Lejos de ser cercano al kirchnerismo, la historia reciente de Marcelo Balcedo lo muestra como perteneciente a las 62 Organizaciones y fuertemente vinculado con Gerónimo “Momo” Venegas intimo de Cambiemos y Macri.

BALCEDO: DENUNCIAS Y SILENCIOS

Por Rubén Garrido

A nadie se le hubiera ocurrido titular, ante el hallazgo de un arsenal de guerra en un depósito de un supermercado Coto, hecho por el cual fue imputado el empresario Alfredo Coto y su hijo Germán (FOTO), algo así como “Empresario esconde arsenal de guerra en su negocio”.

Por Rubén Garrido

NAC&POP

08/01/2018

Denuncias y Silencios

Estaba ayer almorzando en un boliche en Salta y veo en la pantalla (TN) la noticia de que habían apresado en Uruguay a un sindicalista kirchnerista con armas de guerra y una suma importante de dinero en efectivo dentro de una caja en su casa.

Hoy me entero leyendo el diario que el sindicalista detenido es Marcelo Balcedo, quien era titular del Sindicato de Obreros y Empleados de Minoridad y Educación (Soeme).

Lejos de ser cercano al kirchnerismo, la historia reciente lo muestra como perteneciente a las 62 Organizaciones y fuertemente vinculado con Gerónimo “Momo” Venegas, sindicalista que en vida fue el principal aliado del gobierno de Cambiemos.

Parecían datos no muy difíciles de chequear en tiempos de Internet, pero en los 40 minutos que duró mi almuerzo el titular de la pantalla de TN fue excluyente.

Palabras más o palabras menos decía: Detienen a sindicalista kirchnerista con armas y vida de lujo en Uruguay.

Independientemente de esa asociación mentirosa (no sé si luego lo desmintieron, aunque veo que en la página web de TN hay una nota donde hablan de los vínculos de Marcelo Balcedo con el kirchnerismo sin mostrar ninguno), noto que ataca un doble frente.

No sólo al kirchnerismo sino también al sindicalismo.

A nadie se le hubiera ocurrido titular, ante el hallazgo de un arsenal de guerra en un depósito de un supermercado Coto, hecho por el cual fue imputado el empresario Alfredo Coto y su hijo Germán, algo así como “Empresario esconde arsenal de guerra en su negocio”.

Cuando se habla de un empresario, si es que se habla, ya que este hecho de Coto fue bastante silenciado, se habla de tal o cual persona y se hace una referencia a su actividad.

Difícilmente se hable de su función social, de su ser “empresario”.

Es totalmente diferente cuando se habla de alguien que ejerce la función sindical.

El ser sindicalista es de las primeras menciones y así se construye un imaginario social: la ligazón entre sindicalismo y corrupción siempre es más evidente que entre empresario y corrupción.

Como comentario al margen, y no en defensa de Marcelo Balcedo, el arsenal encontrado en el local de Coto de Caballito estaba compuesto por 227 granadas, 41 proyectiles de gases lacrimógenos, 27 armas de fuego, 2 de lanzamiento, 3886 municiones, 14 chalecos antibala, 22 cascos tácticos sin numeración, 9 escudos antitumulto, un gas pimienta, un silenciador de armas, un revolver sin declarar ante ANMAC y tres armas de fuego registradas a nombres de otros usuarios.

También un revolver inscripto a nombre de Alfredo Coto con su número de serie adulterado y ocho escopetas que tenían pedido de captura desde el año 2003, dos lanzagases con sus números de serie erradicados y hasta una ametralladora con un silenciador, registrada a nombre de Germán Alfredo Coto con el sistema disparador modificado y seleccionado en modo automático.

 

Ruben GARRIDO