En la TV se vio clarito como el Toro Loñ cayó de bruces, intentó algún mugido postrer, pero rápidamente entró en escena el Aprendiz Moro, como para que no se note.

IMPRESIONANTE ESTOCADA EN LA PLAZA “INTRATABLES”.

Por MArio Casalla (FOTO)

Confieso que cuando estaba a punto de levantarme, la “Cosa” (das Ding) sucedió. El Tío se ajustó la chaquetilla blanca. Debajo de la capa se notó levemente que su mano ajustaba fuerte el estoque y se lo clavó justo en el entrecejo, como indica el buen reglamento: “Usted fue asesor de Videla y de la dictadura asesina”.

Por Mario Casalla

“Punto Uno”

10/12/2017

En algunas cosas hay que detenerse.

Por ejemplo en el gol de Maradona a los ingleses en el ’86.

¿Se imagina usted un relator soso que se limitara a decir “gol de Argentina”?

Un plomo, claro está.

Menos mal que en el Mundial de Futbol México ’86, estuvo el uruguayo para gritar un Goool como debe gritarse.

O también como lo gritó el Negro Jefe –pero vestido de celeste- en el Maracaná, en 1950 y…¡Amarelhos go home!.

Pero no, esta vez la cosa era difícil. La Plaza de Toros se había vuelto más Intratable que de costumbre, la luz de los reflectores caía a pico y uno -que no es de esa “afición”, como diría un buen andaluz- estaba a punto de romper el boleto e irse.

(Para peor acotemos que los Animales Sueltos ya bufaban en el corral de al lado, preparándose era la próxima corrida).

Pero confieso que cuando estaba a punto de levantarme, la “Cosa” (das Ding) sucedió.

El Tío se ajustó la chaquetilla blanca.

Debajo de la capa se notó levemente que su mano ajustaba fuerte el estoque y se lo clavó justo en el entrecejo, como indica el buen reglamento: “Usted fue asesor de Videla y de la dictadura asesina”.

En la TV se vio clarito como el Toro Loñ cayó de bruces, intentó algún mugido postrer, pero rápidamente entró en escena el Aprendiz Moro, como para que no se note.

Pero el de Chaqueta Blanca había ganado en ley de buen Matador.

La orquesta puso otra música, el director de la Plaza ordenó sacarlo rápido del ruedo.

Y el Toro Loñ –asido de la cola- fue arrastrado para el lado de Animales Muertos.

Fue entonces que me levanté de las gradas y me fui cantando bajito para mi hotel, justo frente a la Macarena (a pocas cuadras de esa Plaza del Guadalquivir, que el gran Federico García Lorca inmortalizó como nadie).

En un rato salía mi vuelo para aquí.

Es que yo también venía del Sur (igual que el de chaquetilla blanca) y en Ezeiza me esperaba un tramo más, de cabotaje.

Alla en La Linda se conoce muy bien al Flaco Loñ (antiguo habitué de la modesta TV local) y asesor hace décadas atrás de otro submarinista al que también aconsejó el rumbo equivocado.

Es cierto que entonces tenía más pelo y no parecía tan torpe.

Pero me parece que no lo soñé, que es el mismo.

Por las dudas, cuando llegue a Buenos Aires -mientras espero el trasbordo- le preguntaré por teléfono a mi amigo -el periodista Martín García- que suele estar bien informado.

Sino, seguro que por La Linda andará todavía aquél Profesor que sabe bien de qué se trata, ya que lo sufrió por partida doble.

Ahora, eso sí: espero que alguien haya grabado en “vídeo” (como dicen aquí los gaitas) ese momento justo (sólo ese, por favor!) el de la estocada precisa y el grito guerrero del chaquetilla blanca en la testa del Toro que se resistía : “bueno, entonces diga que NO, no me hable de otra cosa, diga que NO…!”.

Si lo hicieron, seguro que el vídeo será tan popular como el inolvidable goool a los ingleses en el 86, y lo encontraré porque –como dicen ahora- seguramente se “viralizará”.

Palabra que suena inapropiada para ese caso.

Más bien le pondría música.

Algún pasaje del “Va Pensiero”, no estaría mal.

¿Tendré suerte?

En aquél momento, yo no tenía máquina (sólo la de escribir), pero recuerdo bien la fecha: fue el 7 de diciembre del año 2017 a las 21h y pico, en “Intratables” por A24.

Más no le puedo decir.

Y lo sé porque cuando llegué al hotel, habían dado las doce (ya era día 8) y la Macarena se había transformado simplemente en María.

 

MC/

 

N&P: Mario Casalla es filosofo. Escribió Razón y Liberación (1973); Crisis de Europa y reconstrucción del hombre. Un estudio sobre Martin Hei degger (1977) ; Tecnología y Pobreza. La modernización vista en perspectiva latinoamericana (1988); América en el pensamiento de Hegel. Admiración y rechazo (1992); El sujeto cartesiano. Historia de la Psicología en la Modernidad (1995) : La Tecnología. Sus impactos sobre la educación y la sociedad contemporánea (1996); América Latina en perspectiva. Dramas del pasado y huellas del presente (tres ediciones 2003, 2005 y 2011)