Los gritos destemplados de los programas de tv, fortalecen las mentiras, esconden la verdad y denigran la política. (JR)

ALGUNOS PROGRAMAS QUE GRITAN POR TV DENIGRAN LA POLITICA

Por Jorge Rachid

Con el pensamiento crítico cada vez más enterrado, con los programas que dicen ocuparse de temas serios y los bastardean, los ensucian en mesas de caranchos hambrientos, guionados por personajes políticos que buscan instalar linchamientos mediáticos y seudoperiodistas que se prestan destrozar familias enteras, cuyas principales responsabilidades han sido que algún miembro de las mismas haya adquirido compromiso social o político.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

20/2/18

Los pueblos originarios tenían en sus Consejos de Ancianos el saber de la experiencia, base de la sabiduría a los cuales recurrían en las decisiones estratégicas, en medio de reflexiones que acompañaban con hiervas sensibilizantes. Nadie gritaba, la verdad fluía, las ideas se consolidaban en un ambiente mágico compartido en el respeto común.

No es la única forma de expresar y buscar la realidad y desnudarla, sin presiones, ni manipulaciones ya que como nos mostraba el genial Marcel Marceau, el mimo francés, que podía decirnos todo, sin decirnos una sola palabra, sólo con su expresión corporal y una escenografía que se componía con el silencio. Un mensaje totalizador.

El General Perón daba detalles de sus pensamientos estratégicos, todos los miércoles ante los delegados de base de diferentes gremios en el Salón Felipe Vallese de la CGT, en diálogo de ida y vuelta con los protagonistas de la historia, el movimiento obrero organizado. Docencia al decir y humildad al escuchar.

La irrupción de la mass media de la mano de la globalización, primero en la TV, luego el cable y después las redes como elemento de información centralizado, manejado por el poder neoliberal unipolar de EEUU, ha derramado una cultura, en donde la verdad importa poco, lo importante es si existe o no en los medios. Si aparece es.

Con el pensamiento crítico cada vez más enterrado, con los programas que dicen ocuparse de temas serios y los bastardean, los ensucian en mesas de caranchos hambrientos, guionados por personajes políticos que buscan instalar linchamientos mediáticos y seudoperiodistas que se prestan destrozar familias enteras, cuyas principales responsabilidades han sido que algún miembro de las mismas haya adquirido compromiso social o político.

Esa presión derrama sobre el Partido Judicial, verdadero viaje la pasado de oscurantismo medieval e inquisidor, dispuesto a dar respuestas a las masas vociferantes, estimuladas por los medios hegemónicos que piden sangre, cárcel, mano dura, más militares en un “deja vu” del siglo XlX, pasando a degüello a la oposición, federal en aquel caso y peronista en éste.

Esa sucesión de programas patéticos, en donde concurren personajes de la política preocupados por los 5 minutos de pantalla; programas que habría que vaciar de cualquier persona lúcida, que pretenda elaborar un pensamiento coherente. Es que la tentación de enfrentar esa situación y salir airoso, los lleva a transitar el camino de la denigración política que dicen defender.

Así han podido sucederse en el país, permanentes avasallamientos al Código de Procedimientos Penal, avalados por jueces de la servilleta y camaristas mercenarios, que han permitido al régimen encarcelar, a demanda supuestamente popular, pero que es mediática, a cualquier persona, que aun enfrentando juicios, cuya culminación sería de pena condicional, hace dos años están presas del régimen autoritario y corrupto que conduce la Argentina a una situación colonial.

“Atrapen al ladrón….” es la expresión lanzada por los cómplices del robo, señalando en dirección opuesta a la que siguieron los verdaderos ladrones. Así ocurre con el gobierno cuando plantea la “transparencia” y el “combate a la corrupción”, cuando la totalidad de sus ministros como mínimo y el mismo presidente tienen sus bienes en paraísos fiscales, o sea defraudaron al fisco, de máxima robaron al país desde la obra pública desde los privado primero como contratistas y luego como poder. La timba financiera es el juego favorito del poder hoy, mientras gritan…atrapen al ladrón…

Como decía un político, cuando me vienen a hablar de corrupción, cuando se van cuento los cubiertos, sin embargo esos programas que demonizan, denigran, estigmatizan, vociferan “todos a una” como en Fuenteovejuna, son los que marcan tendencia. Sin embargo desconocen la cultura diaria de la oralidad, del vecindario, de lo cotidiano del dolor sufrido por el despido, por la necesidad, por la enfermedad o por el hambre. Esa transmisión oral hizo el 17 de octubre, despidió a Cristina en multitud, defendió los DDHH, a las Madre y Abuelas, las resistencias del 55 y del 76, despliega la solidaridad y fortalece al movimiento nacional en lo cotidiano y hace resistente al pueblo, al avance neoliberal.

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: