Del apocalipsis kirchnerista al paraíso macrista, la de la inflación es una de sus fallidas predilectas.

“MAESTROS DEL ERROR”

Por Sebastián Fernández y Mariano Kestelboim

Durante los gobiernos kirchneristas, el pronóstico de cataclismos fue una constante de los denominados economistas serios pese a que la realidad los desmentía una y otra vez. Estos falsos críticos no han dejado de operar desde la llegada de Cambiemos al poder, sólo que lo hacen al revés. Pasaron del apocalipsis kirchnerista al paraíso macrista, tan inminente e igual de esquivo. La de inflación es una de sus proyecciones fallidas predilectas.

Por Sebastián Fernández y Mariano Kestelboim
Pagina/12
21 de enero de 2018
Fotos: Télam

Luis Caputo, Federico Sturzenegger, Marcos Peña y Nicolás Dujovne.

Una de las constantes más sólidas durante los gobiernos kirchneristas fue el pronóstico de cataclismos por parte de los denominados economistas y analistas serios.

Pese a ser desmentidos por la realidad, volvían, año tras año, a ser vaticinados con pasión.

Era el famoso apocalipsis inminente aunque siempre esquivo, paradigma que sobrevolaba la mayoría de los análisis, desde los que se podían leer en suplementos especializados hasta aquellos que padecían los programas de chimentos.

Esos desaciertos sostenidos en el tiempo que en cualquier otro ámbito profesional hubieran arruinado carreras promisorias y condenado a sus autores al ostracismo, no disminuyeron, en este caso, el éxito profesional de estos maestros del error.

Al contrario, cada nueva lluvia de fuego fallida consolidaba el crédito de quién la había vaticinado e incentivaba a sus colegas a doblar la apuesta y relanzar la espiral de nuevos cataclismos, igualmente fallidos.

Pronósticos fallidos

Un observador candoroso podría sorprenderse por el hecho de que fueran tomados como oráculos quienes durante años reiteradamente se dedicaron a equivocarse; pero eso sería olvidar lo esencial: sus análisis fallidos nunca fueron errores.

Ocurre que esos analistas funcionan, en la práctica, como falsos críticos teatrales que opinan desde la platea cuando, en realidad, son parte de la obra que miramos.

Su objetivo no es analizar la realidad sino operar sobre ella.

 

SF/MK/