El último año del Fútbol para Todos (2015) le salio al Estado 1.850 millones de pesos ($ 1.800.000.000). Mucha guita, a priori.

VACUNAS PARA TODOS

Por Juan del Barrio

Un viaje promedio a Floranópolis cuesta unos $15.000. Unas 60 lucas por familia.
La vacuna contra la Fiebre Amarilla marca Stamaril del laboratorio Sanofi tiene un costo de $760.
¿Puede usted creer que hay colas gigantescas frente a los hospitales y vacunatorios que la aplican de forma gratuita generada por gente que se va a gastar 15 lucas afuera pero pretende que los $760 de la vacuna se la paguemos entre todos, y a nadie se le despeina el jopo?

 

 

Por Juan del Barrio

 

El último año del Fútbol para Todos (2015) le salio al Estado 1.850 millones de pesos ($ 1.800.000.000). Mucha guita, a priori.

Pero teniendo en cuenta que somos 44 millones de habitantes, nos ha costado $40.90 por habitante por año.

Pero teniendo en cuenta que cubre dos campeonatos de 19 fechas cada uno, nos ha costado $1,07 por fecha.

Pero teniendo en cuenta que a 20 equipos, cada fecha tiene 10 partidos, nos ha costado $0,10 por partido.

La pregunta que muchos indignados se hacían, con el dedo índice apuntando al cielo y la furia a flor de labios es ¿Por qué debo yo pagar el fútbol que no miro?

Fíjese usted qué curioso:

Hace un año, más o menos, se detectó un brote de fiebre amarilla en el Brasil y desde entonces se recomienda darse la vacuna antes de viajar.

Un viaje promedio a Floranópolis cuesta unos $15.000. Unas 60 lucas por familia.

La vacuna contra la Fiebre Amarilla marca Stamaril del laboratorio Sanofi tiene un costo de $760.

¿Puede usted creer que hay colas gigantescas frente a los hospitales y vacunatorios que la aplican de forma gratuita generada por gente que se va a gastar 15 lucas afuera pero pretende que los $760 de la vacuna se la paguemos entre todos, y a nadie se le despeina el jopo?

Eso sin contar el dinero en abacaxís, caipirinhas, Garotos y cadeiras que se quedará todo en Brasil para beneficio de nuestros primos hermanos.

Es decir: gritan, lloran y patalean por 10 putos centavos pero se hacen olímpicamente los boludos por $760.

¿Será que los que se van a Brasil son mayormente rubiecitos, pero los que miran fútbol gratis somos medio morochos?

Hay veces que uno llega a pensar que nos merecemos el gobierno de mierda que estamos teniendo”.