el golpe de Estado que ocurrió en Paraguay.

Ahora se encuentra en Brasil, utilizando el mismo discurso, argumentando que la situación (en Brasil) ya no puede ser resuelta por las instituciones brasileñas”, advertía hace más un año Carlos Martins, profesor de Sociológica en la Universidad de San Pablo.

Tres meses después de esa advertencia el Senado de Brasil concretó el desplazamiento de Rousseff.

Moro conoce los vericuetos de la cooperación con Estados Unidos.

Incluso a principios del año pasado había dejado a trascender que en este años podría tomarse un año sabático para estudiar en el país del norte.

“Moro es un sheriff de provincia que está cumpliendo con la función que el poder real de Brasil le ha otorgado para sacar del juego a Lula.

Detrás de él, es evidente, está el Departamento de Estado estadounidense”, aseguró en diálogo con Tiempo el periodista argentino Diego Vidal, residente en el estado norteño de Sergipe.

“A diferencia del proceso del mani pulite italiano, que tuvo como consecuencia el final de los partidos políticos tradicionales, Moro no toca a ningún referente de los partidos tradicionales de Brasil: es alguien que va sólo por el PT.

Estudió en Estados Unidos y es evidente que importó desde allí todos los conceptos que está utilizando”, analizó el periodista Darío Pignotti, también argentino, corresponsal del diario Página/12 en la ciudad de Brasilia.

Moro, en suma, está en el centro de la tormenta. Es un protagonista, un duro. Casi como en el cine.

 

MP/

N&P: El Twitt de Martin Pique es @MartinPique

A %d blogueros les gusta esto: