¡…Volvimos al mundo….! Tenemos el mismo nivel de conflicto social de todos los países emergentes (JR)

EL BLOQUEO PERIODÍSTICO ARGENTINO DE LO QUE PASA EN EL MUNDO

Por Jorge Rachid

Los medios dominantes locales son socios de Fondos de Inversión, tienen intereses en empresas conjuntas desde comunicacionales a satelitales, desde energéticas a servicios, siendo un conjunto de acciones destinadas a acrecentar poder político y económico, al calor de los gobiernos de turno.

Por Jorge Rachid

SIN MORDAZA

13/01/18

Debemos preguntarnos antes de cualquier análisis el porqué los medios no informan sobre los acontecimientos mundiales, más allá de EEUU y la Unión Europea en forma parcial. Sucede que no existe para la prensa hegemónica nuestra Patria Grande, excepto los díscolos a los cuales debemos lapidar tipo Venezuela, Bolivia, El Salvador y Cuba, ni tampoco los sucesos que acontecen a la luz del FMI en el mundo, donde los pueblos se rebelan contra el poder hegemónico financiero internacional.

Es que los medios dominantes locales son socios de Fondos de Inversión, tienen intereses en empresas conjuntas desde comunicacionales a satelitales, desde energéticas a servicios, siendo un conjunto de acciones destinadas a acrecentar poder político y económico, al calor de los gobiernos de turno. De ahí que todos aquellos acontecimientos que lesiones su sistema de intereses, debe ser borrado de la información publicada.

A lo largo de la historia ha sido así el poder que posee la información y el conocimiento, el poder lo apropia y lo esconde al conocimiento público, manipulando su percepción de la realidad, cada día más acotada, más bizarra, donde el conflicto se encadena con el vecino, nunca con el poder, al cual no responsabilizan por la estrechez de mirada, de su calidad de vida cotidiana, hasta que las conductas represivas y opresivas sobre el “bien común” van siendo palpables por los procesos de ajuste que deben implementar los gobiernos sumisos y dependientes.

Desde la Iglesia Católica, hoy reivindicada en su solidaridad por Francisco, que impedía leer la Biblia hasta fines del siglo XVlll, hasta los Libros Sagrados de cada religión monoteísta, con pueblos que hasta fines del siglo XlX tenían como el nuestro casi un 82% de analfabetismo, lo cual permitía la manipulación del poder político hacia sus objetivos e intereses concentrados, que fueron constituyendo poder a lo largo del ese siglo y el siguiente, con la apropiación de las tierras distribuidas graciosamente en las familias patricias, que hoy gobiernan la Argentina en asociación con las mafias inmigrantes de todas las latitudes, que mezcladas en las mayorías trabajadoras, hicieron fortunas al calor del Estado Empresario mitrista, prolongado el la Década Infame del derrocamiento del gobierno popular de Irigoyen.

Nos quieren hacer sentir aislados del mundo, como si fuésemos el único pueblo que “no entiende la modernidad”, que marcan sucesivamente el FMI, el Banco Mundial, las ONG del sistema imperial, los reclamos de la OCDE, los juicios demandas ante el CIADI, las extorsiones de sumarnos a las guerras por la “libertad y la democracia” contra Venezuela, contra Norcorea, contra Irán, contra China, contra Rusia, contra Siria y todo el terrorismo internacional representado por un Islam supuestamente fanático. Eso si lo muestran todo el tiempo, desconociendo el pueblo que pasa en otras latitudes.

Entonces nuestros chicos y mayores saben quien es el presidente de Venezuela o de Siria, pero desconocen los de Uruguay, Chile, Perú, mucho más desconocimiento sobre Portugal, Irlanda, Grecia, España, Yemen o Túnez. Nuestros diarios claman democracia en Siria y Venezuela que votan de acuerdo a sus Constituciones Nacionales, pero nada saben de cómo se vota en Arabia Saudí, Quatar, Kuwait, Emiratos que por ser socios estratégicos de EEUU e Israel, excepto Quatar ahora díscolo, nunca votan ni tienen otro gobierno que monarquías sangrientas.

Portugal tiene un gobierno social demócrata, surgido en medio de la peor crisis que soportó ese país en su historia reciente, que se comportó diferente a otras experiencias socialdemócratas que se convirtieron el “el ala izquierda del neoliberalismo”, como en España o Francia. En el caso portugués ese gobierno hizo alianza con la izquierda dura a la cual entregó las políticas sociales y se reservó la internacional y la económica, que basó en el consumo masivo, aumentando salarios y jubilaciones, con lo cual al mejor estilo peronista inauguró un período de círculo virtuoso de la economía, que asombró a la UE, que lo denostaba por “heterodoxo” y ahora lo arropa como propio.

¿No lo sabía, ni tampoco lo de Islandia? Islandia superó la crisis no por el ajuste sino encarcelando a todos los banqueros y empresarios corruptos, los mismos que hoy gobiernan en la Argentina, y en dos años salió de la crisis de deuda con políticas destinadas a aumentar el consumo, ampliando los sistemas sociales de contención. Pero tampoco sabías que los pueblos se alzan en todos lados como en Alemania donde las manifestaciones contra la reforma Previsional ocupan la calle, lo mismo que en Francia donde los sindicatos en huelga y en la calle reclaman contra la reforma laboral, mientras en España el sistema sanitario, uno de los mejores de Europa, colapsa por el ajuste ocupando las calles los trabajadores de la salud, ni hablar del sufrido pueblo griego en lucha.

Creías que eras el único en el mundo que se oponía a la supuesta “modernidad que nos lleva al mundo”, bueno ahora sabes que millones de seres humanos como vos están en las calles de sus países, poniendo el pecho a las políticas monetarios financieras que se presentan como ejemplos de lo “políticamente correcto” y debe ser así de correcto para ser colonizado por el poder de turno internacional, en nuestro caso EEUU que pretende sellar a América Latina para sus intereses a cualquier precio, aún por la fuerza de las armas para preservar su espacio geoestratégico. Túnez, Honduras, Brasil, Colombia, Chile, Italia y Francia, más Grecia arden al calor de las barricadas y la represión, mientras en el mundo estas políticas determinan 1.500 millones de personas con hambre.

Entonces como nos enseñó el General Perón: “la política es la política internacional, el resto es cabotaje pueblerino”, lo cual determina que los medios y el poder político neoliberal conociendo estas verdades, ocultan y cierran el paso a la información internacional, en especial latinoamericanos como Telesur, que tengan una mirada parecida al movimiento nacional y popular en nuestro país. Entonces nos tenemos que preguntar: ¿se puede ser peronista y estar en contra de la Revolución Bolivariana?, ¿ se puede votar el ajuste y la caída de los sistemas previsionales, laborales, el pago a los buitres, la desgraciada Reparación Histórica, o avalar el DNU anticonstitucional y decir que se agitan las banderas de Independencia Económica, Soberanía Política y Justicia Social?, ¿ se puede avalar la denigración del gobierno popular de Néstor y Cristina, más allá de errores que se hayan cometido, sumando voces al enemigo y seguir siendo peronista?. Leer las 20 verdades no muerde, ni tampoco Conducción Política, ni los conceptos de Comunidad Organizada, como así también repasar los logros sociales y económicos de los doce años nuestros, con todos los análisis que haya que hacer. Pero existe acá y en el mundo un solo enemigo: el neoliberalismo y su poder de fuego mediático y financiero, quien lo ignore quiere ser esclavo o cipayo.