En su regreso de Chile, el presidente del Episcopado argentino, monseñor Oscar Ojea, cuestionó duramente el tratamiento que le dieron los medios de comunicación a la visita del Papa Francisco a la región.

LA IGLESIA DESTROZÓ A CLARÍN Y LA NACIÓN: “NO LEAN SUS CRÓNICAS, ESCUCHEN LA VOZ DEL PAPA”

Por Monseñor Oscar Ojea (FOTO)

Durante las dos últimas semanas, los grandes medios de comunicación cuestionaron brutalmente al Papa por no recibir al presidente Mauricio Macri, no bajar en territorio argentino y por salir en defensa de los pueblos aborígenes, especialmente los mapuches, tan castigados en el país por el gobierno argentino.

20 enero, 2018

 

En su regreso de Chile, el presidente del Episcopado argentino, monseñor Oscar Ojea, cuestionó duramente el tratamiento que le dieron los medios de comunicación a la visita del Papa Francisco a la región. “Los invito a leer los mensajes del Santo Padre, no las crónicas de los periódicos que hacen foco en algunos temas particulares, que aparentemente pretenden oscurecer lo que ha acontecido realmente, sino lo que el Papa nos vino a traer, aquí, muy cerquita, a nuestro país hermano, aquí en América Latina”, afirmó Ojea.

Durante las dos últimas semanas, los grandes medios de comunicación cuestionaron brutalmente al Papa por no recibir al presidente Mauricio Macri, no bajar en territorio argentino y por salir en defensa de los pueblos aborígenes, especialmente los mapuches, tan castigados en el país por el gobierno argentino.

El obispo de San Isidro al regresar de la gira del pontífice a Chile y Perú, Ojea compartió con los fieles lo vivido junto al Papa en su gira por Chile. Calificó el viaje del Papa a la Nación hermana como “extraordinario”. En primer lugar, destacó la hospitalidad del pueblo y del clero chileno, en su caso particular, de los obispos, con quienes se manifestó muy agradecido.

En referencia a la primera misa del Pontífice en Santiago, monseñor Ojea señaló que no recuerda haber estado en un lugar alto y haber visto esa multitud, “donde no cabía un alfiler”. Ante esto, consideró que “es imposible juntar esas multitudes sin la Fe y sin lo que suscita el carisma del papa Francisco”.

“Papa Francisco tiene un enorme carisma y un don de comunicación inmediata con su pueblo, esto es maravilloso”, describió, y detalló que “en cada encuentro reinaba un clima de alegría, de entusiasmo, de comunicación con el Pastor. Esto no fue para nada suficientemente destacado, en general, por algunos medios, pero es importante que yo se los diga: el viaje a Chile fue una fiesta; una fiesta del pueblo, una fiesta para nosotros que tuvimos la alegría y el orgullo de participar”, advirtió.

“La visita del Papa a la cárcel de mujeres es una cosa histórica, es maravilloso lo que el Papa desarrolló, después de escuchar con enorme cariño y atención a las reclusas”, indicó el obispo de San Isidro, y recordó el discurso del Pontífice: “Ustedes han sido privadas de su libertad, pero no de su dignidad”. El tema de la dignidad, en esa cárcel, “resonó en los ojos emocionados de las mujeres que se habían vestido de gala, con sus chiquitos, para poder tener ese momento de comunicación con el Santo Padre”, añadió.  El prelado afirmó que el mensaje en la cárcel, “es suficiente como para haber ahondado y desarrollado qué es lo que el Papa nos dice”.

Además, consideró “notable” el mensaje del Papa a los jóvenes, el lenguaje y las imágenes utilizadas para poder hablarles, y la metáfora que usó sobre “lo que significa estar colgado del teléfono y lo que significa perder la conexión, cuando uno pierde la clave.  “Vuelvo muy feliz, muy contento, tratando de entregarles a ustedes esta palabra de amor y de esperanza que nos trae siempre el Santo Padre y yo los invito a leer sus mensajes, no las crónicas de los periódicos que hacen foco en algunos temas particulares, que aparentemente pretenden oscurecer lo que ha acontecido realmente, sino lo que el Papa nos vino a traer, aquí, muy cerquita, a nuestro país hermano, aquí en América Latina”, concluyó.